Cómo elegir aceite para tu moto sin perder la cabeza en el intento

Cómo elegir aceite para tu moto sin perder la cabeza en el intento

Última actualización: 20.11.19

 

Cuando se trata de encontrar un buen aceite de moto, son muchos los aspectos que debemos valorar. La existencia de una amplia variedad de aceites con distintas normas, viscosidades y formulaciones no hace esta labor sencilla. Para que no te pierdas entre tanto dato, te dejamos algunas pistas, para que encuentres el mejor aceite para tu moto de forma sencilla.

Si el aceite es un elemento importante en el motor de un coche, aún más importante lo es en el de una moto. Entre otras cosas porque este aceite va a tener aún más trabajo, por el menor tamaño de carter que tiene una moto frente a un coche, pero también por los regímenes de vueltas y temperatura a los que tiene que trabajar. Así que la tarea de elegir el mejor aceite de moto para nuestro vehículo es compleja. 

Por si fuera poco, cada tipo de moto tiene sus necesidades específicas, de modo que el aceite que sirve para un scooter puede que no sirva para una moto de competición o una clásica. Y para rematar el problema, son tantas las opciones en el mercado, por viscosidades, estándares de fabricante y otras normas, que saber exactamente cuál es el que necesitamos resulta difícil. Para que no te pierdas, vamos a darte algunas orientaciones para que sepas de forma consciente cuál es el aceite más conveniente para tu moto.

 

La viscosidad

Todos los aceites de moto actuales cuentan con un nivel de viscosidad asignado conforme a una escala de temperaturas llamada SAE. Esta escala se compone de dos números, de los que el primero indica la viscosidad en frío y el segundo sería la viscosidad en caliente, lo que sirve de referencia para saber las temperaturas a las que trabaja dicho aceite.

Como ejemplo, el aceite 10W40, uno de los más utilizados, tendría una temperatura de uso que va desde los -25 grados en invierno a unos 35 grados en verano. Esto no quiere decir que si usamos la moto y el aceite a 36, 38 o 40 grados vaya a producirse una avería. Pero sí es cierto que cuanto mayor sea la temperatura ambiental, más fluido será el aceite y mayor será su consumo.

Esta escala SAE debería adaptarse, por tanto, a las necesidades específicas de la zona en la que conducimos. No es lo mismo una moto que circule en el norte en zonas de montaña que una que lo haga en el sur con temperaturas de 40 grados en verano. En este último caso, hay aceites como el 5W30 o 10W30 que pueden quedarse cortos de temperatura y consumirse con demasiada facilidad. Así que siempre conviene verificar con nuestro mecánico de confianza qué viscosidad conviene a nuestra moto.

 

 

Las normas y estándares

Otro de los aspectos que puede causarnos quebraderos de cabeza a la hora de buscar aceites tiene que ver con las normas y los estándares existentes. Dentro de las motos podemos distinguir tres normas principales: la norma JASO, la norma ACEA y la norma API.

Empezando por las últimas, que además son bastante similares, hablamos de las normas de la Asociación Europea de Constructor de Automóviles y la norma del Instituto Americano del Petróleo. Estas establecen una relación sistemática de los aceites dependiendo del tipo de vehículos en que pueden usarse, en el caso del ACEA, o bien de las mejoras del aceite en lo que a combustión, contaminación y bombeo se refiere, en el caso del API. Son normas altamente estandarizadas, así que son habituales en todos los aceites que encontramos.

En donde sí cambian las cosas es en la norma JASO. Esta ha sido desarrollada por la asociación japonesa de ingenieros de automoción y fue creada tras los problemas que suponía lubricar los embragues en húmedo, que muchas motos montaban. Antaño, los aceites previos a la norma causaban deterioros y depósitos en esta zona, por lo que la norma indicaba qué aceites eran aptos para este uso. Obviamente, cumplir con esta norma solo es necesario si tu moto tiene uno de estos embragues bañados en aceite, por lo que si no es tu caso, el aceite no va a suponer ningún beneficio adicional.

 

Base del aceite

Aunque es un aspecto que hoy día casi ha quedado descartado, es posible que aún encuentres algunos aceites de base mineral en el mercado, frente a otros de base sintética, y te surjan dudas sobre cuál es el que más te conviene.

Los aceites de base mineral son derivados directos del petróleo y, aunque son más económicos, carecen de ingredientes protectores especializados como sí tienen los aceites sintéticos. Estos últimos se desarrollan en laboratorio mediante compuestos específicos, de modo que cada aceite tiene lo que cada moto necesita respecto de la protección frente al deterioro y el rozamiento, la contaminación y otros aspectos fundamentales.

Los aceites minerales han quedado reservados únicamente para las motos más clásicas, cuyos motores no son tan tecnológicamente avanzados como para rendir correctamente con estos aceites de base más moderna, por lo que sigue siendo necesario usar aceites de siempre para que funcionen. En todos los demás casos, el uso de aceites sintéticos es la mejor opción.

 

 

Buscando ayuda

Si sigues teniendo dudas respecto de qué aceite utilizar, hay dos ayudas fundamentales a las que recurrir. Una de ellas es la documentación de tu moto, en la que podrás saber qué tipo de aceite recomienda el fabricante, tanto por su viscosidad SAE como por las normas y demás parámetros técnicos del mismo.

Sin embargo, esta recomendación es genérica y no está adaptada a la realidad en la que te mueves con tu moto. Por eso, el mejor consejo te lo dará un profesional acreditado, que puede poner en consonancia tanto esas recomendaciones del fabricante como el tipo de moto que tienes, el uso que le des y el entorno en el que te muevas.

 

Leave a Reply

avatar
  Suscribir  
Notificar de
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (2 votos, media: 5.00 de 5)
Loading...
DMCA.com Protection Status