fbpx

¿Qué aceite usa mi coche?

Última actualización: 20.09.19

 

El aceite es uno de los líquidos fundamentales para nuestro vehículo. Por eso es clave ajustarnos al aceite que el fabricante de nuestro coche recomienda. Sin embargo, hay otros factores que también importan y que conviene considerar a la hora de elegir ese aceite.

 

Dentro de nuestro motor, el aceite es probablemente el líquido más importante de todos los que contiene. Este aceite es el responsable de lubricar las diferentes partes metálicas que se mueven en su interior, lo que evita el desgaste de las mismas, su sobrecalentamiento y la pérdida de potencia del motor por un mayor rozamiento. Pero el aceite también se encarga de refrigerar el motor, transfiriendo parte del calor al cárter, al tiempo que elimina de los circuitos interiores todo tipo de restos como carbonilla, polvo, suciedad exterior y todo aquello que no debería estar allí.

Por eso es tan importante saber que aceite usa nuestro coche. Una cuestión en la que, sobre el papel, no hay mucho espacio para cambiar de opción respecto de lo que nos dice el fabricante. Sin embargo, en la práctica la cosa cambia, dado que hay algunos factores adicionales que pueden llevarnos a tener que elegir un aceite diferente. Algo que tiene que ver principalmente con el entorno en el que se mueve el vehículo y también el tipo de uso que le damos. Una serie cuestiones que no siempre tenemos en mente y que, por el bienestar y mejor funcionamiento de nuestro motor, resulta clave conocer.

 

Qué tipo de aceite necesita mi vehículo

Esta pregunta todos nos la hemos hecho alguna vez: ¿qué aceite usa mi coche? Una pregunta con una respuesta tan fácil como acudir al manual del fabricante de nuestro coche y ver qué tipo de aceite se nos recomienda usar. Ojo, porque hablamos de una recomendación de modo que, salvo en rarísimas excepciones, vamos a poder cambiar el aceite utilizado conforme al resto de parámetros que iremos viendo a lo largo de este artículo.

Lo habitual es que el manual nos indique el tipo de aceite necesario (5W 30, 10W 40, etc) así como las normas que este aceite debe cumplir, en caso de que el fabricante exija alguna norma concreta. Sin embargo, no se nos va a indicar el uso de una marca específica, a menos que hablemos de un aceite tan concreto que solo lo fabrique una única empresa, aunque esto no es habitual. A lo sumo, el manual puede recomendar el uso de aceites de una cierta marca, aunque esto es más una cuestión de marketing que una necesidad real. Por tanto, queda a nuestra elección la marca de aceite que queramos utilizar, aunque siempre sujeta, como norma general, a las exigencias de viscosidad SAE y de las normas específicas que el aceite debe cumplir conforme a lo establecido por el fabricante.

 

 

El clima importa

Partiendo de la base que supone la recomendación original del fabricante es momento de empezar a analizar aspectos concretos del uso del vehículo. Y uno de estos aspectos tiene que ver con el clima en el que se va a mover el vehículo.

Una de las cuestiones que mide la escala SAE es la viscosidad del aceite, que está relacionada directamente con un rango de temperaturas determinado. Y es que esta escala también nos indica cuales son las temperaturas ambientales para las que este aceite está recomendado. El primer número, el que se acompaña de la W, indica la temperatura mínima de funcionamiento en frío o en invierno, mientras que el segundo indica la temperatura de funcionamiento en caliente o en verano.

El problema surge cuando tenemos una recomendación pensada para un vehículo en general, que no se adapta a las condiciones climatológicas de donde el vehículo circula. En el caso de España, especialmente cuanto más al sur, las temperaturas se disparan en verano hasta los 40 grados, lo que implica un consumo mayor de aceite, especialmente en aquellos  vehículos que usan aceites más fluidos o con una menor escala SAE. 

En estos casos si puede ser interesante verificar si podemos optar por un aceite con una escala SAE mayor, que mantenga la lubricación estable a esas temperaturas elevadas. Porque de nada sirve tener el mejor aceite 5W30 en nuestro motor si en los días de verano la capa de protección no va a ser adecuada, por la excesiva fluidez de ese aceite. El caso del 5W30, el ejemplo que hemos usado, hablamos de un aceite adecuado para temperaturas de hasta 30 grados, perdiendo algo de calidad de engrase cuanto más sube la temperatura. De todos modos, este cambio siempre debe comentarse con nuestro mecánico de confianza, para que nos indique si realmente merece la pena y que nuevo aceite debemos usar.

 

 

Condiciones de uso

Otro aspecto importante a la hora de elegir aceite de motor es el uso que damos al vehículo. En general, los aceites que se recomiendan han sido pensados para un uso convencional, que mezcla conducción en ciudad con conducción en carretera. Sin embargo, esta no es la realidad que viven algunos conductores. Así que si tu coche solo va a rodar por ciudad quizá te interese dar el salto a un aceite más denso, por la mayor exigencia de lubricación que tiene la circulación urbana.

Algo parecido ocurre en aquellos vehículos que circulan con remolques o caravanas. Estos vehículos se ven forzados a rodar a regímenes de giro más elevados que los de un turismo convencional, de modo que en estos casos también puede ser interesante dar el salto a un aceite que trabaje mejor a altas temperaturas. De todos modos, sigue siendo imprescindible el consejo profesional al respecto.

Por último, no podemos olvidarnos de la antigüedad del vehículo. En coches con más de 100.000 kilómetros suele ser recomendable pasar a un aceite algo más denso, de modo que esa capa protectora sea más gruesa y se reduzca el deterioro que el motor ya tiene por el propio uso, lo que un aceite más fino no podría hacer adecuadamente.

 

Leave a Reply

avatar
  Suscribir  
Notificar de
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (1 votos, media: 5.00 de 5)
Loading...
DMCA.com Protection Status