Consejos prácticos para la limpieza de una lavadora

Última actualización: 28.11.20

Este sitio web está sostenido por los lectores. Cuando compras a través de los links de nuestra página, podemos ganar una pequeña comisión de afiliación. Revisa más información sobre nosotros.

 

Este electrodoméstico requiere de una limpieza continua para alargar su vida útil.  Retirar el polvo y suciedad de la parte externa con un paño es solo uno de los trucos más básicos. También, debes realizar la limpieza interna, de modo que el moho no se acumule en el tambor.

 

Limpieza externa e interna

Limpiar la lavadora en el exterior evitará la acumulación de suciedad, manchas y polvo. Para ello, utiliza un paño limpio; pásalo por los lados, la puerta y el panel de control. También, seca la parte externa en caso de tener salpicaduras de agua. Todo esto es recomendable después de cada uso.

Y en su interior debes limpiarla para quitar malos olores, pues la presencia de ellos se debe a una acumulación de bacterias y moho, normalmente, por la falta de ventilación y mantenimiento.

La forma de eliminar olores desagradables en el interior de la lavadora es mediante un ciclo de lavado corto, sin ropa. En este proceso añade 1/2 litro de vinagre blanco y, si el olor es muy fuerte, utiliza 1 litro completo. Posteriormente, abre la puerta de la lavadora y déjala así, para que el tambor se ventile durante todo el día.

Por otro lado, mencionamos que saber si hay o no moho en la lavadora es un proceso sencillo, ya que este es de color verde oscuro, con una textura viscosa, a simple vista podrás notarlo.

Si encuentras moho en la goma de la puerta, utiliza estos ingredientes, 1/4 de zumo de limón, 1 de taza agua oxigenada y 3 litros de agua. Deberás usar guantes para proteger tus manos y una mascarilla para no inhalar el olor. Mezcla todos los ingredientes y viértelos en un envase con sistema de spray, tápalo y agítalo. Después, aplícalo sobre la goma y déjalo actuar por unos minutos. Posteriormente, usa un paño para retirar todo el moho fácilmente. Hazlo una vez por semana y evitarás la acumulación de este hongo en la goma de amortiguación de la puerta.

No todas las lavadoras tienen este problema en la goma, pero quizá las de carga frontal sí, puesto que traen este material para evitar que se salga el agua mientras estás lavando.

Otro aspecto importante de saber es cómo limpiar los compartimentos de detergente y suavizante. En este sentido, simplemente agrega en un litro de agua caliente una taza de vinagre, saca los compartimientos y sumérgelos en el líquido preparado. Si los accesorios no se pueden extraer, rocía la mezcla y pasa un paño, deja actuar por 10 minutos, enjuaga y seca bien.

Mantenimiento de los filtros

Quizá tu lavadora presenta algunos síntomas como por ejemplo que la ropa sale mojada pese a haber sido centrifugada o que todavía huele a sucio después del ciclo de lavado. Estas fallas pueden deberse a la falta de limpieza del filtro, el cual se encuentra casi siempre junto a la bomba de desagüe de la lavadora en la parte baja de la cara frontal.

Para limpiar el filtro sigue los siguientes pasos. Abre la tapa, desenroscando en sentido antihorario, ten cerca un paño para secar en caso de ser necesario o un envase plástico vacío, ya que a veces sale agua al quitar el filtro. Antes de hacer todo esto desconecta la lavadora del enchufe de electricidad.

Cuando hayas sacado el filtro utiliza un cepillo dental y elimina los restos de pelusa, mota o cualquier mugre. Este paso lo debes hacer en un recipiente con agua o bajo el grifo. También, limpia la tapa, goma y rosca del filtro, para evitar la acumulación de bacterias.

Una vez limpiado adecuadamente el filtro, lo siguiente será instalarlo de nuevo y probarlo con un ciclo de lavado rápido. De este modo, la ropa saldrá más seca al terminar el centrifugado y no quedará agua acumulada dentro del tambor.

Esta limpieza debe hacerse cada 3 o 4 meses o cuando la lavadora te lo pida, ya que algunas de ellas tienen un sistema que te avisa cuándo el filtro está sucio.

Asimismo, muchas lavadoras cuentan con otro filtro que se encuentra en la manguera de alimentación. Este tiene una junta de goma con rejilla metálica, para impedir el paso de la arenilla que el agua suele tener y que podría causar daños o un mal funcionamiento de este electrodoméstico. Unos de los problemas más comunes que se presentan cuando este filtro está sucio es que la lavadora tarda más de lo normal en llenarse y queden residuos de jabón en el cajetín del detergente.

Pero esto tiene una solución muy simple. En primer lugar, debes cerrar el paso del agua y desconectar la lavadora del suministro de electricidad. En segundo lugar, tienes que desenroscar la cabeza de la manguera y sacar la junta. Seguidamente, lávala con un cepillo de dientes, quitando la arena o mugre del filtro. Por último, introduce la junta nuevamente en la cabeza de la manguera y vuelve a dejar todo como estaba. Esto quitará inmediatamente el problema del llenado lento.

Uso adecuado de jabones

En la actualidad existen diversas máquinas de lavado, algunas consideradas las mejores lavadoras del 2020. Sin embargo, aunque tengas una de estas y cuente con la tecnología más avanzada, su cuidado y mantenimiento son vitales para alargar la vida útil.

Por ejemplo, el uso de productos de limpieza como lejía, suavizantes y detergentes juegan un papel muy importante. Antes de elegir cualquiera de estos líquidos, especialmente los detergentes, revisa detenidamente el manual de instrucciones y sigue las recomendaciones del fabricante de tu modelo de lavadora.

 

Tipos de detergentes

En el mercado existe una gran variedad de detergentes que van desde pastillas, polvo y líquidos. El detergente en pastilla, como su nombre lo indica viene en forma de pastilla o tableta, se disuelve al entrar en contacto con el agua. Su principal ventaja es la facilidad de uso y almacenamiento.

Por otro lado, tenemos el detergente líquido, el cual viene en diversos tamaños, aromas y con un dosificador. Se recomienda para quitar manchas, algunos poseen suavizante y se puede utilizar en la mayoría de tejidos.

Asimismo, existe el detergente líquido en forma de cápsulas; su presentación es pequeña, es decir, tamaño individual y con una dosis precisa. Algunos vienen dobles o triples, aunque estos suelen ser tener un precio más alto.

Igualmente, está el detergente en polvo, que es uno de los jabones más utilizados para lavadoras, ya que hay presentaciones para distintos tipos de ropa.

 

Suscribir
Notificar de
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
DMCA.com Protection Status