Seleccionar el cepillo correcto es la primer clave del peinado que deseas

Última actualización: 23.11.20

Este sitio web está sostenido por los lectores. Cuando compras a través de los links de nuestra página, podemos ganar una pequeña comisión de afiliación. Revisa más información sobre nosotros.

 

Para lucir una melena atractiva es necesario proporcionarle a cada hebra una serie de cuidados según su naturaleza lisa, rizada, ondulada o crespa. De igual manera, es necesario disponer de los cepillos adecuados y, más importante aún, saber usarlos correctamente, para aprovechar al máximo todos los beneficios dados por sus cerdas.

 

El cuidado de nuestro cabello comienza por proporcionarle los nutrientes necesarios para que cada hebra crezca fuerte y saludable. En este sentido, podemos hablar de la necesidad de una alimentación balanceada y el consumo de vitaminas.

De igual manera, es necesario tratar nuestra melena con una serie de productos especiales como champú, acondicionador, sérum, aceites capilares de coco, almendras, ricino, entre otros. Asimismo, mascarillas hidratantes y antifrizz. Todos ellos, formulados para satisfacer las necesidades de tu cabello. Claro está, según el tipo de pelo liso, ondulado, rizado y crespo con tendencia grasa, seca, mixta o normal.

Sumado a todos estos cuidados, que generalmente forman parte de la rutina diaria de miles de personas, también está el correcto método de peinado. En este sentido, no sólo se trata de desenredar el pelo, sino de cepillarlo con las herramientas indicadas para estimular el folículo capilar y la producción de sebo beneficioso para la protección del cabello, aportándole sedosidad y brillo a cada hebra. Para ello, es necesario hacer uso de cepillos que preferiblemente tengan cerdas naturales. Asimismo, si lo deseas, puedes optar por un cepillo rotativo o de iones, que neutralizan la polaridad del cabello y eliminan el frizz, al mismo tiempo que logran suavizar la onda y moldear tu melena.

 

Importancia de desenredar y cepillar tu melena

Si bien las personas suelen preocuparse por seguir una rutina de cuidado para su cabello, también es cierto que dicha práctica únicamente incorpora la aplicación de productos que prometen reparar, hidratar y proteger cada hebra. Sin embargo, muchos desconocen la importancia de complementar el uso de dichos productos con un correcto cepillado diario.

Sin importar el grosor o forma de las hebras de nuestro cabello, es importante que tomes en consideración que todo tipo de pelo es completamente vulnerable al quiebre producido por un mal cepillado o peor aún, por la ausencia de este paso en tu rutina diaria.

Al peinar nuestra cabellera y desenredarla, evitamos que el pelo se anude entre sí y, por ende, termine rompiéndose. Por ello, es fundamental cepillar la melena, ya que esto nos permite proporcionarle un ligero pero efectivo masaje al cuero cabelludo, para estimular el folículo. 

Por su parte, el pelo mejora notoriamente el nivel de suavidad y brillo gracias a la tecnología ofrecida por la herramienta empleada en dicha tarea, por lo que podemos concluir que, no sólo se necesita una rutina de peinado, sino también un cepillo adecuado.

Paso a paso para peinar tu cabello correctamente

Como ya hemos dicho en repetidas oportunidades, para peinar tu cabello correctamente y lucir una melena digna de atraer miradas, tienes que seguir una serie de pasos, que complementen tu rutina diaria.

 

Selecciona el cepillo adecuado

No importa si tienes en casa un producto recomendado como el mejor cepillo rotativo, de iones o fibras naturales; si este no se adapta a las necesidades propias de tu tipo de cabello, entonces su tecnología no surtirá el mismo efecto beneficioso en la melena. En este sentido, tendrás que investigar un poco y adquirir la herramienta de peinado que más te convenga.

Por ejemplo, los cepillos de cerdas naturales de jabalí o cerdo suelen ser los más indicados para los cabellos encrespados, ya que potencian la segregación de sebo, suavizan las hebras y contrarrestan el efecto del frizz. 

Por su parte, los cepillos de formato redondo son usados en melenas un poco rizadas para moldear el pelo, a fin de no deteriorar la ligera onda natural presente en cada hebra, mientras que las melenas de rizos pronunciados tienen que ser tratadas con peines de púas. Así, desenredarás el pelo sin dañar su forma. Finalmente, tenemos los cepillos con cabezal plano, diseñados para que el cabello gane brillo, se reduzca la suciedad y el volumen se incremente.

Lavado

Usualmente, solemos ir a la ducha sin desenredar el cabello, por lo que no sería extraño que el pelo se anude entre sí. En todo caso, no les prestamos atención, pues se espera que los productos que usaremos desharán dichos enredos.

Esta teoría no es del todo cierta, ya que, cuando el pelo se humedece, gana peso y fragilidad, es decir, que al manipularlo para aplicar el champú, acondicionador y mascarilla capilar, la probabilidad de que las hebras se quiebren es alta. Por ello, lo recomendado es coger un peine acorde a nuestra cabellera y desenredarla en seco, justo antes de entrar a la ducha.

 

Peinado y secado

Al salir de la ducha debes evitar frotar el cabello con el paño para eliminar la humedad. En su lugar, bríndale a tu melena y cuero cabelludo movimientos suaves con ayuda de dicho paño. Después, tendrás que proceder a desenredar nuevamente todo tu cabello con un peine cuyas cerdas sean tipo púa. Así, evitarás fracturar las hebras, ya que, mientras estén húmedas, son bastante vulnerables al deterioro. De hecho, es necesario que esperes hasta que el pelo se seque de forma natural para cepillarlo y moldearlo.

En este sentido, necesitarás un cepillo pequeño para dar volumen y uno grande si tu melena es larga. Claro está, respetando los criterios antes mencionados acerca de los tipos de cepillos, según el cabello.

 

Limpieza del cepillo

Para finalizar el proceso de peinado diario, es importante dedicar unos minutos a la limpieza de nuestros cepillos, ya que en ellos se acumulan una serie de bacterias. Asimismo, los residuos procedentes de los productos capilares aplicados en nuestra melena y el sebo producido por los folículos. 

En este sentido, lo apropiado es lavarlos periódicamente con agua y champú, pero antes, recuerda remover todo el pelo que ha quedado atascado en las cerdas. Esto último, lo puedes hacer a diario.

Como se ha podido apreciar, desenredar y cepillar nuestra melena diariamente es una tarea que, aunque es sencilla, requiere del cumplimiento de ciertos pasos específicos que, a largo plazo, permitan mejorar su apariencia significativamente.

 

Suscribir
Notificar de
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
DMCA.com Protection Status