Trucos para que tu frigorífico enfríe como el primer día

Trucos para que tu frigorífico enfríe como el primer día

Última actualización: 13.12.19

 

El frigorífico es uno de esos electrodomésticos que, generalmente, colocamos en su lugar y nos olvidamos de ellos, más allá de limpiar su interior y exterior, para evitar manchas y olores. Pero podemos reducir su consumo de energía y aumentar su eficiencia de forma sencilla.

 

El frigorífico es uno de los electrodomésticos que más consume de nuestro hogar. El reto de mantener nuestros alimentos a una temperatura fija durante todo el día y en distintas condiciones climatológicas. Algo que supone un gasto eléctrico continuo, que se incrementa a medida que el producto pierde su eficiencia original. No obstante, en parte podemos recuperar esa capacidad de enfriamiento original con unas sencillas labores de mantenimiento, que no nos llevará mucho tiempo ejecutar ni tampoco te supondrán un gran esfuerzo.

 

Limpiar las bobinas

El primero de nuestros consejos es limpiar las bobinas del frigorífico. Aunque por el nombre pueda parecernos algo peligroso o una parte difícil de acceder, la realidad es muy diferente. En prácticamente todos los modelos que tengamos a nuestro alcance basta con retirar el panel de plástico situado en los pies del frigorífico, justo en la zona de la puerta, para acceder a estas bobinas. Es posible que para retirar este panel tengas que abrir primero la puerta del frigorífico, pues la propia puerta sirve de elemento de sujeción para esta zona.

Es un elemento fácil de reconocer, dado que estos elementos cuentan con una forma de petacas metálicas con diferentes placas sobrepuestas, que se encargan de mantener la temperatura del producto de manera efectiva. El problema es que es muy habitual que en estas bobinas se acumulen el polvo y la suciedad, lo que calienta las mismas y las obliga a trabajar por encima de su temperatura normal. Así que el proceso de limpieza elimina este esfuerzo extra y ayuda a que tu nevera funcione mejor.

 

 

Limpiar la rejilla trasera

Lo mismo que acabamos de comentar para las bobinas ocurre con la rejilla trasera. Esa a la que se refiere el chiste de que “eres más feo que un frigorífico por detrás”. Pues bien, aunque la belleza no es la clave de este elemento, lo que sí es clave para el funcionamiento de nuestro frigorífico es el estado de esta rejilla. Su objetivo es el de disipar el calor del interior, al servir de radiador del líquido que circula por su interior. 

Pero si esa rejilla está sucia entonces ese calor se disipa de forma menos eficiente. Por eso, se hace imprescindible eliminar el polvo y la suciedad para que el frigorífico enfríe mejor. Una buena limpieza de la misma ayudará a que tu frigorífico enfríe mejor y consuma menos. Para ello puedes usar un trapo, sin apretar, un aspirador o incluso un soplador de aire, si dispones de él-

 

Ojo con el hielo

Uno de los principales problemas que tenemos en el interior de nuestra nevera es el del hielo que se forma. No hablamos del congelador, donde la presencia del hielo es normal, sino de la presencia de hielo en la zona del frigorífico. Este hielo se genera por culpa de la humedad condensada que suele haber en el interior del mismo, siendo necesario contar con un frigorífico no frost para evitar estos problemas.

Si no tienes un frigorífico de estas características entonces deberás que eliminar el hielo acumulado en el interior del frigorífico con cierta frecuencia. Para ello, se recomienda vaciar el espacio del frigorífico, desenchufar el mismo de la red eléctrica y separar el hielo de la pared del fondo. Un proceso en el que podemos recurrir al uso de agua templada, algún producto específico destinado a este proceso de limpieza o bien a una rasqueta de plástico, que evita daños en la superficie. En todo caso, evita golpear el fondo de la nevera así como usar objetos punzantes, que pueden generar daños o averías en el frigorífico.

 

Las gomas también son importantes

Uno de los problemas que suelen surgir después de comprar el mejor frigorífico del mercado para nuestro hogar tiene que ver con las gomas de cierre. Es un elemento que en prácticamente todos los modelos tiene tendencia a ensuciarse y deteriorarse, con una mayor frecuencia de la deseable.

Por eso, es un elemento al que hay que dedicarle tiempo y cuidados. Como operación de mantenimiento principal se hace necesario pasar un trapo húmedo entre los diferentes fuelles de goma de la puerta, eliminando cualquier resto de suciedad que pudiera haber en su interior. En paralelo, también debemos verificar que la goma se encuentra correctamente ajustada sobre la puerta y en su posición, de modo que no haya fugas de aire frío del interior por culpa de un mal posicionamiento de la goma o bien porque la misma está rota. En caso necesario, un cambio de goma es una operación sencilla y que no resulta demasiado cara.

 

 

Otros consejos

Para rematar estos consejos te dejamos algunos detalles adicionales sobre cosas que puedes hacer para mejorar la forma en que el frigorífico enfría. Una de estas formas es mantener una separación adecuada entre la parte trasera del frigorífico y la pared. Ese espacio es clave para que el aire circule y el calor que se genera en la trasera de la nevera no se acumule en esta parte.

Otro consejo importante es la elección de la temperatura. En general, la temperatura debe ir de 5.5 a 7 grados, dependiendo del nivel de carga, la temperatura exterior y la cantidad de alimentos que tengamos en el exterior. La mayor parte de los frigoríficos actuales nos permiten ya establecer la temperatura de forma directa, lo que simplifica el proceso. En los modelos de termostato numerado, que no tienen temperaturas sino que van del 1 al 10 o algo así, conviene quedarse en los niveles intermedios. Por cierto, ten cuidado con el Súper Freeze y los modelos de enfriamiento extra, que deberás usar solo cuando sea necesario.

Como último consejo, algo de sentido común: cierra el frigorífico siempre que no lo uses y procura tenerlo cerrado siempre que puedas, puesto que cuanto más tiempo tienes el frigorífico abierto mayor es el gasto de energía y el frío que se pierde por el camino. Así que nada de abrirlo a tope y quedarse mirando el interior a ver que cogemos.

 

Leave a Reply

avatar
  Suscribir  
Notificar de
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (1 votos, media: 5.00 de 5)
Loading...
DMCA.com Protection Status