Qué es mejor: cuna o minicuna

 

¿Qué elegir? ¿Cuna o minicuna?

 

Cuando somos  padres es frecuente que hagamos una lista de todas las cosas que necesitamos para nuestro pequeño. Y entre estos productos suele ser habitual que salte la duda sobre si elegir una cuna o quizá una minicuna, tanto por las características como por el precio y la diferencia de precio entre ellos. No es una pregunta menor ya que en esta cuna o minicuna es donde va a dormir nuestro pequeño durante los primeros años de su vida, salvo que optemos por el colecho, claro. Veamos cómo arrojar luz y claridad sobre tu elección y que debes considerar en esa comparativa que te ayude a decidir.

B1

 

En qué consisten

La cuna tradicional es una cama, incluyendo su colchón debidamente adaptado, que se inserta a baja altura dentro de una estructura de barrotes que impide que nuestro pequeño pueda caerse al suelo o salir de la misma al trepar. Es habitual que esté fabricada en hierro o madera, para darle una adecuada resistencia así como para que nos dure por más tiempo. Es una estructura fija que no puede montarse con facilidad y que, igual que ocurre con la cama, tiene previsto mantenerse durante mucho tiempo en su ubicación.

En cuanto a la minicuna existen diversos modelos que van desde las minicunas de tijera, plegables y generalmente fabricadas en madera, hasta las llamadas cunas de viaje, que también pueden usarse como minicunas, siendo especialmente ligeras, fáciles de montar y llevar así como de guardar. Son muchos los modelos diferentes por lo que las elecciones se incrementan notablemente. Frente a la cuna tradicional ya hemos visto las diferencias: son plegables, ocupan un menor espacio frente al que ocupa la cuna tradicional y en caso necesario podemos plegarla o moverla de forma más sencilla. Esta movilidad incluso nos permite poder usar algunas de ellas, como las cunas de viaje y como parques para que jueguen nuestros pequeños.

 

 

En qué fijarse

De la definición realizada ya hemos visto algunas diferencias notables entre productos: la estabilidad o capacidad de plegarlos, el diseño que viene a ser similar o el hecho de poder moverlas fácilmente o no. El primer paso pues, es preguntarnos realmente cuál va a ser la utilidad real que vamos a darle a esta cuna y sobre todo en dónde. Veamos sus diferencias.

 

Espacio: en lo que a espacio de uso se refiere, la cuna tradicional ofrece mayor espacio y por tanto podrá ser utilizada por tu bebé durante más tiempo. No obstante también es cierto que ocupa más espacio en la sala frente a la minicuna,  de manera que si tu dormitorio resulta pequeño quizá te interese más este modelo.

 

Comodidad: en el caso de las cunas tradicionales estas cuentan con un colchón tradicional, bien de muelles o de otros materiales, mientras que en el caso de las minicunas es habitual que los colchones sean de espuma, lo que ofrece una comodidad más ajustada, aunque no implica un riesgo de seguridad, sobre todo si la espuma es de buena calidad. En cualquier caso es algo que incluso podemos cambiar si fuera necesario, para adaptarlo a las necesidades del pequeño.

 

Versatilidad: hablamos finalmente de la versatilidad, que en el caso de las cunas tradicionales no existe… más allá de servir para guardar todo tipo de prendas y trastos que van de la cuna a la cama y la cama a la cuna. En el caso de las minicunas y especialmente en las cunas de viaje, es cierto que esta versatilidad viene dada por la posibilidad de poder usarlas como parque, en el caso de las cunas de viaje, gracias a su amplia altura libre que permite poder emplearlas para tal fin con total seguridad para nuestros pequeños.

2

 

Qué elegir

Si en este punto no tienes claro qué opción elegir hagamos un pequeño resumen para aclarar conceptos.

Si tienes espacio suficiente y te puedes permitir no tener que mover la cuna más allá de la propia limpieza y prefieres apostar por la máxima comodidad y espacio para tu pequeño, la opción es de la de la cuna tradicional.  Una cuna que además también puedes utilizar como cambiador o como parque en función de que el colchón sea ajustable en altura. En todo caso elige siempre modelos con barandilla de altura variable para poder sacar al niño más cómodamente.

Si andas escaso de espacio, si no tienes previsto usar la cuna de forma continuada porque haces colecho o si prefieres tener a tu hijo siempre cerca  la opción pasa por la minicuna, especialmente por el modelo de tijera. Estas minicunas son más compactas por lo que tienen el inconveniente de no tener excesivo espacio y una duración concreta, pero si el espacio en tu dormitorio es escaso siempre será mejor que ocuparlo entero con una cuna tradicional.

 

Clic aquí para ver una lista de las mejores minicunas            Clic aquí para ver una lista de las mejores cunas

 

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (2 votes, average: 5.00 out of 5)
Loading...