La comida a la barbacoa también necesita cuidado

Última actualización: 23.04.19

 

Entre países es común que existan muchas diferencias en cuanto a la gastronomía. El arte culinario varía de nación a nación, creando platos con sabores e ingredientes únicos que se diferencian fácilmente entre sí. Sin embargo, sentarse con familia y amigos en una ocasión especial a comer carne asada en la barbacoa parece ser un lenguaje culinario universal que todo el mundo puede entender con facilidad. La barbacoa, además de ser el lugar donde cocinas tus alimentos favoritos, se ha convertido en símbolo de felicidad y diversión.

Puede tener diferentes nombres como barbacoa, asado o parrillada, no obstante, el olor característico que desprende un filete de carne o pollo bien marinado cuando se encuentra sobre las llamas es algo que cualquier persona que alguna vez haya comido barbacoa puede identificar.

El asar alimentos en una barbacoa está caracterizado como una actividad bastante relajada, pues, a diferencia de platos que necesitan rigurosas recetas específicas para saber bien, las barbacoas son un tipo de cocina descomplicado que incluso muchos utilizan para desestresarse y divertirse. A pesar de esto y de ser una práctica conocida en todos lados, esto no significa que tener cuidado al cocinar no sea necesario, pues es recomendable tomar ciertas precauciones para evitar cualquier tipo de inconvenientes al consumir alimentos a la barbacoa.

 

El almidón, la acrilamida y las altas temperaturas

El almidón es una sustancia natural que se encuentra en diversos alimentos como las galletas y los productos de panadería, sin embargo, pocas personas saben que la presencia de esta macromolécula puede encontrarse en muchos otros alimentos.

Es probable que te sorprendas al leer que ese delicioso filete que deseas asar y algunos de los vegetales que le harán compañía también poseen una cantidad específica de almidón. Vegetales como la patata, la zanahoria, la calabaza y el maíz tienen trazas de almidón. Los productos cárnicos, la mayoría de las veces, también vienen con almidón, pues esta sustancia se utiliza para darles mejor consistencia y textura a las carnes procesadas.

 

 

A pesar de que este dato no debería sonar alarmas, pues el almidón es algo natural, en el momento en el que este elemento se expone a temperaturas muy altas, algo interesante sucede: una sustancia química llamada acrilamida se forma y esta puede llegar a ser cancerígena.

La acrilamida es un compuesto orgánico que se produce cuando los alimentos que poseen almidón son cocinados con baja humedad y a temperaturas que exceden los 100°C y, a pesar de que el mayor riesgo se encuentra en el consumo de café, galletas, patatas fritas y pan, la carne también puede ser riesgosa. Adicionalmente, debes recordar que muy pocas veces las barbacoas incluyen la carne en solitario, pues esta suele ser acompañada de aperitivos deliciosos que pueden estar aportando una cantidad considerable de acrilamida a tu sistema.

La carne de todo tipo, sin importar si es blanca o roja, puede generar sustancias tóxicas e incluso cancerígenas, además de la acrilamida, por lo que es necesario tener siempre precaución a la hora de cocinar alguno de estos alimentos. Las aminas heterocíclicas y los hidrocarburos aromáticos policíclicos son compuestos químicos que se producen en la carne cuando esta está expuesta por mucho tiempo a altas temperaturas que excedan los 150°C y es más probable que esto suceda si se encuentra en contacto directo con la fuente que produce el calor excesivo.

Cuando veas un filete o el pan que estás asando para comer antes de la barbacoa y desees que estos alimentos se doren o, en ciertos casos, se quemen un poco porque te gusta el toque de sabor que les da, debes recordar que el AHC, el HAP y la acrilamida se encuentran, en mayor cantidad, en aquellas secciones más doradas y quemadas. Por esa razón, intenta que esto no pase y, de ser así, es recomendable que no comas estas secciones para evitar riesgos que pueden perjudicar gravemente tu salud a medida que pase el tiempo.

 

Presta atención

Trabajar con fuego y alimentos merece toda tu atención. A la hora de cocinar, no solo debes preocuparte por no quemar tus manos o cuidar tu hogar de incendios, también debes cuidar que tu comida no se pase de cocción. No solo para evitar que se queme en exceso, sino para evitar que esos minutos extras en el fuego hagan daño a tu salud.

Es mejor pasar de una carne bien dorada, si eso significa proteger tu exposición a los componentes tóxicos que se crean en ella, por lo tanto, seguir unos consejos puede ayudarte a mejorar tu estilo de vida.

El Instituto Nacional del Cáncer de Estados Unidos ha recomendado ciertas cosas referentes a la barbacoa que te ayudarán a prevenir la aparición de esta horrible enfermedad por consumir mucha acrilamida:

 

 

1. Sin importar si usas leña o carbón, no dejes que la carne se quede en un solo sitio para cocinarse; voltéala constantemente.

2. No te excedas en el tiempo de cocción e intenta cocinar la carne en superficies no metálicas. Tampoco la expongas directamente al fuego.

3. No utilices el jugo de la carne para salsa de vegetales y, si la carne tiene mucho jugo, intenta secarla lo más que puedas antes de comer.

4. Jamás comas los trozos quemados, chamuscados o más dorados de la carne. Córtalos y apártalos.

 

Otras recomendaciones que puedes seguir a la hora de cocinar son bastante sencillas de seguir y pueden ayudar a tu salud. Por ejemplo:

 

1. Intenta no consumir aperitivos ricos en almidón que fácilmente puedan desprender acrilamida por su exposición a temperaturas altas cuando hagas una barbacoa.

2. Compra siempre productos cárnicos de la mejor calidad y, si es posible, no adquieras aquellos que tienen almidón. Verifica que los elementos añadidos se encuentren en la menor cantidad posible.

3. Cocina a fuego lento, si es posible, y si no, intenta que los alimentos se cocinen con el calor y no directamente con las llamas.

4. Siempre utiliza carbón y leña limpia para evitar que otras sustancias tóxicas hagan contacto con tu comida.

 

Recuerda que no es necesario que dejes de disfrutar tus barbacoas familiares para cuidar tu salud. Tan solo se necesita precaución a la hora de prepararlas para tener una vida más natural y con menos riesgos.

 

Leave a Reply

avatar
  Suscribir  
Notificar de
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (1 votos, media: 5.00 de 5)
Loading...
DMCA.com Protection Status