Conoce los alimentos que nunca deberías guardar en la nevera

Conoce los alimentos que nunca deberías guardar en la nevera

Última actualización: 13.12.19

 

Aunque tengamos la manía de guardar todos nuestros alimentos en la nevera, incluso en verano, esto no siempre es lo correcto. Algo que afecta a la calidad de estos alimentos y limita el espacio en nuestro frigorífico.

 

Reconozcámoslo. No sabemos usar correctamente nuestro frigorífico. Y no solo porque tendemos a acumular los alimentos en su interior unos encima de otros y sin ningún orden concreto, sino también porque tenemos la mala costumbre de meter alimentos en su interior que no necesitan de refrigeración para conservarse. Algo que no puede resolver ni el mejor frigorífico que podamos encontrar, dado que por mucho que estos cuenten con funciones avanzadas para refrigerar cada forma de modo independiente, impedir la presencia de humedad o eliminar los olores, estos productos no hacen milagros.

Por suerte, es fácil saber cómo refrigerar los alimentos, o al menos conocer cuáles son los que no deberíamos meter nunca en el frigorífico, por mucho calor que haga. Justo esto es lo que vamos a contarte a continuación, con nuestra lista de los alimentos que nunca deben meterse en el frigorífico.

 

Tomates

Los tomates tienen una estructura muy sensible al frío, que el proceso de refrigeración acaba por deteriorar, convirtiendo un tomate prieto y sabroso en una masa informe y que se rompe con mirarla. Algo que puede dar igual en caso de querer hacer gazpacho pero que no es adecuado para hacer ensaladas y otros platos. Como remedio, basta con buscar un sitio fresco y seco para su almacenamiento en el exterior de la nevera.

 

 

Patatas

El caso de las patatas es algo parecido al de los tomates, aunque con un problema adicional. El frío de la nevera se encarga de intensificar la presencia de azúcar en la patata, alterando su sabor y sus propiedades nutricionales, al tiempo que modifica su estructura interna. Como alternativa, pensemos en lo que se hace en el campo, donde basta con proteger las patatas del sol para evitar su deterioro prematuro. Si además es en una zona seca evitaremos la aparición de brotes, los llamados ”grillos” que crecen en las patatas con el paso del tiempo.

 

Melones y sandías

Tanto el melón como la sandía son dos de las principales frutas del verano, tanto por su sabor como por la cantidad de agua que aportan. Precisamente por eso no deben refrigerarse en tanto que no los hayamos abiertos. La causa es obvia: la cáscara exterior tiene la capacidad necesaria para proteger la fruta hasta que la abramos, así que no es necesario tirar de refrigeración hasta que empecemos a consumirla. Cuando las hayamos abierto, basta con usar film plástico para proteger la fruta del frío, procurando consumir el resto en pocos días después de la apertura del producto.

 

Aguacates y otros frutos de temporada

Tal como pasa con el melón o la sandía, en el caso del aguacate, los melocotones y otros frutos propios de temporada lo cierto es que el frío de la nevera no es algo necesario. Solo en caso de que hayamos comprado muchos aguacates, lo que tampoco es recomendable viendo su precio, la nevera altera su ciclo de maduración y sus propiedades, por lo que puede ser útil si estos están algo verdes y queremos madurarlos poco a poco. El problema es que este proceso también afecta al resto de frutas que hemos mencionando, alterando su sabor y propiedades. Así que basta con mantener estas frutas en un lugar fresco y carente de humedad para que las mismas se mantengan en buen estado.

 

Queso, jamón y embutidos

Cuando hablamos de quesos curados, jamón y otros embutidos curados, como el lomo o el chorizo, la nevera no es imprescindible. Estos alimentos ya han sido tratados de forma natural para evitar que se deterioren con el paso del tiempo, de modo que la refrigeración puede acabar por ser un problema en vez de una ventaja. Si es cierto que tendremos que evitar los problemas relacionados con la temperatura, buscando siempre espacios secos y protegidos de la humedad para mantener estos alimentos, pero la verdad es que el frigorífico no es este lugar.

 

 

Huevos

Los huevos, al igual que la sandía, el melón y otros muchos alimentos, tienen ya una capa exterior protectora, con la que podemos mantener el producto en buen estado sin necesidad de frigorífico. De hecho, en las tiendas ni siquiera están en frio, lo que demuestra que no es un alimento que debamos refrigerar. De nuevo, basta con evitarles el sol directo, así como el colocarlos cerca de productos con olores fuertes, pues estos pueden penetrar en el interior de la pieza.

 

Pan y cereales

Uno de los consejos que nos dan para cuidar mejor del pan y los cereales es mantenerlos en un lugar fresco y seco. Un lugar que no es nuestro frigorífico, desde luego. En el caso del pan, si es pan fresco nos basta con usar una panera, donde se mantiene la humedad y el entorno necesario para una buena conservación. El pan de molde se conserva bien si mantenemos la tapa hasta el final y cerramos la bolsa correctamente, sin exponerlo al sol. Algo parecido a lo que ocurre con los cereales, para lo que podemos recurrir a un bote hermético o bien dejarlos en su bolsa, dentro del paquete cerrado.

 

Café

Lo mismo que hemos comentado para el pan y los cereales es aplicable al café molido. Este café debe conservarse en un lugar fresco y seco, de modo que la humedad que tiene el frigorífico no es lo mejor. Con un simple bote hermético colocado en un sitio alejado del sol es más que suficiente para evitar problemas y disfrutar de un buen café.

 

Bebidas alcohólicas

El último elemento de nuestra lista son las bebidas alcohólicas, en las que hay una considerable variedad de opciones. En concreto, hay productos en las que no hay discusión como la cerveza, la sangría y similares. En otras bebidas tampoco, como en prácticamente todos los alcoholes fuertes tales como whisky, ron o vodka, que siempre deberían estar fuera de la nevera. La duda surge principalmente con los vinos de cierto nivel, que deben refrigerarse pero no a la temperatura de un frigorífico, sobre los 5 o 6 grados, así que en tal caso es mejor dejarlos fuera.

 

Leave a Reply

avatar
  Suscribir  
Notificar de
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (2 votos, media: 5.00 de 5)
Loading...
DMCA.com Protection Status