5 ideas para elaborar un exfoliante facial sin salir de casa

Última actualización: 02.06.20

 

La exfoliación es uno de los pasos indispensables en el cuidado del rostro. De nada sirve seguir a rajatabla las indicaciones en la aplicación de cremas hidratantes y demás lociones si la piel no está lista para recibir estos ungüentos. 

 

La exfoliación facial es imprescindible para eliminar las células muertas del rostro y estimular la regeneración celular. Como el resto de pasos de una óptima rutina de belleza, es esencial que no lo descuides. De lo contrario, de nada servirá que apliques religiosamente tu crema de día y de noche o tu tónico, ya que estarás extendiendo estas lociones sobre una piel llena de impurezas.

Los beneficios de exfoliarse el cutis periódicamente son numerosos. En primer lugar y como decíamos, es una fórmula para deshacerse de todas aquellas células muertas que están impidiendo que nuestro rostro luzca luminoso y saludable. La exfoliación, asimismo, se encarga de brindar suavidad a nuestro cutis, pero aún hay más porque también sirve para reducir la producción de sebo y, por ende, la aparición de antiestéticos brillos.

Recuerda, asimismo, que las cremas hidratantes y otros tratamientos más específicos, como los antiedad, actúan mucho mejor en un rostro que ha sido previamente exfoliado.

¿Cómo saber con qué frecuencia hay que exfoliarse? La respuesta dependerá de tu tipo de piel. Si es seca, es suficiente con hacerlo una vez a la semana, mientras que si es grasa, quizás debas ampliar a dos veces con el objetivo de evitar que se produzca más sebo de la cuenta. Por último, las pieles sensibles no deberían someterse a una sesión de exfoliación más de una vez cada dos semanas.

Con todos estos tips, ya solo queda pasar a hablar de algunos de los exfoliantes caseros más eficaces que puedes elaborar en tu propia casa.

 

1. Exfoliante facial de miel

La miel es un hidratante extraordinario, de ahí que, a menudo, la encontremos entre los ingredientes de las cremas para la cara. Pero no solo eso, pues otra de sus bondades es que contribuye a la regeneración de la piel y es antioxidante. Para preparar, entonces, un exfoliante facial de miel, vas a necesitar una cucharada de miel, un poco de zumo de limón y dos almendras molidas.

Mezcla estos tres ingredientes y, una vez que estén integrados, frota con suavidad por todo tu rostro. Para aumentar su eficacia, se recomienda dejar actuar alrededor de 15 minutos. En último término, aclara tu cutis con agua fría.

2. Exfoliante facial de azúcar y aceite de oliva

La principal ventaja de este exfoliante facial es que se realiza con ingredientes que casi con toda seguridad tienes por casa. Esto significa que no necesitas echar mano de componentes muy enrevesados para lucir un rostro más bello y reluciente, tal y como si te hubieras aplicado la mejor crema con retinol del momento.

Como mencionábamos, para la elaboración de este exfoliante solo necesitas una cucharada de aceite de oliva y dos de azúcar. Si lo prefieres, puedes sustituir el primero por aceite de coco: tú eliges. Todo lo que tienes que hacer es mezclar estos dos elementos hasta que se forme una pasta. Aplícalo sobre el cutis mediante un masaje circular, incidiendo en aquellas áreas con mayor tendencia a la acumulación de sebo, como es el caso de la barbilla o la nariz. Enjuaga con abundante agua.

 

3. Exfoliante facial de café

Otro exfoliante facial muy interesante y, además, altamente aromático es el de café. Este brinda múltiples beneficios a la piel, como, por ejemplo, tersura y firmeza. Para preparar este exfoliante casero, consigue media taza de café molido, un poco de azúcar y dos cucharadas de aceite de oliva.

Mezcla el café y el azúcar primero y después añade el aceite de oliva hasta que se forme una pasta. Es el momento de aplicar sobre el rostro y extenderlo con movimientos circulares. Eso sí, asegúrate de que tu cutis se encuentra algo húmedo para un mejor resultado. Deja actuar alrededor de 15 minutos y aclara.

4. Exfoliante facial de avena y leche

Si te gusta desayunar sano, seguro que tienes en alguno de los estantes de la cocina un poco de avena. Este alimento es perfecto para despedirte por fin de la suciedad acumulada en tu rostro. Lo mejor de todo es que también se dedica a reducir la grasa. El mismo tazón de avena con leche que tomarías para empezar el día con energía es ideal para exfoliar tu rostro. Genial, ¿no te parece?

Para elaborar este exfoliante casero, mezcla tres cucharadas de avena en copos con menos de la mitad de una taza de leche. Tendrás que esperar a que los copos absorban el líquido y, entonces, ya sí, puedes aplicarte la mezcla sobre el rostro. Extiéndela con cuidado y deja que actúe unos 15 minutos. Se trata de una propuesta de exfoliante óptima para pieles secas.

 

5. Exfoliante facial de azúcar y limón

Como ves, el azúcar se puede convertir en tu mejor aliado para el cuidado de tu cutis. En este caso, te proponemos un exfoliante facial a partir de azúcar y limón, dos ingredientes que, combinados, proporcionarán a tu piel la limpieza a fondo que necesita. En un tazón, echa dos cucharadas de azúcar y el jugo de medio limón. Mezcla bien y aplica sobre la cara húmeda con movimientos circulares. Deja actuar en torno a 10 minutos y aclara con abundante agua.

Ya has visto lo fácil que es elaborar un exfoliante con ingredientes que tienes por casa. Ya no tienes excusa para limpiar tu rostro en profundidad y prepararlo para el posterior tratamiento. No olvides que un exfoliante es tan importante para el cutis como la crema hidratante, el contorno o el tónico. Para presumir de tez suave y saludable, ¡no debes saltarte ningún paso! Di adiós a las células muertas e impurezas y da la bienvenida a una piel llena de vida.

 

Suscribir
Notificar de
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
DMCA.com Protection Status