Aprende a refrigerar correctamente tus alimentos frescos

Aprende a refrigerar correctamente tus alimentos frescos

Última actualización: 08.12.19

 

Actualmente, son muchas las cosas que podemos hacer para refrigerar mejor nuestros alimentos y hacer que duren más tiempo. Basta saber la forma más eficiente para guardar cada producto y poner en marcha estos conocimientos para disfrutar de alimentos más sabrosos por más tiempo.

 

Aunque el frigorífico traiga manual de instrucciones, lo cierto es que no tenemos la costumbre de leerlo. Pero si lo hiciéramos, solo sabríamos cómo funciona el producto, pero no la forma en que debemos almacenar los alimentos en su interior. Algo triste, puesto que si hoy día buscamos el mejor frigorífico del mercado seguramente encontremos modelos con zonas específicas y numerosas mejoras, con las que cuidar mejor de nuestros alimentos. El problema es que al no usar correctamente estas zonas, generalmente por desconocimiento, de poco sirve toda esa tecnología.

Por suerte, siempre estamos a tiempo de cambiar y aprender a refrigerar mejor nuestros alimentos. Algo para lo que te damos unos cuantos trucos muy interesantes, para que tus alimentos duren por más tiempo y con un mejor aspecto y sabor. De todos modos, el primer consejo que podemos darte es que conozcas bien tu frigorífico y sepas la temperatura que puede alcanzar en cada zona del mismo. Algo que te vendrá bien a la hora de saber dónde colocar los diferentes alimentos, cuya refrigeración analizamos a continuación.

 

Carnes, pescados, mariscos y fiambres

Estos alimentos tienen un procesamiento considerable, siendo además proclives a la contaminación cruzada. Por eso es clave que todos estos alimentos se sitúen dentro de la bandeja destinada a tal fin, que hoy día incluyen la mayor parte de los frigoríficos modernos. 

De todos modos, si hemos comprado estos alimentos en bandejas u otros envases, conviene mantener los mismos en su interior, dado que este envasado reduce la contaminación y mantiene el sabor. Como alternativa, si necesitamos más tiempo para consumir estos alimentos, es muy recomendable recurrir al envasado al vacío. Por cierto, estos alimentos no suelen soportar mucho más de 10 días de nevera, aunque son menos en el caso de los productos más frescos.

 

 

Quesos y lácteos

En el caso de los quesos, es imprescindible que los mismos se conserven bien envueltos, para  impedir la pérdida de humedad durante el proceso. De hecho, a menos que haga mucho calor en el exterior o en el caso de quesos muy frescos, estos no deberían pasar por la nevera. 

Respecto de los lácteos, los yogures no son un problema, a menos que se pongan en zonas muy frías. Respecto de la leche, la puerta es el lugar perfecto, tanto por su diseño como por la temperatura que alcanza en esta zona.

 

Frutas y verduras

Otro de los grandes grupos de alimentos que pueden suponer un problema a la hora de cuidar de conservarlos en frío. En general, hay muchos que no deberían pasar nunca por la nevera. Lo mismo pasa con los tomates, los cítricos o los plátanos, así como las frutas de hueso de temporada. Solo será preciso el refrigerado de estas últimas en caso de que la temperatura ambiente sea muy alta, protegiendo siempre estos alimentos de las temperaturas muy frías y de la humedad excesiva. 

Justo lo contrario que debemos hacer con frutas altamente sensibles como las fresas, las moras y similares. Estas deben conservarse en zonas muy frías y en sus envases originales, que son los responsables de que la humedad circule sin acumularse en exceso. Así que sacar estas frutas de su envase de venta no es una buena idea.

 

Hortalizas

Las hortalizas son otro de los grandes grupos de alimento que plantean dudas a la hora de pasar por nuestro frigorífico. Y de nuevo encontramos productos como la patata, la cebolla o el ajo, que no requieren de frío sino simplemente de una zona oscura y fresca. En el caso de las alcachofas, apios o berenjenas, podemos usar el frigorífico, aunque manteniendo siempre un planteamiento con el que darles a esas verduras la humedad que necesitan. 

Por cierto, tanto frutas como verduras y hortalizas pueden congelarse, salvo algunas excepciones como ciertas verduras de hoja, tales como la lechuga, o “frutas” como el tomate. El resto puede congelarse y no dan malos resultados una vez que se descongelan.

 

 

Algunos trucos más

Hemos hablado ya de la forma de refrigerar estos alimentos, así como de aquellos que no deberían pasar por la nevera o la forma en que se guardan los que sí deban pasar. Pero aparte de todo lo comentado, hay algunos trucos más que podemos poner en marcha durante el proceso.

Uno de estos trucos tiene que ver con los envases. Es altamente recomendable mantener los envases en los que compramos los alimentos, tales como las bandejas para carne, las bolsas del pescado o el recipiente de ciertas frutas y verduras. Estos recipientes son idóneos para una adecuada conservación de los alimentos, al tener la forma necesaria para aislar el alimento o bien para darle el grado de humedad necesario, dependiendo de lo que estemos hablando.

Otro truco interesante que ya hemos comentado: el envasado al vacío. Un alimento envasado al vacío incrementa su durabilidad y mantiene mejor sus propiedades a lo largo del tiempo, de modo que puede añadir varios días a su caducidad básica. Para proceder a estos envasados, no tenemos más que disponer de una envasadora al vacío, que es bastante fácil de usar. Así que no tendremos demasiados problemas para mantener esos alimentos bien conservados por más tiempo. Además, si quieres congelarlos, los alimentos así envasados te ocuparán menos espacio en el congelador y tienen un mejor estado y aspecto.

Como alternativa al uso de bolsas de vacío, las fiambreras y los recipientes similares son otra gran ayuda para conservar los alimentos en la nevera. Basta con que las mismas tengan sus tapas y cierre hermético, en caso de aquellos alimentos que así lo requieran, facilitando además una mejor organización de la comida en la nevera. Además, algunas cuentan con indicadores, con las que fechar estas fiambreras, o bien colocarles etiquetas con la fecha en que el alimento ha sido depositado. Algo que nos ayuda a mantener un mejor control del producto.

 

Leave a Reply

avatar
  Suscribir  
Notificar de
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (2 votos, media: 5.00 de 5)
Loading...
DMCA.com Protection Status