¿En qué orden aplicar el sérum, crema, contorno y protector solar?

Última actualización: 28.09.20

 

La piel del rostro está continuamente sometida a daños externos, de ahí que haya que cuidarla como corresponde. En la actualidad, hay un buen número de soluciones en forma de sérums, cremas, tónicos, protectores solares, contornos y un largo etcétera, pero ¿sabes en qué orden aplicarlos? 

 

Está muy bien que, por fin, estés interesada en darle el cuidado a tu piel facial para retrasar la acción del paso del tiempo y, sobre todo, para protegerla de los agentes externos. El estrés, la contaminación de las ciudades, la radiación solar o la falta de hidratación son enemigos implacables de nuestro cutis, de ahí que sea necesario tomar medidas. La solución, entonces, aterriza en forma de productos de belleza específicos para el rostro.

Conforme vayas familiarizándote con el cuidado facial, te darás cuenta de la gran variedad de tratamientos que existen. Cada uno de ellos tiene un cometido y ha sido expresamente formulado para alcanzar su objetivo. Eso sí, para que surta efecto, debes conocer bien no solo cómo aplicarlo sino cuándo. En este punto, es lógico que te encuentres en un mar de dudas. ¿Se aplica primero el sérum, la crema hidratante, el contorno de ojos o bien el protector solar? A continuación, te explicamos el paso a paso.

Lo primero: conocer para qué sirve cada producto facial

Lo primero es lo primero y, en este caso, es conveniente que sepas cuál es la función de cuatro de los productos faciales estrella. Nos estamos refiriendo al sérum, crema hidratante, protector solar y contorno de ojos.

  • El sérum y su función. La principal peculiaridad de los sérums es su capacidad para penetrar en las capas más profundas de la piel. Por este motivo, es un tratamiento que repara y nutre la piel desde dentro. De textura algo más fluida y grasa que una crema hidratante convencional, está indicado para aquellas pieles que comienzan a notar los primeros signos de la edad.
  • La crema hidratante y su función. Las cremas hidratantes apenas necesitan presentación. Estas lociones, como su nombre indica, tienen el cometido de hidratar la piel facial, preservando la humedad natural del rostro. De igual modo, crean una película protectora sobre la cara para aislarla de los agentes dañinos externos.
  • El protector solar y su función. Los rayos de sol son uno de los principales enemigos de nuestra piel. Y, por supuesto, de la del rostro, mucho más. Una elevada exposición puede suponer envejecimiento prematuro de la piel, arrugas o manchas. Por eso, es tan importante aplicar protector solar a diario en la cara, sea cual sea la estación del año.
  • El contorno de ojos y su función. Por último, nos toca referirnos a uno de los grandes desconocidos. El contorno de ojos es un producto orientado a una zona muy concreta del rostro. Su misión es casi un milagro: minimizar las ojeras, bolsas en los ojos y arrugas de expresión. Para una rutina facial más completa, es importantísimo que este artículo no falte.

El cuidado facial paso a paso

Y llegamos al quid de la cuestión. Ahora que tienes frente a ti estos cuatro productos imprescindibles de toda rutina facial, surge la gran pregunta: ¿cuál es el orden de aplicación? Sigue estos pasos para darle a tu cutis el cuidado que requiere:

  1. Limpieza del cutis. Antes de aplicar cualquiera de los productos faciales mencionados, en primer lugar es indispensable proceder a la limpieza del rostro. Este debe estar óptimo para que los tratamientos aplicados posteriormente cumplan su función. Serás tú quien decida qué limpiador prefieres: agua micelar, limpiador en gel, en espuma, etc.
  2. Aplicación del contorno de ojos. Curiosamente, ese gran desconocido que es el contorno de ojos es el primero en actuar. Con tu cara bien limpia, es el momento de tomar un poco de producto y comenzar a extender con suavidad de dentro hacia fuera con el objetivo de favorecer la elasticidad de la piel. Aplica con ligeros toques.
  3. El turno del sérum. Después, es el momento de aplicar sobre el rostro un tratamiento intensivo, es decir, un sérum. Este puede presentarse en diferentes formatos, desde soluciones más acuosas a otras más densas. Extiende bien hasta su completa absorción. Por lo general, es una loción que se aplica en exclusiva por la noche, aunque dependerá del tipo de piel (más madura o más joven) y de las indicaciones del fabricante.
  4. Hidratación de la piel con la crema diaria. El siguiente paso es echar mano de la crema hidratante. Se trata, sin ninguna duda, del producto que no puede faltar en ninguna rutina de belleza facial. Es más, es el único para muchas personas. La aplicación se realiza con toques leves y, por supuesto, sin tomar más crema de la cuenta, ya que los poros podrían obstruirse. Si, tras untarla sobre tu cara, la notas grasa es porque has usado más de lo necesario.
  5. Protección frente a la radiación solar. En último lugar, llegamos al turno del protector solar. Si el contorno de ojos es el gran desconocido, esta loción es la gran olvidada. No en vano, la mayoría de personas cree que solo es necesaria en los meses de verano y únicamente si vamos a exponernos directamente al sol. La realidad es que el protector solar debe utilizarse a diario y en última posición, justo antes de aplicar el maquillaje. Lo mejor es, en todo caso, optar por una crema hidratante que incluya en su fórmula protección frente a la radiación solar. Se recomienda, asimismo, renovar la aplicación de la crema solar cada dos horas de ser necesario.

Con esta guía, ya no tendrás ninguna duda de cómo aplicar cada uno de los productos que componen la rutina de belleza. Apostar por la mejor crema facial del momento es, sin duda, un paso más para conseguir que tu cutis luzca siempre perfecto y, lo que es más importante, a salvo de agentes dañinos.

 

Suscribir
Notificar de
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
DMCA.com Protection Status