5 lesiones frecuentes al hacer deporte y cómo evitarlas

Última actualización: 28.10.20

Este sitio web está sostenido por los lectores. Cuando compras a través de los links de nuestra página, podemos ganar una pequeña comisión de afiliación. Revisa más información sobre nosotros.

 

Todo deporte ofrece una serie de beneficios para nuestro cuerpo, al igual que latentes riesgos tras adquirir una postura inadecuada, ejecutar un mal movimiento o una continua repetición del mismo. Sin embargo, podemos poner en práctica algunas medidas para evitar que las lesiones se conviertan en afecciones de tipo crónicas.

 

Cada vez son más las personas que deciden acabar con el sedentarismo y comenzar a practicar ejercicio, ya sea realizando rutinas guiadas desde casa, trotando o caminando cada mañana. Asimismo, están quienes emplean un rodillo para bicicleta de montaña o urbana, debido a la falta de tiempo para salir a rodar en la calle. De igual manera, algunas personas optan por asistir al gimnasio o por la práctica de deportes como el tenis, fútbol o básquet, entre otras disciplinas.

Cualquiera que sea la actividad o deporte a realizar, debes tener siempre presente que existe una serie de ventajas para tu cuerpo y mente. Sin embargo, también estás expuesto a sufrir algunas lesiones leves o crónicas, que podrían condicionar tu rendimiento futuro si no eres lo suficientemente cuidadoso.

Lo importante es que, antes de comenzar a practicar deporte o cualquier actividad física con regularidad, tengas la suficiente documentación acerca del tema, es decir, identifiques las áreas de tu cuerpo más propensas a lastimarse, según la disciplina a practicar. Asimismo, conviene tener conocimiento de las lesiones más comunes y su respectiva sintomatología. De esta manera, es posible disminuir la intensidad de la afección, adaptando el ejercicio a nuestra condición física. Así, no forzaremos los huesos, tendones y musculatura.

 

Lesiones más comunes y su respectiva sintomatología

Tras una práctica deportiva, son muchas las lesiones que pueden suscitarse en el cuerpo, principalmente en las áreas articuladas como rodillas, codos, tobillos y dedos. Asimismo, está el tema de los desgarres musculares y las fracturas en los huesos.

En todo caso, existen afecciones que suelen ser más recurrentes que otras. De hecho, podrían ser consideradas como padecimientos obligatorios en alguien que practique un deporte específico por un largo lapso de tiempo. A continuación, explicamos cinco de las principales lesiones en deportistas de nivel infantil y adulto.

Tendinopatía patelar

La tendinopatía patelar, conocida por los deportistas como rodilla de saltador, es una patología bastante frecuente en quienes practican skateboarding, snowboard, baloncesto y voleibol.

Debido al constante salto, en dichas prácticas se genera un alto nivel de tensión e impacto a nivel de las rodillas, presentando una sintomatología asociada a fuertes dolores en la parte inferior de la rótula y sensación de inflexibilidad al momento de saltar.

De igual manera, la persona experimentará una notoria debilidad en dichas articulaciones para agacharse, impulsarse e incluso para subir escaleras. Todo esto se debe a que el tejido alojado en medio de la rótula y músculos pertenecientes al área de la tibia, se encuentra inflamado y, por ende, causa dicha limitación en el movimiento de la rodilla.

 

Manguito rotador

Otra lesión común en amateurs y profesionales del béisbol, natación, golf y tenis, suele ser el llamado manguito rotador. Se trata de una patología focalizada en el área interna del hombro, que, al inflamarse internamente, genera limitaciones en el proceso de rotación del omóplato y, a la vez, disminuye la estabilidad para la correcta movilidad del brazo.

Entre los síntomas de esta afección crónica producida por la repetida ejecución de un movimiento, tenemos un leve dolor al levantar el brazo, que, según el paso de los días, podría incrementarse. Asimismo, una evidente inflamación exterior del hombro.

 

Desgarro

El desgarro surge de forma súbita o como secuela de una serie de movimientos repetitivos por meses o años, y es una afección que podría ser de tipo leve o grave.

Este daño a nivel muscular ocurre en deportistas que requieren saltar constantemente, en maratonistas, ciclistas y en practicantes del popular levantamiento de pesas.

Entre los principales síntomas del desgarro destaca un imprevisto dolor en un determinado músculo, limitando su movimiento y causando inflamación en dicha área, acompañada de hematomas.

Rodilla de corredor

La rodilla de corredor es otra lesión frecuente, que no sólo afecta a quienes hacen sobre uso de sus rodillas con movimientos repetitivos al correr, caminar o pedalear. Igualmente, las personas que han padecido algún impacto grande  sobre las rodillas, son propensas a padecer este síndrome, que podría surgir de improviso o desarrollarse con el pasar de los años, causando un molesto dolor tras el área de la rodilla.

 

Esguince

El esguince surge debido a un mal movimiento al impactar el pie en el piso o apoyar el peso de nuestro cuerpo con las manos tras una caída inesperada, afectando los tobillos, muñecas, rodillas o cualquier articulación cercana al ligamento estirado.

De hecho, estas lesiones no sólo pueden ocurrir durante la ejecución de un deporte, sino también en el previo calentamiento o simplemente si perdemos el equilibrio al caminar y ejercemos un movimiento de torsión involuntario.

Dicho padecimiento podría tornarse grave si no somos cuidadoso al tratarlo, por lo que, lo más adecuado, es inmovilizar el área afectada por un par de días. De esta manera, la hinchazón disminuirá, al igual que el respectivo hematoma causado con el impacto.

 

Disminuye el riesgo de lesiones al entrenar

No importa si posees un buen nivel de resistencia en la práctica de un deporte, si eres un atleta destacado o si simplemente has adquirido el que para muchos es el mejor rodillo para bicicleta de montaña a fin de iniciarte en las prácticas. Cualquiera que sea tu caso, debes tener presente que, pese a tu condición, equipamiento o edad, estás expuesto a lastimar tus articulaciones, ligamentos, músculos o huesos. Por ello, es necesario que pongas en práctica algunas recomendaciones para que disminuyas el riesgo de lesionarte al entrenar.

Lo primero que debes hacer es realizar un estiramiento de todas tus extremidades y calentar los músculos con una serie de movimientos suaves. De esta manera, evitarás la ruptura de los ligamentos y tendrás una mejor movilidad en cualquier disciplina o actividad deportiva a efectuar.

También es importante disponer de vendajes para las principales articulaciones como muñeca, codos, rodillas y tobillos. Así, refuerzas dichas áreas con el propósito de protegerlas de dislocaciones y disminuir el impacto de la fuerza aplicada en cada movimiento.

Igualmente, es necesario un calzado que proteja el pie, le brinde la amortiguación necesaria al pisar o saltar, así como un correcto agarre al suelo, para evitar deslizamientos que conlleven esguinces.

Si bien todas estas prevenciones al momento de cada práctica son fundamentales, también es conveniente acudir periódicamente a una revisión médica, ingerir una dieta balanceada y consumir suplementos vitamínicos que fortalezcan nuestros huesos, músculos y articulaciones.

 

Suscribir
Notificar de
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
DMCA.com Protection Status