Cómo ocultar una cama en un espacio pequeño

Última actualización: 04.12.22

Este sitio web está sostenido por los lectores. Cuando compras a través de los links de nuestra página, podemos ganar una pequeña comisión de afiliación. Revisa más información sobre nosotros.

 

La cama es uno de los muebles en los que pasamos la mayor parte de nuestra vida, aproximadamente un tercio de ella. Un elemento imprescindible, pero que, por sus características, a veces ocupa más espacio del que tenemos disponible o llama demasiado la atención.

 

Disfrutar de un buen descanso es clave para nuestra salud y bienestar. Para que este tenga la mejor calidad, nada mejor que disponer de una cama que esté a la altura. Sin embargo, en los pisos pequeños, el espacio no siempre abunda, lo que puede complicar un poco situar este mueble. Algo parecido ocurre cuando necesitamos añadir una cama adicional para invitados. De nuevo, el espacio puede ser un problema.

Afortunadamente, hoy día tenemos a nuestro alcance una gran variedad de soluciones para solventar este inconveniente. En el mercado disponemos de diversas propuestas de precio ajustado, que encajan perfectamente en cualquier estilo y que, además, nos ofrecen la comodidad que necesitamos. A ellas se unen diferentes soluciones decorativas, con las que disimular la presencia de la cama en cualquier sala.

 

El sofá cama

La primera idea a la que vamos a recurrir es un clásico. Hablamos del sofá cama. Este mueble de siempre nos permite disponer de una cama durante la noche y de un práctico sofá durante el día. La variedad de diseños existente hace fácil elegir el que mejor se adapte a nuestras necesidades, mientras que los diferentes acabados y estilos del mueble simplifican encajarlo en cualquier proyecto de decoración. Basta colocar una sencilla mesa de centro de madera delante del sofá, una vez plegado, para que esa cama quede encajada en el entorno y bien disimulada.

Cuando elijas uno de estos productos, no te olvides de verificar las medidas, los materiales del colchón, si tiene reposabrazos o no y los materiales de mueble. Y si quieres más espacio, algunas propuestas incorporan una especie de canapé en la parte inferior, donde almacenar ropa, mantas o lo que necesites.

 

Una estructura original

La estructura de cama es otro de los elementos prácticos para ayudarnos a disimular su presencia en cualquier estancia. Muchas de estas estructuras integran la cama en cualquier entorno, mediante formatos que rompen con lo convencional. Otros modelos prescinden de los cabeceros, lo que ayuda a ahorrar espacio y a que llamen menos la atención.

Tampoco podemos olvidarnos de las camas nido y de otros formatos análogos. En ellos, la parte inferior aloja una segunda zona de descanso, muy fácil de extraer y que se despliega sobre la marcha. Tal como pasa con los sofás cama, los materiales, diseños y formatos de estas estructuras son diversas y se pueden encajar en prácticamente cualquier estancia. Una solución idónea para que nuestros invitados siempre tengan donde descansar sin esfuerzo ni ocupar espacio.

 

Cambio de formato

Cuando pensamos en una cama, seguramente nos venga a la mente la misma colocada en la posición horizontal tradicional. Sin embargo, si la almacenamos en posición vertical, ahorraremos espacio y camuflaremos su presencia con eficacia. Para conseguirlo, la opción más sencilla es recurrir a los armarios cama. Gracias al sistema hidráulico integrado en el producto, el proceso de abrirla y cerrarla es cómodo y no requiere esfuerzo. Su estructura también tiene la resistencia necesaria para evitar problemas con una apertura imprevista.

Una vez en su lugar, la cama queda perfectamente camuflada. Incluso se convierte en “invisible”, al menos para quien no sepa que se encuentra allí. Eso sí, uno de los inconvenientes de esta solución es que es de las más caras del mercado, así que si tu presupuesto es ajustado, tal vez no sea la opción que más te convenga.

La separación física

Además de los cambios de mobiliario, tenemos en la separación física de los espacios otra idea para este cometido. Crear ambientes diferentes es un modo interesante de mejorar el aspecto de los pisos muy pequeños, en los que la presencia de la cama en el salón, o en otra estancia, es obligatoria.

Para realizar esta separación, encontramos una buena variedad de elementos: un biombo, una cortina, una bambalina, etc. Si el presupuesto lo permite, también puedes recurrir a paneles de madera o de cristal que, acompañados de una cortina, ofrecen intimidad. Dado que estamos ante una de las opciones más creativas, deja volar tu imaginación y disfruta del espacio que has diseñado.

Otra alternativa es transformar la cama y su cabecero en un elemento dual. Por ejemplo, convirtiendo este en un mueble para la TV, en un aparador o en una cómoda. Incluso puedes transformar el mismo en un escritorio, si lo prefieres. Algo que rompe con la imagen clásica de la cama pegada a la pared y cambia por completo el espacio.

 

Un toque decorativo

Como última propuesta para camuflar la presencia de este mueble, nos quedan algunas ideas decorativas. Una de ellas es jugar con los colores. Las separaciones mediante paneles, cristales y demás elementos que hemos mencionado también se pueden plantear pintando las paredes en distintos colores. Con ellos, crearemos varios ambientes, bien mediante el contraste o bien por colores próximos entre sí. Esta misma técnica podemos aplicarla en las alfombras, cortinas y demás textiles de la estancia, logrando con ello disimular la presencia de la cama.

Otra buena solución la tenemos en la ubicación de la pieza. En general, la mejor opción es situar la misma en zonas rinconeras, generalmente más discretas. Pero también es interesante enfrentar la cama al resto de muebles. Con ello, generamos esa idea de ruptura y, por tanto, disimulamos su presencia. Si el sofá y la cama apuntan en la misma dirección, por ejemplo, la uniformidad producirá unas sensaciones distintas a las que tendríamos si estas orientaciones son perpendiculares.

Finalmente, el mobiliario se convierte en nuestro último aliado para ocultar un poco la presencia de la cama en la estancia. Un armario en la zona del cabecero, estanterías en la parte superior, unas mesitas o un escritorio a los lados o un cofre zapatero en la zona de los pies son ideas prácticas para conseguirlo, ganando además en espacio.

 

Deja un comentario

0 COMENTARIOS

DMCA.com Protection Status