fbpx

Aprende a sobrellevar las noches de calor sin instalar un aire acondicionado

Última actualización: 18.10.19

 

¿Cansado de no poder dormir con tranquilidad debido a las altas temperaturas adquiridas durante la temporada de verano? ¿La adquisición de un ventilador o aire acondicionado se escapa de tu presupuesto? ¿Eres de las personas que evita el uso de equipos de ventilación para ayudar a preservar el medio ambiente? No importa cuál sea la circunstancia, de ser positiva la respuesta a estas interrogantes planteadas, te convendría saber que existen varias alternativas para mitigar el agobiante calor al que tanto tú como tus familiares están expuestos año tras año.

Nadie pone en tela de juicio la efectividad de un aire acondicionado Split o portátil, ya que es un invento que definitivamente ha simplificado la vida de muchos desde su aparición. El punto es que muchas veces no disponemos de este tipo de tecnología y no por ello debemos quedarnos con los brazos cruzados, esperando ansiosos a que las semanas pasen y con ellas la oleada de calor. Por el contrario, es pertinente buscar una solución que esté a nuestro alcance, especialmente al momento de tumbarnos sobre la cama para reposar y conciliar el sueño.

 

No consumas alimentos calientes antes de dormir

La ingesta de alimentos calientes puede llegar a ser contraproducente para el cuerpo, siendo el caso de estofados o sopas. Este tipo de platos posee una gran carga de calorías liberadas en nuestro organismo, que a su vez generan una cantidad considerable de calor, para llevar a cabo una correcta digestión. En condiciones normales, esto no nos afectaría, pero por tratarse de la temporada de verano, lo menos que necesitamos es elevar nuestra temperatura. Así que lo mejor es ser cuidadoso y consumir platos frescos con un alto porcentaje de agua. De igual forma, evita utilizar el horno, ya que el humo producto de la cocción calentará los espacios rápidamente.

 

 

Prepara la superficie de descanso

Cuando hablamos de la superficie de descanso, lógicamente estamos haciendo referencia a la cama, que debe estar vestida con un juego de sábanas que, lejos de acalorar nuestro cuerpo, sea capaz de proporcionar un máximo de frescura. Y es que debes pensar hasta en el más mínimo detalle, si tu propósito es mantenerte fresco toda la noche. Así que comienza por revisar el tipo de textil con el que ha sido confeccionado y evita a toda costa la fibra de poliéster. El material recomendado es el algodón, ya que se caracteriza por ofrecer un alto nivel de transpiración, lo que es conveniente para las noches de verano.

 

Retira los dispositivos eléctricos de tu habitación

Los dispositivos eléctricos como el televisor, tablet, portátil o tu smartphone poseen una pantalla que al estar en funcionamiento genera un campo de calor. Esta radiación, aparte de ser perjudicial para nuestra visión, incrementa la temperatura de la habitación, al igual que el calor procedente de la pila de estos equipos o de las rejillas de ventilación en el caso del ordenador. Recuerda que al momento de descansar, lo que necesitas es estar lo más fresco posible. Así que si eres de las personas que no puede conciliar el sueño sin antes revisar sus redes sociales, ver algunos vídeos o las noticias, la recomendación es hacerlo fuera de la habitación, por lo menos durante el verano.

 

Refresca tu cuerpo

Antes de irte a dormir, es recomendable que tomes una ducha, ya que de esta manera podrás liberar tensiones, relajar los músculos y, por supuesto, refrescarte. En este momento, seguramente muchos están pensando en realizar este ritual con agua helada, pero esto puede ser un error. Sí, es cierto que inmediatamente experimentarás una sensación de frescura, pero esta es instantánea.

Ten en consideración que, tras el enfriamiento del cuerpo, el organismo reacciona y responde a este choque de temperatura, acelerando el consumo de energía para la pronta recuperación del calor corporal. Es por ello que los expertos aconsejan utilizar agua templada en su lugar. Además, hay un método infalible para refrescarte como lo es sumergir en agua fría durante unos minutos los dedos de tus pies, ya que en esta área se encuentra un gran número de terminaciones nerviosas con un alto nivel de sensibilidad.

 

 

Usa un pijama adecuado para verano

El pijama a utilizar es un tema con gran relevancia que no puede pasar desapercibido. Lo primero que debes puntualizar es el material con el que fue confeccionado, siendo importante descartar las prendas en poliéster o cualquier otro tejido sintético, porque su naturaleza es cálida.

En su lugar, selecciona un conjunto de algodón que ofrece gran transpiración, frescura y hasta suavidad. La seda también es una buena alternativa, aunque un poco más costosa. Además, es necesario que dicha vestimenta no te quede ajustada, por el contrario, entre más holgada mejor. Así que no sería mala idea usar una o dos tallas por encima de la habitual.

 

Enciende el ventilador

Si tienes un ventilador en casa, es buen momento para empezar a utilizarlo. Pero primero es importante que sepas que este tipo de aparatos no genera una ráfaga fría, sino que moviliza el aire caliente acumulado creando un efecto refrescante en la habitación. Una vez aclarado esto, podrás ponerte manos a la obra.

Una alternativa es colocar el equipo en dirección a la puerta o a la ventana, lo que impedirá la entrada de calor externo. De igual forma, existe un truco un poco doméstico, pero según algunos usuarios es bastante eficiente. Se trata de colocar hielo delante del ventilador, lo que le añadirá un efecto mucho más fresco al aire en movimiento.

 

Hidrátate antes de ir a la cama

La hidratación de nuestro cuerpo es sumamente importante para drenar el calor acumulado en él. No en vano los expertos recomiendan beber al menos ocho vasos con agua al día. Al igual que al ducharnos, no es recomendable el agua fría sino al clima, puesto que podemos generar un efecto de choque de la temperatura. Es así como, en vez de saciar la sed, terminaríamos provocando una sensación aún más intensa que nos mantendrá parte de la noche aún con sed. Lo ideal es hidratarte antes de ir a la cama, consumiendo tan sólo un vaso con agua.

 

Leave a Reply

avatar
  Suscribir  
Notificar de
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (1 votos, media: 5.00 de 5)
Loading...
DMCA.com Protection Status