fbpx

¡A JUGAR¡ 8 FORMAS DE DIVERTIRSE EN FAMILIA

Última actualización: 20.06.19

 

Los niños pueden ser auténticas bombas de energía. Todos sabemos lo recurrente que es ponerles su película favorita o dejarles horas jugando al Fortnite, pero entendemos que puede ser difícil improvisar y pensar en nuevas formas de que se lo pasen bien y no se aburran.

No siempre sabemos cómo entretenerlos y mantenerlos ocupados, y un poco de ayuda nunca viene mal. Aquí van unas cuantas propuestas fáciles de juegos y actividades que no te exigirán mucho esfuerzo ni preparación y con los que puedes pasar un rato divertido con los pequeños.

 

1. ‘¿Qué ha desaparecido?’

Este juego de memoria es súper sencillo y se puede hacer en cualquier sitio a cualquier hora. Funciona muy bien cuando estáis en un restaurante y hay que esperar a que traigan la comida. Las esperas son odiosas, y para los niños más.

Coge lo que tengas alrededor, objetos pequeños que puedan manejar con facilidad, como el salero, un bote de kétchup, un tenedor, una servilleta y cualquier cosa que tengas en los bolsillos o en el bolso, como las llaves. Cuanto más mayores sean los niños, añade más objetos. Haz que observen lo que tienen delante, que cuenten cuántos objetos hay, los colores que tienen y el orden en el que están. Cierran los ojos y cuentan hasta 5, mientras tú retiras uno o dos de los objetos. Abren los ojos y preguntas: ¿Qué ha desaparecido? Tienen que averiguar qué falta y dónde estaba antes de desaparecer.

2. Gusanitos de papel

Ahora, siguiendo con la situación de estar en un restaurante, hemos encontrado una especie de experimento que los hará flipar con algo tan sencillo como una pajita. Eso sí, tienen que ser las pajitas que vienen envueltas en papel. Abre el papel por un lado y bájalo por la pajita apretujándolo todo junto hasta el otro extremo. Saca la pajita, deslizando con cuidado para que no se rompa, y lo que nos queda es como un gusanito de papel. Moja la pajita en agua y deja caer un par de gotas encima del papel. Los niños se partirán de risa viendo cómo empieza a retorcerse como un gusano de verdad mientras absorbe el agua. Querrán repetir, lo aseguramos.

Aquí tenéis un video que muestra cómo hacerlo:

 

3. Juegos de mesa

Para jugar en casa, evidentemente, los clásicos juegos de mesa son siempre una opción. Desde el Monopoly al Carcasonne. Dependiendo de la edad de los niños, unos son más adecuados que otros, pero en familia todo se puede jugar. Nosotros sugerimos que probéis el ‘Virus’, un juego de cartas súper divertido creado por españoles que se ha vuelto -perdonen la redundancia- viral.

Recuerda que no siempre se necesitan juguetes para jugar. En nuestros hogares tenemos cientos de objetos que pueden usarse con imaginación para entretener a los pequeños.

 

4. Un cielo de estrellas

Coge un colador o dos y una linterna potente, y transforma el techo de la habitación en un cielo nocturno lleno de estrellas. Si enfocas a un par de peluches con la linterna, podéis crear una historia con las sombras de los personajes que aparecerán en la pared.

 

5. Banda musical

Los utensilios de la cocina son un gran recurso. ¡Cread vuestra propia banda! Sartenes, ollas, boles o taburetes pueden servir de tambores. Las cucharas de madera o de acero, de baquetas. Puede que ahora mismo estés imaginándote un caos de ruidos, y los vecinos en tu puerta exigiendo silencio, pero marca tú el ritmo y que repitan contigo. La música calma a las bestias, dicen. Y esto será una manera de ayudarles a focalizar su energía en algo que requiera concentración.

 

6. Sillas musicales

Si lo que quieres es algo más sencillo, coloca muchas sillas en círculo, enciende el altavoz y ponles sus canciones favoritas. Los niños tienen que bailar alrededor de las sillas y cuando pares la música, tendrán que sentarse. En cada turno, quita una silla, y el que se quede sin ella, queda eliminado. ¡Se lo pasarán pipa!

 

7. La cárcel blandita

Los niños se encargan de crear una cárcel para ti. Lo sentimos, aquí te toca agacharte y sentarte en el suelo. Con los cojines del sofá, almohadas, mantas, abrigos o lo que encuentren, tienen que rodearte y hacer una especie de cárcel. A medida que lo están construyendo pretende escaparte y así tienen que “reparar los daños”. Ponle entusiasmo y haz ruidos, les encantará.

 

8. Tatuajes

No, no estamos locos. Puedes hacer una sesión de arte corporal con tus hijos, pero tranquilos, con rotuladores lavables y no tóxicos. Hay de muchísimos tipos. Explícales que los tatuadores de verdad tienen que trabajar despacio y con mucha precisión. Dales un rotulador y deja que te pinten la espalda, la tripa o un brazo. Puedes buscar imágenes en internet para que puedan copiar o dar rienda suelta a su imaginación.

Leave a Reply

avatar
  Suscribir  
Notificar de
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (1 votos, media: 5.00 de 5)
Loading...
DMCA.com Protection Status