Cómo saber si estás cuidando bien de tus ojos

Cómo saber si estás cuidando bien de tus ojos

Última actualización: 11.11.19

 

Como sabemos, nuestro cuerpo no es inmune al paso del tiempo, tampoco lo son por consecuencia nuestros ojos, y mientras menos atención pongamos a prevenir futuros problemas, mayores podrían ser las repercusiones después de varios años de descuido. Por eso, no queremos dejar pasar la oportunidad de hablar acerca de cuáles podrían ser algunos enemigos de tus ojos y la manera en que puedes reducir los efectos negativos sobre ellos, para que su maravilloso aporte a tu vida cotidiana siga siendo en la medida de lo posible, algo que disfrutes sin contratiempos ni malestares por muchos años.

 

Lo que debes saber sobre los efectos del sol en tus ojos

Como sabemos el sol nos proporciona calor, es una fuente inagotable de energía y gracias a sus rayos es que disfrutamos en nuestro planeta de fenómenos como el crecimiento de las plantas y la diversidad de la flora y fauna en cada recóndito sitio de la tierra. Sin embargo, no todo es positivo cuando se trata de analizar la relación que existe entre la claridad que nos proporciona para ver y sus efectos a largo plazo.

Si analizamos la radiación solar, encontramos que se expresa de tres formas distintas, la radiación infrarroja, que percibimos como calor, la luz que al alcanzar objetos los aclara y la radiación ultravioleta, que no vemos ni sentimos. Y es de esta última forma de radiación de la que debemos cuidarnos, pues estudios científicos recientes en diversas facultades de oftalmología en todo el mundo, apuntan con cada vez mayor énfasis a que, en definitiva, la exposición de los ojos a los rayos UV o ultravioleta es un factor de riesgo, que no debemos tomar a la ligera.

Esto se debe a que puede combinarse con otras características relativas a la sensibilidad genética de cada individuo, para desde allí, derivar en molestias como sequedad en los ojos, irritación, inflamación de las mucosas. Posteriormente, esas alteraciones en el funcionamiento natural del sistema, pueden volverse crónicas y degenerar en padecimientos que se clasifican como delicados y podrían poner en riesgo la vista.

 

 

¿Sabes cuánto tiempo pasas bajo el sol?

Si analizamos en minutos la exposición solar diaria a la que nos sometemos, puede ser que nos llevemos algunas sorpresas. Probablemente encontraremos notables diferencias entre cada persona. Por ejemplo, hay quienes por su trabajo deben permanecer varias horas a cielo abierto, es decir bajo la luz directa del sol, como pueden ser los empleados con actividades relacionadas con la construcción.

Pero no hay que olvidar sumar actividades como trayectos a pie hasta el trabajo, o si realizas ejercicio al aire libre, que a menos que lo realices durante la noche, también debes sumar esos minutos a tu tiempo de exposición. El balance final diario que obtengas, puede darte una orientación con respecto al riesgo al que te expones cada día y el daño que podrías acumular después de algunos años.

 

Nublado no significa seguro

Por otra parte, un error común que podemos cometer es el creer que las nubes al interponerse entre el brillo de los rayos del sol y nosotros, pueden cubrirnos de los rayos ultravioleta, cuando en realidad no es así. De hecho, debido a que nos sentimos cómodos en bajo esta condición climatológica, que combina frescura con bajos índices de luminosidad, suele ocurrir que nos expongamos por más tiempo a este riesgo potencial.

Lo podemos constatar cuando al ir a la playa permanecemos sin bloqueador solar y al final del día terminamos con la piel roja. Lo mismo le puede suceder a nuestros ojos, el riesgo mayor es que no nos damos cuenta de manera tan tangible que se han dañado.

 

¿A partir de cuándo debes proteger tus ojos?

De hecho, los oftalmólogos mencionan que es en los primeros años de vida, cuando la composición de los ojos es aún más vulnerable a recibir quemaduras por los rayos ultravioleta, por lo que una buena educación para los niños sería el enseñarles a utilizar gafas solares cuando estén expuestos a los rayos del sol.

 

 

5 consejos para cuidar tus ojos

Ahora que sabes que utilizar gafas solares con filtro UV puede hacer una notable diferencia en la salud de tus ojos a largo plazo, también podrías interesarte por otras prácticas saludables para ayudarlos. Te ofrecemos 5 consejos para cuidar tus ojos que deberías tener siempre en mente.

 

1. Mantén tus ojos bien hidratados

Nuestros cuerpo tiene un índice de humedad elevado, entre un 50% y 70% según la edad informan los médicos, pero esta concentración se eleva en nuestros ojos hasta llegar a un 99% en el denominado humor acuoso. Por eso es indispensable consumir agua como un hábito saludable. Además, en caso de que utilices por tiempo prolongado dispositivos como tabletas y el ordenador, podrías evitar la sequedad en los ojos con productos llamados lágrimas artificiales.

 

2. Descansa y duerme por el tiempo recomendado

Al cuerpo le toma varias horas recuperarse de las actividades que realizamos diariamente; cuando restamos horas de sueño a nuestra rutina, entre otros órganos que se ven severamente afectados encontramos a los ojos. Por eso es tan importante que les proporciones las horas de sueño necesarias. Además, conviene implementar periodos de descanso cuando tengas que utilizar dispositivos donde la vista se mantiene fija por mucho tiempo. A razón de 20 segundos por cada 20 minutos de utilización.

 

3. Visita al profesional al menos una vez cada año

Para detectar cualquier deterioro y corregir su avance lo mejor es que acudas de manera periódica a un oftalmólogo. Esto debe ser tanto en el caso de que tengas un problema de visión o consideres que estás sano. El puede evaluar el estado de tus ojos y sus cambios naturales con el paso del tiempo, para prevenir o detener un avance acelerado de cualquier problema.

 

4. Ten a mano tus gafas de sol

Acostúmbrate a tener tus gafas de sol favoritas siempre a mano. Nunca sabes cuándo las vas a necesitar y puedes restarle a tus ojos importantes horas de exposición a los rayos UV.

 

5. Consume una dieta equilibrada

Una dieta rica en antioxidantes no sólo retrasa el envejecimiento en la piel y tus órganos internos. También, puede evitar que las proteínas se acumulen en las mucosas del ojo, formando cúmulos que interfieran con tu visión a largo plazo, por lo que también tus ojos se verán beneficiados de que consumas una dieta adecuada.

 

Leave a Reply

avatar
  Suscribir  
Notificar de
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (25 votos, media: 4.74 de 5)
Loading...
DMCA.com Protection Status