fbpx

Recicla el aceite usado y ayuda a frenar el calentamiento global

Última actualización: 20.09.19

 

El cambio climático es una de las grandes preocupaciones en la actualidad. Es un proceso que avanza de forma acelerada y al que en lugar de ayudar a detener, se termina colaborando con cada acción. Sin embargo, se puede aportar una solución al convertir el aceite industrial usado del coche en aceite nuevo, ahorrando un 40% de CO2. 

 

El calentamiento global, el derretimiento de los polos, las olas de calor e incluso las de frío, son consecuencia directa de un mismo mal: la contaminación. Los seres humanos somos los principales agentes contaminantes del planeta. Cada acción lleva a contribuir con el deterioro de la atmósfera y al paso acelerado que se va, no habrá planeta limpio que heredar a las nuevas generaciones.

Sin embargo, cada uno puede ayudar a frenar el impacto de la contaminación sobre la atmósfera a través de pequeñas acciones y si son muchos quienes se unen a la causa, mejores resultados habrá.

 

Dile sí al reciclaje

Una de las formas de ayudar a detener el cambio climático es con el reciclaje. Es bien sabido que los coches y el resto de vehículos, así como las grandes industrias son uno de los principales contaminantes por las emisiones de CO2 que van directo a la atmósfera. Muchas iniciativas se han tratado de implementar para evitar estos efectos. Desde coches que funcionan con electricidad, hasta el uso de bicicletas como medio de transporte, solo que estas alternativas no son de alto impacto.

Sin embargo, hay otras maneras de contribuir, siendo una de las más efectivas el reciclaje del aceite y de sus envases. De acuerdo a información aportada por Sigaus, (Sistema Integrado de Gestión de Aceite Usado), reciclar el aceite usado del coche evita la emisión de CO2 a la atmósfera, sin importar si es de los aceites 5W30 u otro tipo.

 

 

Esta entidad se encarga de asegurar la recogida y dar tratamiento al aceite industrial usado en España y, de acuerdo a sus estudios, el aceite usado para transformarlo en aceite nuevo es una materia prima infinita, por lo que resulta una iniciativa de cambio en la lucha contra la contaminación ambiental. 

Sigaus ha emitido boletines en los que aseguró que con la regeneración del aceite usado, la emisión de CO2 es inferior en un 40%, que la producida durante la fabricación de nuevos lubricantes. Incluso, hacen la comparación de que cada año, a través de este método, se evita la emisión de CO2 equivalente a 100 viajes en avión en ida y vuelta desde la capital española a la ciudad de Nueva York, en Estados Unidos.

 

Un aceite, muchas vidas   

De modo que sí hay manera de desacelerar los efectos contaminantes. Muchas empresas y talleres están trabajando de la mano a través de prácticas ecológicas. Una vez que el aceite es retirado del coche, este se envasa de manera adecuada y luego Sigaus, mediante gestores, se encarga de analizar y clasificar este aceite para después enviarlo a las plantas de tratamiento, en donde de acuerdo a diferentes estándares, pasa por un proceso de valorización. Según la normativa española, hay diferentes clasificaciones o usos.

Una de las principales formas de procesar el lubricante es la regeneración, que consiste en producir aceite de base industrial a través de un mecanismo de refinado del aceite usado. Esta alternativa es la primordial y la que la Ley señala como la más importante, aplicándose en centros específicos de regeneración. 

Según los datos de Sigaus, dos terceras partes de todos los aceites 5w30 o de cualquier otra densidad son tratadas para ser convertidas en nuevos aceites. Durante el proceso se eliminan aditivos, metales pesados, agua y otros componentes, quedando una base neutra para su reestructuración en un nuevo lubricante, generando un ahorro de materia prima. 

Otra de las categorías es la valorización energética. En caso de que el lubricante posea características que impidan su tratamiento, se somete a procesos con los que luego podrá ser utilizado como combustible alternativo en las centrales térmicas para la generación de electricidad, en fábricas de asfaltos, cementeras y otros procesos industriales. 

Seguidamente, se encuentra el reciclado. En esta categoría se aprovecha el aceite para ser utilizado para otros materiales como betún asfáltico, asfalto de carreteras, barnices, fertilizantes, tintas, arcillas expandidas, impermeabilizantes, entre otros. 

Todo este proceso requiere de una inversión, pero según la Ley, se establecen los aportes económicos por parte de los fabricantes que están dentro de Sigaus, siendo un total de 110 empresas que se encargan de la fabricación e importación del 90% del lubricante en el mercado español. 

De acuerdo a los datos oficiales, cada una de estas compañías entrega el 0,06% del costo de cada kg de aceite que es comercializado, como una especie de compensación para cumplir con la responsabilidad del productor en la gestión de los residuos. 

 

 

Finalmente, los gastos que implican la recogida y gestión de estos residuos caen en manos del consumidor final, quien utilizará el aceite. Al mismo tiempo, el taller donde se realizará el cambio, posee un sistema para la recogida gratuita del lubricante usado. 

Es gracias a este convenio, así como la ayuda entre talleres y clientes, que se genera el ciclo de reciclaje, lo que garantiza una adecuada recuperación de los residuos. De esta forma, se disminuye el impacto ambiental a través de la reducción de la emisión de CO2 y el ahorro de materias primas. 

De acuerdo a un histórico de datos del año 2009, fueron puestas en el mercado 312,662 toneladas de aceites por las empresas asociadas a Sigaus. De esta cantidad se recuperaron 144.775 toneladas de lubricante, de las cuales 97.888 toneladas fueron a regeneración. Para la fecha, se estimó que el ahorro de CO2 fue de 293,663 toneladas, siendo un 65,258 toneladas los productos derivados a partir del aceite usado recuperado, lo que representa un 49,5% de todo el aceite nuevo del mercado. 

Tanto el gobierno, como las empresas y ciudadanos pueden trabajar en pro de los mismos objetivos y detener los efectos del calentamiento global. No importa si se usa el mejor aceite 5W30 del mercado, lo relevante es su posterior tratamiento, así como el de los envases.

 

Leave a Reply

avatar
  Suscribir  
Notificar de
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (2 votos, media: 5.00 de 5)
Loading...
DMCA.com Protection Status