¿Disfrutas de coger en brazos a tu bebé o te evades de hacerlo?

Última actualización: 06.07.20

 

Como madre seguramente has notado lo placentero que es cargar entre tus brazos a tu pequeño, por lo fácil y sencillo que resulta para movilizarlo. Sin embargo, constantemente habrás escuchado que no debes coger a tu bebé cuando llora, pues se acostumbra a esta acción. No obstante, es bueno conocer los beneficios que trae consigo esta experiencia.

 

Aún en la actualidad existen tribus que acentúan la importancia de cargar al bebé durante la faena del día, pues a los pequeños les resulta un lugar muy cómodo y seguro para sentirse en un ambiente natural, ya que tras pasar nueves meses en el vientre de su madre, lo que más añoran es volver a tener cerca su calor e incluso escuchar su latido cardiaco. Por ello, es una práctica relajante que aviva el apego entre el pequeño y la madre, a través los sentimientos afectivos y las caricias que aportan gran seguridad en momentos de crisis.

Por ello, cada vez más la psicología y la medicina, le dan gran importancia al mantener el contacto de piel con piel entre la madre y el infante. Así como a no solo recurrir a esa experiencia por atender su llanto, hambre, cambio de pañal, frío, calor o sed, pues igualmente te podrías valer de ello para contribuir a la buena formación emocional del pequeño.

 

Los consejos de la abuela

“Los bebés se acostumbran a los brazos y por ello, lloran solo para que les abracen”. Estas son unas palabras muy características que los padres suelen escuchar por parte de sus familiares y demás personas cercanas. El sostener al bebé entre los brazos resulta ser un instinto maternal, a fin de resolver las necesidades del pequeño, pero constantemente oímos consejos que promueven denegar esa vivencia, aunque es lo que precisamente el bebé necesita.

Un niño siempre desea que lo besen, arrullen y abracen, es una muestra de afecto que les llena de felicidad y, por ende, incluso dejan de llorar y quejarse menos o dormir y comer más. Pero, muchas veces se deja a los niños recién nacidos llorar en sus sillas de paseo o cunas, para que no se acostumbren a recibir una respuesta inmediata, es decir, que sean capaces de posponer sus necesidades y precisamente eso es lo que se consigue, que el bebé deje de pedir lo que necesita. Aunque, la decisión solo depende de los padres del pequeño y de la disponibilidad de tiempo que ellos mismos tengan.

Hablemos aún más de sus beneficios

Hemos mencionado el beneficio de cargar a un bebé para formarle emocionalmente, pero, ¿en qué se basa esto?. Bueno, hay que decir que han surgido innumerables estudios científicos que demuestran que el coger al bebé en brazos fomenta su seguridad, independencia y autoestima. El hecho de estar cerca del corazón materno y apreciar movimientos, le hacen sentirse acompañado y descubrir la seguridad que el nuevo mundo le podría proporcionar. Así mismo, el estar en brazos promueve su aprendizaje para dormir solo de manera fácil y el sentirse menos nervioso, lo que se refleja en la disminución de su llanto.

Pero, además de los beneficios psicológicos, el desarrollo físico y neurológico del infante también se optimiza, puesto que potencia su desarrollo vestibular, es decir, el equilibrio en el recién nacido y contribuye en la disminución de los índices de cólicos y vómitos. Por otro lado, neuronalmente, gracias al balanceo y la estimulación del movimiento dado durante esta experiencia se tiende a incrementar dicho proceso.

 

Piel con piel

Esta técnica que consiste en colocar al recién nacido inmediatamente después del parto en el pecho descubierto de la madre, cada vez se utiliza más en las maternidades, dado que ayuda a que él mismo se adapte a la nueva vida extrauterina y logre mantener su temperatura corporal. Un momento muy importante que solo dura aproximadamente las dos primeras horas, pues luego sigue una fase de letargo.

El contacto de piel con piel ha demostrado grandes beneficios, pues, además de los antes mencionados, es una acción que potencia el vínculo entre la madre y el infante, ya que es en el primer contacto donde ambos se tocan, huelen y miran. Experiencia de vital importancia, para que el recién nacido con una visión deficiente reconozca el olor y la voz de su madre. Así mismo, facilita la lactancia materna exitosa, ya que el bebé también busca instintivamente el pezón. 

No se olvidan los brazos del padre

El contacto de la madre y el bebé, una vez que esté está fuera del útero, es muy importante y necesario para que el nuevo integrante de la familia se adapte al mundo. Pero no solo se ha de mencionar el rol de la madre, ya que evidentemente el del padre también es fundamental. A pesar de que muchos caballeros se sienten inseguros de cargar por primera vez a sus pequeños, sus abrazos también resultan primordiales para el bebé, tanto como los de una madre, ya que los arrullos, las caricias y el amor nunca quedan de más.

 

¿Pero dónde queda la facilidad?

Tanto las hamacas, las tronas y las sillas de paseo son algunos de los artículos que resultan ser de utilidad, a fin de lograr realizar un sinfín de tareas relacionadas con los bebés. Por ende, no hay que dejar de reconocer sus grandes beneficios, pero todo tiene un límite, por lo que no deben llegar a interferir entre el contacto de los padres y el infante.

Lo más adecuado es no acceder a los productos de uso infantil para buscar complicaciones en lugar de facilidades. El tener a los bebés en brazos es una fase del desarrollo que se podría mantener lo más auténticamente posible, incluso con la ayuda de una mochila, pues no se dejaría de promover el desarrollo intelectual y la salud física del infante, a la vez que mantienes al bebé junto a tu pecho y los brazos libres.

El que los padres le ofrezcan los brazos al infante, no resulta en modo alguno un capricho o una costumbre, es una experiencia para mirarle con ojos de amor y una oportunidad para fortalecer sus lazos emocionales. Por ende, si es tu decisión, no dudes en tomarlo en brazos. 

Sin embargo, si los trayectos cuando sales de casa serán muy largos, por ejemplo, entonces lo mejor será tener a mano una silla de paseo, pues este complemento puede ayudarte, en definitiva, para descansar un poco. En este sentido, el disponer de la mejor silla de paseo Maclaren, o de cualquier otra marca de calidad, podría ser una buena opción para que el pequeño aprecie su entorno desde una cómoda posición.

 

Suscribir
Notificar de
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
DMCA.com Protection Status