fbpx

¿Cómo saber qué aceite utiliza mi coche?

Última actualización: 13.09.19

 

El uso de un aceite de un tipo diferente al que nuestro vehículo debe usar puede ser una fuente de problemas. Un aceite inadecuado aumenta el consumo, la contaminación e incluso puede causar averías. Por eso, conviene saber qué tipo de aceite utiliza nuestro vehículo y cómo podemos estar seguros de ello.

 

Al igual que un coche que utiliza gasolina no puede circular con gasóleo, un vehículo que utilice un aceite de motor determinado generalmente tampoco va a poder circular con otro aceite de propiedades diferentes. Así que de nada sirve comprar el mejor aceite 5W30 si el aceite que requiere nuestro vehículo para funcionar es un 20W50 o un 10W40, dado que sus propiedades de protección no encajarán con lo que el motor necesita.

El problema adicional es que un aceite inadecuado incluso puede convertirse en una fuente de averías. El riesgo aumenta a medida que los aceites elegidos tienen propiedades más diferentes, dado que muchos motores modernos están especialmente pensados para usar aceites con unas características muy específicas. Algo que se refleja no solo en la escala SAE, como hemos comentado, sino también en las diferentes normas que requieren los fabricantes de vehículos.

De todos modos, para que no tengas que preocuparte demasiado por este tema, vamos a ver cómo saber qué aceite utiliza nuestro coche, a fin de suministrarle justo lo que necesita para lograr su mejor rendimiento.

 

 

El manual de instrucciones

Una de las primeras fuentes a las que podemos consultar el tipo de aceite que utiliza nuestro vehículo es el manual de instrucción o el manual del propietario. Este pequeño libro, que nos entregó el concesionario cuando compramos el vehículo, incluye toda la información necesaria respecto del vehículo en aspectos como las medidas de los neumáticos, el tipo de líquido de frenos, el embrague que lleva e incluso el tipo de aceite que requiere.

Sin embargo, hay ocasiones en las que la información que proporciona este manual no es todo lo específica que debería ser. En algunos casos, lo único que se nos indica son las escalas SAE recomendadas según las temperaturas, debido a que un mismo vehículo puede circular por diferentes países y bajo diferentes condiciones climatológicas. Un supuesto en el que no vamos a disponer del dato exacto respecto del tipo de aceite que debemos usar en nuestro vehículo.

 

Consultando al fabricante

Es posible que no tengamos el manual de instrucciones o bien que no tengamos el dato concreto en el mismo, tal como hemos comentado antes. En este caso, resulta necesario seguir buscando para saber cuál es el aceite que usa nuestro vehículo. Y para resolver el problema, no hay nada mejor que preguntar directamente al fabricante del vehículo.

Para esta consulta, lo mejor es que recurramos directamente a un concesionario que tengamos cerca, dado que si le preguntamos directamente a la marca a través de la red es posible que recibamos la misma respuesta imprecisa que hemos mencionado anteriormente. Sin embargo, en un concesionario cercano podremos saber el tipo concreto, dado que nos indicarán el aceite recomendado a las condiciones climatológicas que tengamos en nuestro entorno cercano, lo que siempre es mejor a la hora de optimizar el rendimiento de dicho aceite.

 

Ficha técnica del aceite

Otra fuente de información, en lo que a saber qué aceite utiliza nuestro vehículo, es la ficha técnica del aceite y la información que el fabricante del mismo nos ofrece. Es una fuente de información indirecta que puede ser útil en caso de que no sea posible contactar con un concesionario.

En las páginas web de los fabricantes de aceite resulta sencillo encontrar, junto a los datos técnicos de cada producto, las aplicaciones más usuales de los mismos. Aplicaciones que van desde las generales a las específicas de aquellos productos que han sido diseñados para el cumplimiento de normas concretas de fabricantes, en cuyo caso estas normas aparecerán indicadas en los parámetros del aceite junto a esa recomendación específica.

El defecto principal que tiene esta información es que muchas veces encontramos el problema ya comentado con la escala SAE. Esto es una información tan genérica que no es posible determinar con claridad qué nivel de viscosidad debemos usar. De todos modos, de nuevo podemos recurrir a esas tablas SAE o bien consultar directamente al fabricante del aceite, para obtener una información más precisa al respecto del aceite concreto que debamos emplear. Algunas páginas incluso tienen buscadores con marcas y modelos de coches específicos, para dar con el aceite exacto para el vehículo.

 

 

¿Siempre el mismo aceite?

Llegados a este punto, puede que nos surja la pregunta respecto de si siempre debemos usar el mismo aceite o este puede cambiarse. La respuesta inicial sería que siempre debemos usar el aceite indicado por el fabricante, aunque la misma tiene  unos cuantos peros, según ciertos parámetros relacionados con el vehículo, su uso y su antigüedad.

El primero de esos “peros” es que el aceite debería cambiarse con el paso del tiempo, especialmente a medida que el motor envejece, para pasar a aceites un poco más densos y que protejan mejor el interior del mismo. Esto tiene su explicación por el desgaste creciente del vehículo. No es lo mismo el nivel de desgaste que tiene un motor de un coche recién comprado que uno que tiene ya varios cientos de miles. En este último caso, tendremos más espacios abiertos que proteger y la capa de protección tendrá que ser más gruesa, a fin de evitar un mayor deterioro.

El segundo pero tiene que ver con la climatología. Hemos mencionado ya en este artículo el problema que surge respecto de las temperaturas y la aplicación de la escala SAE. En algunos casos, esta escala y su nivel de protección pueden quedarse cortos en caso de que el vehículo se use en condiciones extremas de frío o de calor. Así que si el aceite tiene una temperatura de funcionamiento en caliente o en frío algo reducida, quizá pueda interesar apostar por un aceite algo más denso en caliente o más fluido en frío, para que la capa de protección siga siendo efectiva.

En todo caso, los cambios de tipo de aceite siempre deben hacerse bajo consejo de un profesional especializado, no siendo algo que pueda decidir el usuario por su cuenta y riesgo.

 

Leave a Reply

avatar
  Suscribir  
Notificar de
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (1 votos, media: 5.00 de 5)
Loading...
DMCA.com Protection Status