Importancia de la etiqueta “lavar a mano” y cómo hacerlo correctamente

Última actualización: 23.11.20

Este sitio web está sostenido por los lectores. Cuando compras a través de los links de nuestra página, podemos ganar una pequeña comisión de afiliación. Revisa más información sobre nosotros.

 

A pesar de que cada vez surgen lavadoras más avanzadas en el mercado, también es cierto que muchas de las prendas de vestir que compramos actualmente tienen la etiqueta “lavar a mano”. Por esta razón, vale la pena revisar por qué debemos respetar esta indicación y cuál es la mejor manera de realizar el trabajo.

 

Los avances tecnológicos en materia de electrodomésticos han permitido reducir el tiempo que dedicamos a ciertas tareas del hogar, sobre todo para poder realizar otras actividades igualmente importantes para el bienestar físico y mental. Este es el caso de la lavadora secadora, que permite hacer la colada sin ningún esfuerzo. Sin embargo, hay ciertas prendas que requieren cuidados especiales, por lo que no deben ser lavadas a máquina.

 

Prendas de vestir delicadas: ¿Una estrategia de venta de los fabricantes?

La elección de prendas de vestir al visitar tiendas físicas y virtuales no solo es cuestión de gustos, ya que muchas personas prefieren no comprar cierto tipo de ropa por tratarse de tejidos delicados o con adornos frágiles, que aunque son muy agradables a la vista, pueden resultar demasiado complicados a la hora de lavarlos. Esto es frustrante e irritante para algunos usuarios que desean vestir estas prendas pero no están dispuestos a lavar a mano.

No parece tan descabellado pensar que puede tratarse de un oscuro plan de los fabricantes para crear ropa frágil que los usuarios tienen que reemplazar muy pronto. Según esta teoría, la etiqueta “lavar a mano” no sería más que una forma en que las compañías se eximen de responsabilidad al vender prendas de baja calidad a precios muy altos. 

Aunque esta idea suena muy lógica y simplifica las cosas, la realidad es mucho más compleja, ya que falta agregar un conjunto de variables. La mayoría de los fabricantes trabajan con expertos que no solo se dedican al marketing de la ropa, sino que también están encargados de confeccionar prendas cómodas, que brinden un alto nivel de transpirabilidad, sean ligeras y al mismo tiempo estéticamente originales. Por otro lado, para mantener la competitividad de los precios, algunas empresas utilizan tejidos delgados, que se pueden desgastar fácilmente con un lavado a máquina, además, para disminuir costes son utilizados tintes más baratos que se decoloran con mayor facilidad. El resultado es una prenda delicada que debe ser lavada a mano para alargar su vida útil. 

Este tema es conocido a profundidad por Sean Cormier, quien es experto en control de calidad textil del Fashion Institute of Technology de Nueva York. Según su modo de ver las cosas, en medio de la alta competición entre marcas, lo que menos quieren las empresas es que sus clientes reales y potenciales estén descontentos, por lo tanto, no planifican ni desean que las prendas se encojan o destiñan, ya que si el usuario adquiere una ropa que se deteriora rápidamente no volverá a comprar esa marca nunca más. En resumen, Cormier asegura que un tejido de mala calidad resulta un gran problema para cualquier fabricante y no una oportunidad de negocio.

Lavar a máquina no siempre es lo más conveniente

Aunque tengas la mejor lavadora secadora de la actualidad, es necesario asumir que no debes meter todo tipo de prendas a la máquina, ya que a pesar de facilitar el trabajo, esto no es conveniente para la ropa. La agitación que produce la lavadora daña y estira las fibras de ciertos tejidos delicados, por lo que si deseas que te duren más tiempo, debes darles un tratamiento especial.

Cualquier lavadora es más agresiva con la ropa si la comparamos con el control que tiene el lavado a mano, pero existen unas máquinas más perjudiciales que otras. Cormier asegura que las lavadoras con puerta superior son considerablemente más cuidadosas con las prendas de vestir, debido a que solo las mueven de un lado a otro. Por su parte, las de puerta delantera mantienen la ropa dando tumbos en el tambor, resultando más dañinas, por lo que están recomendadas para ropa robusta y con mayor nivel de suciedad.

 

Los tejidos que debes lavar a mano

Según Gwen Whiting, especialista en cuidado textil de la empresa The Laundress, entre las fibras que debemos casi obligatoriamente lavar a mano está el cachemir, una lana de cabra de alto valor que es muy suave y ligera, pero también ofrece buen aislamiento térmico. Del mismo modo, la fibra natural de seda es muy delicada, por lo que no es aconsejable lavar a máquina y sobre todo es necesario evitar la secadora, debido a que las altas temperaturas dañan el tejido.

En cuanto al encaje y otros tejidos con bordados, los expertos explican que deben ser lavados a mano. Esto aplica para las prendas con adornos especiales, ya sean lentejuelas, abalorios o borlas. Vale la pena mencionar en este punto que muchas de las prendas elaboradas con estos materiales también llevan la etiqueta de “lavar en seco”, que es la opción más segura pero también la más cara.

Consejos para facilitar el lavado de ropa a mano

El lavado de ropa a mano puede ser más sencillo de lo que parece, sobre todo si tomamos en cuenta las recomendaciones de los conocedores del tema. La fundadora de The Launders, Lindsey Boyd, ha compartido su experiencia para facilitar el trabajo.

El primer paso es separar la ropa; los tejidos sintéticos y de algodón van aparte de los más delicados. Puedes llenar un recipiente con agua caliente para el primer grupo y otro con agua fría para el segundo. Es momento de incorporar el detergente, que debe ser medido de acuerdo a la cantidad de prendas de vestir, en este sentido, se recomiendan los compuestos alcalinos suaves. Es importante que disuelvas el jabón completamente en el agua antes de añadir la ropa. 

En este punto hay que aclarar que no es necesario estrujar los tejidos a menos que sean robustos y tengan mucha suciedad acumulada. De lo contrario, solo debes dejarlos reposar durante unos 10 minutos para posteriormente aclarar con agua directamente del grifo, de esta manera, eliminas los restos de detergente. Es preciso recordar que el enjuague de la ropa es fundamental, ya que el jabón puede dañar los tejidos, quitándoles color y vida.

Una vez realizado este proceso, corresponde escurrir el exceso de agua para facilitar el secado de la ropa. En este punto debemos señalar que no es necesario retorcer con demasiada fuerza ni estrujar, sino que solo debes presionar la prenda suavemente contra el borde del mismo recipiente, esto es importante para que mantenga su forma original. Posteriormente, solo debes estirar la ropa para dejarla secar al aire libre, preferiblemente en la sombra.

 

Suscribir
Notificar de
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
DMCA.com Protection Status