4 reglas fundamentales para crear tus propias recetas de brochetas para barbacoa

Última actualización: 23.04.19

 

No es un secreto que la mezcla de sabores correctos cuando cocinamos, puede conseguir en quienes degustan nuestros platos una experiencia deliciosa y variada. Con mucha frecuencia los cocineros expertos utilizan ingredientes que podríamos considerar como demasiado contrastantes, pero aún así logran complementarse unos a otros, dando como resultado platos muy agradables. Por otro lado, las texturas desempeñan un papel primordial, y presentar tanto alimentos jugosos y suaves junto a otros crujientes pueden ser una verdadera montaña rusa para nuestro paladar. Ahora bien, reunir todas estas opciones de texturas, sabores e incluso colores se puede lograr en un plato sencillo, práctico y delicioso. Nos referimos a las brochetas para barbacoa.

Este tipo de preparación es tan versátil, que prácticamente podrías reunir los ingredientes que te resulten más sabrosos y combinarlos, porque puedes mezclar tanto vegetales como quesos y carnes al gusto e incluso frutas, dando lugar a tu receta particular de brochetas que satisfaga tus preferencias. Sin embargo si necesitas algunos consejos para combinar con éxito, aquí tienes varias ideas.

 

 

 

1. Define el momento para ofrecerlas

 

Debido a la versatilidad de las brochetas, pueden ser un plato que puede adaptarse perfectamente como un buen aperitivo, dando tiempo a conversar mientras el plato fuerte es servido. Sin embargo, también pueden ser el elemento central de tu comida. Por lo que lo primero que podrías definir es el momento para ofrecerlas. De esto dependerá su tamaño y qué tan ligeras de ingredientes deben ser.

Por ejemplo, una buena opción para brochetas de aperitivo serán aquellas que incluyen jamón serrano, tomates cherry y quesos. La idea es que sean frescas, fáciles de digerir y en general se prefiere que sean pequeñas. Incluso pueden agregarse frutas como higos o también alguna hierba aromática.

Por otra parte, si van a ser el plato fuerte de tu reunión, como puede ser en una barbacoa, entonces puedes seleccionar entre una variedad de verduras como pimientos, calabacín, cebolla, berenjena, setas, etc. que se podrían complementar con muy diversas carnes, como ternera, cerdo, pescado, gambas, etc.

 

2. Considera el tiempo de cocción de tu selección de ingredientes

Con frecuencia quienes se inician en el arte de las brochetas, suelen pasar por alto un punto importante, que interfiere en la textura final de la brocheta. Nos referimos a la dureza de cada ingrediente y el tiempo y temperatura de cocción que necesita, para quedar en su mejor punto para degustar. Por ejemplo, un cubo de pescado conseguirá estar listo en menos tiempo que un cubo del mismo tamaño pero de carne de ternera.

Esto se debe a la composición de agua, fibras musculares y grasas contenidas. Lo mismo sucede con las verduras, algunas son más jugosas y tiernas, como la cebolla o el calabacín y en poco tiempo están listas. De manera que lo mejor es que además de elegir ingredientes que te agradan para montar tus brochetas, revises que puedan tolerar bien la exposición al calor por el tiempo que sea necesario, para que todo alcance el punto de cocción deseado sin que algún ingrediente termine carbonizado o por el contrario quede crudo cuando la expongas al calor de la barbacoa.

Ahora bien, esto no quiere decir que tengas que prescindir de un ingrediente que te encanta. El truco está en elegir el tamaño del trozo a colocar en la brocheta. Por ejemplo, si vas a combinar pollo y carne de vacuno, entonces corta los trozos de carne roja un poco más finos que los otros, así alcanzarán a cocinarse en su totalidad más o menos al mismo tiempo.

 

 

3. Elige un buen marinado

En este punto, puedes elegir entre miles de opciones, hay marinados muy básicos y ricos que se pueden conseguir con ingredientes como ajo en polvo, pimienta, aceite de oliva y sal. Pero si deseas experimentar o sabes que hay algún otro sabor como salsa de soja, vinagre balsámico, etc, que puede combinar bien en la mezcla, intenta agregarlo a la preparación. El resultado podría sorprenderte y quizá se convierta en tu receta favorita.

Por otra parte, no debes pasar por algo algunas reglas sobre el marinado. Contrario a lo que muchos piensan, este toque de sabor no suele profundizar demasiado en la carne. Esto se debe a que si analizamos la carne en su composición, podríamos pensar que se trata de una esponja que ya está llena de agua, por lo que difícilmente absorberá más.

Solo aquellos marinados que incluyen mucha sal son los que consiguen impregnar un par de milímetros más, pero quizá no sean lo más recomendable en una brocheta. En general, media hora de reposo puede ser suficiente, para que la parte superior se impregne y le otorgue un sabor agradable.

Ahora bien, en muchas ocasiones el marinado puede cambiar la textura final de la brocheta. Para que quede como la deseas considera lo siguiente: Si deseas una textura crujiente, evita los marinados con zumos y vinagres, ya que humectan la carne en la superficie y por lo mismo será difícil que se lleguen a evaporar a pesar del calor intenso de la barbacoa, para dar paso a este acabado en la carne. En su lugar prefiere los marinados con un toque de aceite. Pero si se trata de una brocheta jugosa y suave, entonces estos marinados húmedos son lo mejor.

 

4. Define la presentación

Quizá otra de las razones importantes por las que nos encantan las brochetas es porque tienen una presentación muy atractiva. Los patrones de color, las formas y colocación especial de los ingredientes pueden ser muy llamativos y solo falta un poco de creatividad para que este sencillo plato se convierta en una obra de arte que sorprenda a tus invitados.

Si buscas algo simple, un montaje de piezas en la varilla intercalando los ingredientes de varios colores puede ser suficiente. Sin embargo, si eres exigente y buscas darle mayor presencia a tus brochetas, puedes incluso utilizar la flexibilidad de algunos ingredientes como la panceta en lonchas. Esta podría ser muy útil para rodear algunas carnes y crear estructuras similares a la del sushi, dando una perspectiva distinta a la tradicional. También, puedes recurrir a utilizar lonchas en lugar de cubos para las carnes y acomodarlas de diferentes maneras.

 

Leave a Reply

avatar
  Suscribir  
Notificar de
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (2 votos, media: 5.00 de 5)
Loading...
DMCA.com Protection Status