Aprende cómo seleccionar el mejor aceite de motor para tu coche 

Aprende cómo seleccionar el mejor aceite de motor para tu coche 

Última actualización: 11.12.19

 

Si de algo no se puede escapar un conductor es del mantenimiento del coche, siendo necesario que se cambie el aceite del motor y se seleccione uno que sea adecuado para las demandas del vehículo. Aunque es una actividad recurrente, muchas personas no tienen idea de cuál es el mejor aceite o de qué buscar. 

 

Cada cierto kilometraje es necesario que se haga el cambio del aceite del motor, para que se mantenga el buen funcionamiento de la mecánica del vehículo. El aceite hace mucho más que lubricar. Este líquido de propiedades viscosas es el encargado de formar una película para separar las partes metálicas y reducir la fricción y el desgaste. 

Además, esta película sirve también para amortiguar, refrigerar las piezas que componen el motor y, por si fuera poco, es también un elemento que incide en un menor consumo de combustible. La adecuada lubricación produce menor fricción y, como consecuencia, hay una reducción de la resistencia entre las piezas móviles.

Por otro lado, el lubricante se encarga de prevenir la oxidación y corrosión que pueda producirse en el interior del motor, manteniendo las superficies limpias, a través de la disolución de los depósitos de suciedad y desechos, enviándolos hacia el filtro de aceite, que será la pieza encargada de “purificar” el aceite del circuito, para regresarlo filtrado y con menos impurezas.

Entonces, ya se sabe que el aceite es una parte importante dentro de la mecánica. Ahora hay que revisar un poco acerca de sus propiedades. Dentro de sus características, una variante es la viscosidad. En este sentido, lo adecuado es mantener las recomendaciones que sugiere el fabricante del coche en relación al tipo, más no a la marca. Si se abusa en la viscosidad, habrá mayor resistencia en la mecánica y esto puede llevar a fallas importantes.

 

 

Aspectos generales sobre la viscosidad

La viscosidad es la facilidad con la que el aceite es capaz de fluir a determinada temperatura. De este modo, los aceites con menor viscosidad poseen una consistencia acuosa, lo que les permite fluir más libre a bajas temperaturas que los aceites con mayor viscosidad.

Por ello, se podría decir que un aceite poco denso funciona mejor en frío, reduciendo la fricción, mientras que uno de propiedades viscosas suele ser recomendado para mantener la resistencia en la película, con una presión del aceite que trabaje a altas cargas y temperaturas. 

Ahora bien, para determinar el grado de viscosidad que se debe seleccionar para un aceite de motor, hay que considerar diversos aspectos. La calificación de la viscosidad de los aceites suele ir de 0 a 50. La consonante W es utilizada para simplificar la palabra Winter, es decir, invierno y el número representa la viscosidad del aceite a una temperatura en grados Fahrenheit, que se asemeja a -17,7 °C.

En este sentido, para determinar que un aceite es de baja viscosidad, se debe analizar la cifra que antecede a la W, siendo los menos densos 0W y 5W. Sin embargo, también se pueden conseguir 10W y 20W. Mientras más aumente la W, los aceites de motor serán de mayor viscosidad y funcionarán mejor a altas temperaturas. 

Dentro de todas las posibilidades de aceites, están los multigrados, que son capaces de fluir de manera adecuada a baja temperatura, lo que mejora la capacidad de arranque, al tiempo que conservan la viscosidad y resistencia a altas temperaturas, con la finalidad de brindar lubricación y una película resistente

De modo que los aceites multigrado son los que poseen mayor gama de viscosidad extensa, que es indicada a través de dos cifras numéricas. En este sentido, los grados más populares suelen ser 5W-20, 5W-30, 10W-30, 10W-40 y 15W-40. Para resumir, el primer número que antecede a la W determina la viscosidad a temperatura fría. Por otro lado, la segunda cifra se refiere al grado de viscosidad del aceite a alta temperatura. 

Se debe considerar que mientras va aumentando el kilometraje del coche, suele haber un desgaste interno de las piezas del motor, lo que genera que algunas de ellas cambien sus propiedades originales y creen un desajuste entre las partes. Por ello, es común que se recomiende ir cambiando la viscosidad del aceite para incrementar la vida del motor, reducir el consumo y los ruidos.

 

 

¿Y los aditivos?

Al igual que con el combustible, los aditivos son los que hacen que un aceite sea de mayor o menor calidad. Son muchos los aceites que están compuestos hasta en un 25% por aditivos, siendo estos los que le brindan las propiedades al lubricante.

De acuerdo a los expertos en mecánica, los aditivos mejoran la viscosidad y su rango de acción, permitiendo que el aceite sea capaz de aguantar mayores cargas y temperaturas, así como reducen la fricción para controlar el consumo de gasolina.

De modo que si quieres el mejor aceite 5W30, es necesario buscar alternativas que incluyan dentro de sus propiedades aditivos que incrementen la viscosidad. De igual modo, hay algunas opciones que incluyen entre sus compuestos varios dispersantes que se encargan de reducir la formación de lodo. Por otro lado, hay aditivos que reducen la combustión de aceite.

Dentro de los aditivos, también hay alternativas que controlan la corrosión y agentes humectantes. Otros tantos están diseñados para crear un efecto antidesgaste, así como algunos tienen fósforo y zinc, para garantizar mayor protección, evitando el desgaste cuando los metales se unen.

El aceite debe cambiarse de forma periódica, porque sin importar su viscosidad o rendimiento, al cabo de un tiempo comienza a perder propiedades que se verán reflejadas en el funcionamiento del coche. 

Finalmente, es necesario destacar que hay tres tipos de aceites de motor: sintéticos, minerales y mezclas sintéticas. Cada uno de ellos es tratado de forma distinta en relación a los aditivos. 

Lo minerales son refinados a partir de materia prima y tratados con aditivos que mejoran la viscosidad, reducen el desgaste y la corrosión, así como con inhibidores de espuma para un adecuado rendimiento.

Los sintéticos son refinados y artificiales, dando una adecuada lubricación en diferentes condiciones, con una protección superior a la temperatura en frío y reducen la fricción, mientras que las mezclas están por debajo de los sintéticos, pero tienen un mayor rendimiento que el convencional.

(Aquí puedes encontrar unas opciones para comprar)

 

Leave a Reply

avatar
  Suscribir  
Notificar de
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (2 votos, media: 5.00 de 5)
Loading...
DMCA.com Protection Status