Cómo cocinar deliciosas comidas con el lavavajillas fácilmente

Última actualización: 22.09.20

 

Es normal que tengamos en casa varios electrodomésticos, pero estos pueden afectar la factura de servicios eléctricos, por lo que se idearon formas poco convencionales para cocinar los alimentos. Y es que, una de ellas y la más extrovertida es utilizar el calor producido por el lavavajillas, lo que permitirá aprovecharlo para ahorrar electricidad y hacer diversos tipos de comidas.

 

¿Cómo se originó este inusual método de cocina?

En abril del 2013, la bloguera Lisa Casali publicó su libro “cocinar con el lavavajillas”, en donde hace mención de una gran variedad de alimentos que son posibles cocinarlos en este electrodoméstico aprovechando el calor generado.

Y es que, en su libro Casali indica que, usar el lavavajillas a una temperatura constante y homogénea, es efectivo para poder potenciar los sabores y olores en los alimentos. Además, especifica que es más barato utilizar el lavavajillas que una placa de inducción, ya que solamente se utiliza la energía del lavado.

En cuanto a la seguridad de los alimentos, estos son 100% seguros comerlos, puesto que para poder cocinarlos hay que introducirlos en envases y cerrarlos de forma hermética para evitar que el agua del lavado pueda entrar en contacto y contaminar los mismos, por lo que hay una mínima posibilidad, para no decir completamente escasa, de que estos no sean seguros. Esto dependerá sobre todo de si la persona sigue las pautas indicadas al pie de la letra para evitar cualquier problema de contaminación.

 

¿Por qué es popular y beneficioso cocinar con el lavavajillas?

El principal beneficio que se tiene al cocinar en un lavavajillas es la reducción del consumo energético. Además, como mencionamos anteriormente, también los alimentos tendrán un sabor diferente si los cocinas en el lavavajillas que cuando utilizas la estufa para prepararlos, puesto que al estar encerrados en una especie de horno, el olor y los sabores se podrán concentrar y potenciar en su máxima expresión. Asimismo, también podrás evitar la mezcla de olores que se generan a partir de cocinar diversos platos al mismo tiempo.

Por su parte, además de poder cocinar con el lavavajillas, a partir de la técnica influenciada por este libro, en internet se hizo viral una gran variedad de formas de cocinar con distintos electrodomésticos generadores de calor adicionalmente a los lavavajillas; las cafeteras, lavadoras y secadoras con rangos energéticos A+ son los principales aparatos eléctricos que se encuentran en las búsquedas.

¿Qué envases necesito y cómo cocino con el lavavajillas?

Como bien se sabe, los lavavajillas son incompatibles con productos que estén elaborados en madera, acero fundido, vidrio delgado, latón, plata y plásticos desechables, por lo que la opción más ideal para que cocines tus alimentos en el famoso electrodoméstico ahorrador son los botes herméticos de vidrio.

Ahora, lo que deberás hacer es tener los botes preparados, limpios y secos para que puedas proceder a introducir pollo, pescado, carnes y cualquier tipo de alimentos que desees hacer, pero teniendo en cuenta que deberás agregarle aceite, salpimentar y cualquier tipo de especias que desees para potenciar los olores, el sabor y evitar que estos queden insípidos.

Paso siguiente, cierra bien cada uno de los botes, introdúcelos en el lavavajillas y ponlo en marcha a una temperatura superior a los 50 grados y en un ciclo de lavado largo; específicamente el que dura de 45 a 60 minutos.

 

¿Qué precauciones hay que tener en cuenta al cocinar con el lavavajillas?

Cocinar en el lavavajillas a una temperatura que oscila entre los 50 y 70 grados centígrados no es tan sencillo como parece, ya que si no se tiene cuidado en que los tarros sean específicamente de cristal y con cierre hermético o se utilicen bolsas que permitan el envasado al vacío apropiadas para la cocción, hay bacterias que podrían sobrevivir a esas temperaturas. Por lo tanto, podría ser un riesgo si no se tiene en consideración esto.

Adicional a lo mencionado, después de que el lavavajillas haya terminado el ciclo de lavado – cocción, hay que evitar dejar los alimentos en el interior del mismo por más de una hora, así como también procurar congelarlos para evitar la descomposición de los mismos; en cuanto a carnes y pescados, es preferible consumirlos en las próximas horas, ya que estos se deterioran con más facilidad.

2 recetas que podrás cocinar en el lavavajillas fácilmente

En internet se pueden encontrar una gran variedad de platos que podrás cocinar con facilidad para que le saques el máximo provecho a los mejores lavavajillas del momento, pero las más deliciosas y fáciles de preparar son los postres y las carnes blancas.

 

Salmonetes sobre pisto de verduras

Cuando se trata de cocinar carnes blancas, estas hay que consumirlas lo más rápido posible para evitar cualquier tipo de contaminación. Por ello, esta receta además de ser fácil de preparar, tiene un sabor que te cautivará.

 

Ingredientes y modo de preparación:

En unos tarros de vidrio con cierre hermético, se colocarán tomates, berenjenas, pimientos rojos y salmonetes. Además, deberás agregarle un chorrito de vinagre, aceite, sal y pimienta. Después, pon en marcha el lavavajillas en un ciclo largo de lavado de aproximadamente 1 hora a 50 – 55 grados centígrados de temperatura.

Al finalizar, te recomendamos que sirvas con porciones de arroz y consumas los alimentos lo más rápido posible o los congeles para hacerlo después, pero deberás tener en cuenta que no tiene que pasar más de 3 días para consumirlos.

 

Melón caramelizado salpimentado

Para preparar este delicioso postre necesitarás un melón, 150 gramos de azúcar, sal y pimienta. Primero, quítale la cáscara y corta el melón a la mitad para sacarle las semillas. Después, usa una bolsa de cocción de envase al vacío e introdúcelo en el lavavajillas poniéndolo en marcha en un ciclo normal. Al finalizar, colócalo en el frigorífico.

Paso siguiente, coloca a fuego medio una cacerola con dos cucharadas de agua y el azúcar. Remueve hasta que este cambie a un tono ámbar y procede a apagarlo.

Saca el melón del frigorífico, córtalo en rodajas, sírvelo en un plato, aderézalo con sal y pimienta y agrégale el caramelo.

 

Suscribir
Notificar de
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
DMCA.com Protection Status