fbpx

¿Qué tipos de filtros de aceite existen?

Última actualización: 20.09.19

 

El aceite es un elemento clave para nuestro motor. Pero también lo es el filtro de aceite, que se encarga de mantenerlo limpio por más tiempo y libre de impurezas. Dada la gran variedad de filtros de aceite existentes actualmente, no está de más conocer qué nos ofrece el mercado al respecto.

 

Si le echamos un vistazo a cualquier revista o web dedicada al mundo del motor veremos como en sus secciones de mantenimiento siempre se habla de la importancia del aceite de motor: qué aceite elegir, cuándo cambiar el aceite del coche, etc. Sin embargo, tan importante como el aceite es el filtro de aceite, siendo esta pieza una de las grandes olvidadas en estos artículos. De hecho, de poco nos sirve encontrar el mejor aceite 5W30 para nuestro motor si luego lo usamos con un filtro de aceite sucio y que apenas tiene capacidad para retener las partículas de suciedad generadas en el funcionamiento del vehículo.

Ese filtro de aceite tiene la tarea de mantener el aceite que circula por nuestro motor lo más limpio posible, ayudando así a eliminar más residuos del interior del motor y mantener sus propiedades durante el intervalo de mantenimiento que se haya establecido. Una labor para la que existen diferentes tipos de filtro, tanto por el sistema que utilizan para limpiar el aceite como por el tipo de elemento filtrante que incluyen, entre otros elementos.

 

 

Filtros de aceite según su membrana filtrante

En los filtros de aceite convencionales, el aceite pasa por el interior de un filtro fabricado con un material filtrante, que es el que se encarga de retener las partículas que no deban estar en el aceite. Es cierto que esta capacidad filtrante depende, en gran parte, del material del que se fabrica el filtro, siendo este el primer aspecto que vamos a valorar.

Los filtros más habituales son lo que están fabricados con una membrana interior de celulosa. Estos filtros tienen una capacidad de retención de partículas de 8 a 10 micrones, teniendo una vida útil de unos 5.000 a 10.000 kilómetros aproximadamente. Son los filtros más baratos, pueden reciclarse y suelen ser los más habituales en nuestros vehículos. Son capaces de eliminar en torno al 40% de los residuos presentes en el aceite.

A continuación tenemos los filtros de aceite sintéticos. Estos filtros incrementan su durabilidad hasta los 15.000 o 20.000 kilómetros de uso. Son algo más caros pero también más efectivos, dado que en este caso el filtro puede retener aproximadamente el 50% de los residuos que circulan por su interior, dejando así el aceite algo más limpio que los modelos de celulosa.

Por último, tendríamos los filtros fabricados con sistemas de filtración fabricados en microcristal. Este material de alto rendimiento cambia el filtro de celulosa convencional por una malla de fibra de vidrio, con la que se incrementa hasta en 10 veces la capacidad de retención de partículas frente a los filtros de celulosa. También tienen una mayor capacidad de kilometraje y mantenimientos más largos, por lo que son la mejor opción para combinarlos con los aceites long life o de larga vida, que necesitan de cambios de aceite menos frecuentes que los aceites convencionales.

 

 

Filtros de aceite por sistema de filtrado

Además de los diferentes materiales usados en la membrana, existen también diferentes filtros por el sistema empleado para limpiar el aceite. Si es cierto que estos sistemas suelen combinarse, en la mayor parte de los casos, con alguno de los elementos filtrantes ya comentados, de modo que el proceso de limpieza sea aún más efectivo.

Empezamos por los filtros de cartucho, que suelen ser los más habituales. Estos filtros de cartucho llevan en su interior el material filtrante y quedan conectados a una parte del motor. Durante el uso, el aceite fluye desde fuera hacia adentro, dejando en el filtro todos los residuos que pueda contener, conforme a la capacidad que tenga el material filtrante. Es la opción más económica, es reciclable y es fácil de instalar. Este sistema también está presente en los filtros de aceite de alta eficiencia, que tienen el mismo funcionamiento aunque cambian el material interior. En este caso no son filtros de celulosa sino que estos emplean esa malla interior de fibra de vidrio que ya hemos mencionado, generando una mayor limpieza del aceite usado.

También encontramos los filtros que funcionan mediante sedimentación. Dado que los residuos del aceite son más pesados que el propio aceite, este se decanta, de modo que los residuos van a parar a la parte inferior del filtro, quedando aquí atrapados. Un planteamiento similar al de los filtros centrífugos, que hacen girar el aceite a alta velocidad, de modo que los elementos más pesados caigan por el efecto de ese giro, haciendo que los residuos pesados se depositen y se puedan recoger de manera sencilla.

Finalmente tendríamos los filtros más exóticos o menos utilizados. Entre ellos tenemos el filtro de aceite con funcionamiento térmico. Un modelo que emplea un sistema de pirólisis para la limpieza del aceite. Este sistema es idéntico al de los hornos pirolíticos modernos, usando una gran cantidad de calor para eliminar del aceite todos los restos de suciedad presentes en el aceite. El problema principal es que este proceso requiere de una gran cantidad de energía para lograr su objetivo.

También exóticos son los filtros magnéticos. Estos filtros incorporan un imán, que se encarga de atraer todas las partículas metálicas hacia el mismo, evitando así que estas circulen libremente junto con el aceite. Este filtro tiene la ventaja adicional de ofrecer una limpieza sencilla, pues basta con retirar esos residuos para que el filtro siga funcionando. De todos modos, estos filtros solo se usan de manera específica en ciertos elementos del motor, como los de las cajas de cambio de alta demanda.

 

Leave a Reply

avatar
  Suscribir  
Notificar de
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (1 votos, media: 5.00 de 5)
Loading...
DMCA.com Protection Status