Cómo preparar la maleta para un bebé

Última actualización: 28.05.20

 

Tener un bebé no es motivo para cancelar todos nuestros planes y viajes. Es suficiente con ser un poco más previsor y saber cómo preparar su maleta correctamente. A continuación te damos algunos consejos para que no se te olvide nada cuando salgas de viaje con un niño.

 

Al hacer la maleta para un bebé, lo más común es pecar por exceso, aunque también es frecuente que se peque por defecto. Salir de viaje no tiene por qué ser sinónimo de echar en el equipaje medio armario del niño ni un montón de porsiacasos. Está claro que vamos a necesitar más cosas que cuando viajamos nosotros solos o en pareja, pero no hay que ser extremistas.

Si estás planeando una escapada próximamente y no sabes muy bien cómo empezar a preparar la maleta, he aquí un puñado de buenos consejos para que no te falte ni sobre nada. ¡Toma nota antes de ponerte con los preparativos!

 

Haz una lista

El primer consejo parece obvio, pero no hay nada más efectivo como hacer una lista para que valores sosegadamente qué es imprescindible y qué no lo es. Un tip para confeccionar esta lista es estructurarla en categorías, de manera que no se te olvide ningún artículo. Por ejemplo: ropa, neceser, alimentación, documentos, juguetes, botiquín, etc.

 

Ten sentido común

Unas vacaciones de un fin de semana o de incluso una semana entera no son un viaje de un año ni una mudanza. En este sentido, es importante que prime el sentido común y no sucumbas a la tentación de guardar la maleta objetos innecesarios.

 

Elige bien la ropa

El apartado de la ropa es uno de los que pudieran darnos más quebraderos de cabeza. Es en esta categoría donde aparecen los temidos porsiacasos. ¿Y si hace más frío de la cuenta? ¿Y si llueve? Estos son algunos temores que podrían asaltarte y animarte a meter más prendas de las que el bebé va a necesitar. Una recomendación en este sentido es llevar una ropita para cada día y un par de mudas adicionales, dado que los bebés y niños pequeños en general suelen mancharse continuamente. Por ejemplo, aunque te vayas dos semanas de viaje, es suficiente con llevar ropita para una semana, pues puedes ir lavando sin problemas.

Un truco a la hora de escoger ropa es seleccionar prendas que combinen entre sí con el objetivo de que las posibilidades de combinación se amplíen. Esencial es echar en la maleta un babero de plástico que evitará que el niño acabe manchado entero cada vez que come. Los hay tipo chubasquero muy prácticos.

Apuesta por un calzado cómodo

En cuanto al calzado, debe primar la comodidad por encima de todo. En este caso, apuesta por unas zapatillas deportivas que combinen con toda la ropita seleccionada. También, echa unas chanclas para la piscina o playa si son vacaciones veraniegas.

 

No te olvides del neceser

La piel de los bebés es mucho más delicada que la de un adulto, por lo que es recomendable que llenes el neceser con tus propios artículos de higiene. La mayoría de hoteles y alojamientos están equipados con gel y champú, pero estos podrían no ser adecuados para los niños. Cuando estos crezcan un poco más, no tienes por qué ser tan estricto con este tema.

 

Presta atención al botiquín

Los peques pueden caer enfermos en un santiamén, así que es conveniente que el botiquín que lleves sea lo más completo posible. Así, estarás preparado ante posibles emergencias. No pueden faltar medicamentos como:

– Dalsy, indicado para la fiebre y posibles dolores de los peques.

– Apiretal, un jarabe a base de paracetamol.

– Antisépticos y tiritas para heridas.

– Protector solar infantil.

– Suero fisiológico para diarreas y vómitos.

– Barra de Arnica para aliviar los golpes.

Lleva un par de juguetes

Su juguete favorito debe ir sí o sí en la maleta del bebé, si no quieres que las rabietas estropeen el viaje. Pero, además, no puede faltar un kit infantil de entretenimiento para los ratos muertos, es decir, para el viaje en avión, los traslados o cualquier pausa en una cafetería. Este kit puede estar compuesto por un libro para colorear, pinturas, pegatinas, etc.

 

La alimentación, mejor desde casa

Los bebés suelen ser susceptibles al cambio de sabores, así que lo mejor es que, durante un viaje, lleves su comida de casa. Al menos, la suficiente para el viaje en avión o en coche, por ejemplo. Cuando llegues al destino, ya tendrás tiempo de acudir a un supermercado en busca de alimentos similares.

 

Ten a mano su documentación

¡No puedes olvidarte la documentación del bebé! De lo contrario, puede suceder que te quedes en tierra y todos los preparativos de viaje no hayan servido para nada. En los viajes por España, con el libro de familia es más que suficiente, pero, si vas a viajar por la Unión Europea, el peque necesitará ir acompañado de su DNI. Por su parte, en el resto de viajes, es indispensable que tenga pasaporte. Asegúrate de pedir cita con la suficiente antelación.

 

Opta por un carrito plegable

Los mejores carritos de bebé para viajar son aquellos de diseño plegable. Muchas aerolíneas no cobran ninguna tarifa extra por llevar estos artículos como equipaje infantil al subir al avión. La gran ventaja es que, al plegarse, apenas ocupan espacio y pueden transportarse incluso con una sola mano. Hay modelos que tienen ruedas de quita y pon, de peso muy ligero y a los que no les falta detalle. Al plegarse como un paraguas, caben prácticamente en cualquier rincón. Los carritos de bebé y sillas de paseo son muy prácticos al viajar, pues de lo contrario deberás llevar al niño siempre encima. Eso sí, valora que se adecuen al peso y tamaño del pequeño y, por supuesto, a tus necesidades de viaje.

Ahora sí, ¡ya puedes poner en práctica todas estas recomendaciones y prepararte para un viaje inolvidable!

 

Suscribir
Notificar de
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
DMCA.com Protection Status