Electrolux y NatureWorks crean el primer frigorífico de bioplástico

Electrolux y NatureWorks crean el primer frigorífico de bioplástico

Última actualización: 05.12.19

 

La corporación multinacional de electrodomésticos Electrolux y el principal productor de biopolímeros NatureWorks se han aliado para desarrollar el primer frigorífico de bioplástico, un material hecho con fuentes renovables que emite un 80 % menos de dióxido de carbono que el plástico elaborado de petróleo, contribuyendo de esta forma a disminuir el impacto ambiental.

El sueño de muchos ecologistas, que consiste en un mundo más amigable con el medio ambiente, puede estar un poco más cerca de la realidad, gracias al paso que ha dado Electrolux hacia la innovación de electrodomésticos más sostenibles. En este caso, se trata de utilizar bioplástico para crear un frigorífico ecológico.

Las principales características del bioplástico son, por un lado, que resulta mucho menos contaminante y, por otra parte, es más fácil de degradar. Para tener una idea del impacto positivo que esto tendría en el mundo, vale la pena recordar que una bolsa de plástico tarda alrededor de 400 años en desintegrarse, mientras que el bioplástico puede descomponerse en cuestión de horas y al finalizar el proceso funciona como abono para la tierra.

 

¿Cómo se fabrica el bioplástico?

La compañía internacional NatureWorks lleva trabajando desde 1989 en el aprovechamiento del CO2 para crear productos sostenibles. La empresa ha creado la tecnología necesaria para imitar el funcionamiento de las plantas, que utilizan este gas del efecto invernadero para su desarrollo, de esta manera, el dióxido de carbono se convierte en materia prima.

En líneas generales, el proceso consiste en usar plantas como la yuca, la caña y el maíz, para capturar el dióxido de carbono y convertirlo en moléculas de azúcar de cadena larga. Estos productos de origen vegetal son molidos para extraer la glucosa, después, con la adición de unas enzimas se logra la hidrólisis, que transforma la glucosa en dextrosa. Posteriormente, unos microorganismos se encargan de fermentar esta dextrosa creando ácido láctico.

NatureWorks está utilizando una tecnología innovadora que convierte el ácido láctico en anillos de L-lactida, para abrirlos y unirlos entre sí, creando una larga cadena de polilactida, es decir, plástico de origen vegetal. Este material ha sido llamado Ingeo y la empresa lo vende en forma de gránulos que sirven de materia prima para fabricar cápsulas de café, toallitas húmedas y más recientemente, electrodomésticos.

 

 

Los avances de la marca Electrolux en el tema ecológico

Electrolux es una de las empresas líderes en electrodomésticos a nivel mundial, de hecho, muchos usuarios consideran que es la mejor marca de frigoríficos, ya que es una de las pocas interesadas en la sustentabilidad, al punto de llevar a cabo proyectos para la creación de aparatos eléctricos domésticos que sean más respetuosos con el ecosistema. Tal es el caso de Carborec, un polipropileno reciclado que ha sido creado por la marca para reutilizar el material y al mismo tiempo alargar la vida de este plástico proveniente de fuentes de energía no renovable.

Según los datos de la compañía, cada año están siendo utilizadas más toneladas de este plástico reciclado. Solo en 2016, fueron usadas 7.400 toneladas de este material en la producción de diferentes líneas de productos Electrolux. En la actualidad, la compañía sigue invirtiendo para que en el año 2020 el volumen de Carborec utilizado anualmente sea de unas 20.000 toneladas.

En cuanto al bioplástico, la empresa ha estado experimentando el uso de este material tanto en sus productos como en el embalaje, pero es la primera vez que realiza con éxito un prototipo de electrodoméstico donde las piezas visibles de plástico están elaboradas con materia prima de fuentes vegetales. Según las fotografías publicadas por la marca, podemos decir que el frigorífico luce muy similar al que tenemos en casa, por lo tanto, el bioplástico no afecta la estética del producto. Sin embargo, debemos esperar un poco para verlo en las tiendas, ya que todavía está en período de desarrollo y no ha sido anunciada la fecha oficial de su lanzamiento.

 

El bioplástico y sus limitaciones

Los bioplásticos sostenibles son un hecho, ya que cada vez los costes de producción son más parecidos a los del plástico tradicional, por lo que muchas empresas a nivel mundial han cambiado su materia prima. En este sentido, tanto en Europa como en América y otras partes del mundo, ya es común encontrar productos de uso diario, tales como cubiertos, platos, vasos, pajitas, empaques alimentarios, bolsas, botellas, entre otros, que son biodegradables y están hechos de materia prima de origen vegetal.

Sin embargo, no se trata de una solución definitiva al problema de la contaminación. Es importante señalar que algunas organizaciones ambientalistas como Greenpeace han advertido que la sustitución de un plástico por otro no detiene necesariamente la contaminación si el consumo sigue siendo excesivo, además, han explicado que en el medio marino la degradación de los bioplásticos no es tan sencilla como parece a simple vista, lo que significa que los desechos que terminan en los océanos, aunque se trate de bioplásticos, continúan generando un impacto negativo a los seres vivos y recursos naturales presentes en el ecosistema.

Por otro lado, teniendo en cuenta que los bioplásticos son creados a partir de plantas, esto significa una desventaja para aquellos países en los que escasean tanto la tierra fértil como el agua. Asimismo, la producción de plástico en algún momento podría competir con la producción de alimento, lo que sería una problemática puesto que las tierras aptas para la siembra son limitadas.

 

 

El aporte científico en la creación de bioplásticos

La ciencia sigue haciendo aportes en la búsqueda de soluciones para disminuir el impacto ambiental del plástico en el mundo. Un ejemplo de esto es la investigación llevada a cabo en Tel Aviv por los investigadores Alexander Golberg y Michael Gozin, quienes recientemente presentaron los resultados de su proyecto en la revista Bioresource Technology, donde han logrado sintetizar biopolímeros sin utilizar tierra ni agua dulce, ya que han descubierto unos microorganismos que se alimentan de ciertas algas multicelulares marinas para crear un polímero llamado polihidroxialcanoato, que puede ser usado para crear bioplástico.

A partir de este hallazgo, los científicos abren las posibilidades de creación de plástico biodegradable cada vez más sostenible y con menos daño al medio ambiente. En la actualidad, continúan investigando en torno a las mejores opciones de microorganismos y algas que permitirían la producción de bioplásticos con propiedades diferentes para distintos fines industriales y domésticos.

 

Leave a Reply

avatar
  Suscribir  
Notificar de
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (2 votos, media: 5.00 de 5)
Loading...
DMCA.com Protection Status