fbpx

¿Sabías que la falta de refrigeración en los alimentos podría causar toxiinfecciones en tu organismo?

Última actualización: 24.08.19

 

El proceso de proliferación bacteriano en los alimentos se inicia dos horas después de haber sido cocidos, por lo que es importante informarse acerca del tema y prevenir de esta manera cualquier tipo de toxiinfección que ponga en riesgo nuestra salud como le ocurrió a un joven belga, tras consumir un plato con cinco días de haber sido preparado.

 

Los microorganismos están presentes en el ambiente y lógicamente en los alimentos que consumimos. Tal vez pienses que una vez que cocinamos las carnes, pescado y verduras estaremos a salvo de dichas bacterias. Esto en cierto modo es correcto, pero si no respetamos un lapso de tiempo para consumir la preparación, podríamos ocasionar grandes daños a nuestra salud.

Un ejemplo de esta situación es el curioso deceso sufrido por un joven de 20 años de origen belga, quien comió un plato de pasta casera que había preparado cinco días atrás. Esto llamó la atención de especialistas de la salud, quienes comenzaron a investigar el caso para obtener respuestas que aclararan la relación entre su muerte y el plato consumido.

La conclusión fue la presencia de un patógeno en el sistema digestivo del joven, que es conocido como Bacillus Cereus, un microorganismo que aunque suele ser inofensivo, también puede llegar a ser mortal según las condiciones en la que se encuentre.

El especialista del Centro Médico Quirúrgico de Enfermedades Digestivas, el doctor Fernando Luca de Tena, comentó que tanto el arroz como la pasta no deberían ser consumidos pasadas las 24 horas después de haber sido preparadas.

En contraposición, Daniel Jiménez, quien es veterinario y miembro de la Sociedad Española de Seguridad y Calidad Alimentaria, opina que un lapso de 24 horas es demasiado largo si tomamos en consideración que al plato se le suma algún tipo de salsa con vegetales o carne, por lo que el riesgo de la proliferación de bacterias al estar sin refrigeración es mucho más rápida.

 

Acerca del Bacillus Cereus

La Bacillus Cereus es una bacteria que crece a temperaturas extremas y que puede causar envenenamiento al ser consumida. Se trata de una bacteria con la particularidad de crear esporas, lo que significa que posee un alto nivel de resistencia al estar expuesta a condiciones hostiles, así como también es capaz de generar toxinas tanto eméticas como diarreicas. 

De igual manera, no es un agente que inicialmente causa una toxiinfección, claro está, esto varía según el sistema inmunológico de la persona, ya que su intestino podría ser colonizado y en este caso la toxina se liberaría, causando la muerte.

Es importante indicar que la Bacillus Cereus posee una cualidad termo resistente y que se encuentra presente en el suelo, por lo que afecta las plantaciones. Además, si la condición climática no la favorece, ella se adapta y logra sobrevivir creando las ya mencionadas esporas, que se adhieren a todos aquellos vegetales, hortalizas o tubérculos que nacen al ras del suelo.

 

 

La refrigeración: Un aliado contra las bacterias

¿Cuántas veces no hemos dejado algún alimento en la encimera de nuestra cocina sin tan sólo imaginar que durante ese lapso de tiempo podrían estar desarrollándose bacterias en dichas preparaciones o productos? Según estudios realizados, la proliferación de las bacterias alimentarias es más común de lo que creemos, siendo un problema peligroso para nuestra salud y a la vez muy fácil de prevenir.

Lo único que debes hacer es mantener una buena higiene en los alimentos y refrigerarlos. Si realizas una preparación y no deseas consumirla de inmediato, lo aconsejable es esperar unos minutos para que pierda calor e incorporar en una de las baldas del frigorífico. Por otra parte, si planeas consumirla unos días después, entonces es necesario que la congeles.

 

¿Cómo mantener la higiene de los alimentos?

No basta con tener el mejor frigorífico del momento para conservar nuestros alimentos, si no somos cuidadosos con respecto a la higiene de los mismos. Por esta razón, la Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición, mejor conocida como AECOSAN ha establecido una serie de recomendaciones a tener en consideración, con el propósito de evitar la proliferación de bacterias dentro del frigorífico.

 

La limpieza en todo momento

El tema de la limpieza es esencial para neutralizar los microorganismos que viven tanto en los alimentos como en los utensilios de cocina y en nuestras manos, por lo que deberás comenzar a adoptar como hábito el lavar tus manos con agua y jabón cada vez que te dispongas a realizar alguna preparación. De igual manera, es importante que enjuagues bien los cuchillos y que no cortes las frutas, vegetales, carnes y pescado en una misma tabla. Asimismo, antes de consumir un alimento con piel o almacenarlo dentro del frigorífico, necesitarás enjuagarlo con agua y de ser posible, algún tipo de lejía.

Finalmente, tenemos el aseo del interior del frigorífico. En este sentido, se recomienda llevarlo a cabo una vez a la semana o cada 15 días.

 

 

Organiza los alimentos

Al momento de organizar los alimentos en el interior del frigorífico es importante que mantengas cierto orden, es decir, deberás colocar en baldas separadas los vegetales, carnes, pescado, embutidos y alimentos que previamente han sido cocidos. Así, evitarás el intercambio bacteriano.

 

Cuida de la temperatura de los alimentos

La temperatura adquirida por los alimentos al cocinarlos es uno de los mejores aliados para eliminar las bacterias generadoras de enfermedades en nuestro organismo.

En caso de que desees calentar alguna preparación que previamente refrigeraste, lo indicado será separar la cantidad que vas a consumir. Asimismo, asegúrate de que los alimentos se calienten por completo y que no queden áreas frías en las que puedan prevalecer los microorganismos, siendo recomendable hervir los estofados y sopas a una temperatura aproximada de 70º C.

 

Refrigera y descongela correctamente los alimentos

Dos temas que no podemos tomar a la ligera son la refrigeración y descongelación de los alimentos, ya que inconscientemente podríamos estar ayudando a la proliferación de las bacterias.

Con respecto a la descongelación, tendrás que sacar del área del congelador los recipientes con los alimentos y colocarlos seguidamente en la parte baja del frigorífico para que se descongelen, o si lo deseas puedes hacer uso del microondas. Asimismo, necesitarás cocer dichos productos inmediatamente después de descongelarlos.

Con solo seguir estos sencillos consejos, puedes disminuir considerablemente los riesgos por consumir alimentos en los que las bacterias han logrado reproducirse. Esperamos te sean de utilidad para conservar tu salud y la de tus seres queridos.

 

Leave a Reply

avatar
  Suscribir  
Notificar de
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (1 votos, media: 5.00 de 5)
Loading...
DMCA.com Protection Status