Como limpiar inyectores diesel

Última actualización: 04.03.21

Este sitio web está sostenido por los lectores. Cuando compras a través de los links de nuestra página, podemos ganar una pequeña comisión de afiliación. Revisa más información sobre nosotros.

Cómo limpiar los inyectores diésel: diferentes métodos

Los inyectores son una pieza clase en los vehículos diésel, dado que son el elemento que se encarga de introducir el combustible en la cámara de calentamiento y detonación. Y aunque los aditivos del diésel siguen mejorando, la limpieza de los inyectores es algo fundamental para que cualquier vehículo rinda al máximo.

 

Los inyectores son una pieza clave en cualquier motor diésel moderno. Gracias a su mejora tecnológica, se ha reducido de forma considerable el consumo de los coches actuales empleando sistemas de alta eficiencia, con los que se puede aprovechar cada gota de ese valioso combustible. El problema es que el paso de los kilómetros y la suciedad propia del diésel van dejando residuos dentro del motor, por lo que mantener una adecuada higiene dentro del motor y de esos inyectores es vital, para que los mismos conserven su rendimiento con el tiempo.

La buena noticia es que, a menos que el problema sea especialmente grave, es posible limpiar los inyectores de tu vehículo sin tener que visitar un taller, gracias a los diversos aditivos existentes en el mercado. No obstante, si tienes curiosidad o tu problema es más serio, también vamos a hablarte de algunas soluciones más intensivas para dejar tu motor como nuevo.

 

Si un inyector no funciona, qué pasa

Antes de entrar en materia, es importante saber qué es lo que pasa cuando uno de los inyectores del motor no funciona correctamente o, directamente, queda inutilizado. Según la gravedad del problema, seguramente notes tirones a la hora de conducir, especialmente si el inyector está en muy mal estado, puesto que si no funciona se produce una especie de salto a la hora de circular, causado por la falta de potencia de ese inyector fallido. De todos modos, si la avería llega al máximo, es posible que no puedas ni siquiera arrancar tu vehículo.

Si no has llegado a este extremo, sigue habiendo consecuencias preocupantes para tu vehículo. Entre ellas, tenemos un mayor consumo de combustible, acompañado de una mayor presencia de suciedad en el aceite y los filtros. Debido a que la explosión del diésel no es eficiente, el motor genera aún más residuos, que a su vez generan nuevos taponamientos de los inyectores. Por eso es tan importante mantener una buena limpieza del motor. Por cierto, no es posible comprobar los inyectores diésel de manera doméstica, así que si quieres un diagnóstico de su estado deberás acudir a un taller.

Los limpiadores de inyectores

Una de las formas más sencillas de limpiar el motor del coche es recurrir a un buen limpiador de inyectores diésel. Estos productos cuentan con una formulación basada en elementos detergentes de alta calidad, que se encargan de limpiar tanto los inyectores como todo el sistema de alimentación del vehículo. Una solución que constituye un método para limpiar inyectores diésel casero y económico.

Y es que para proceder basta con saber cómo usar un limpia inyectores diésel. El proceso es tan sencillo como verter el producto en el depósito del combustible, llenar el mismo de diésel y circular con normalidad. Si puedes hacerlo en autovía o autopista, mucho mejor, aunque si no es posible gastar todo el depósito en vías de alta velocidad tampoco pasa nada. Y es que estos líquidos tratan hasta 70 litros de gasóleo, por lo que tendrás limpiador en el tanque durante bastante tiempo, hasta que se consuma por completo. Así que si buscas un método para limpiar inyectores diésel casero, esta es la respuesta. Si los resultados de esta limpieza no son suficientes, o en caso de mucha suciedad, puedes repetir el proceso a los 4.000 kilómetros

 

La limpieza profesional

Si el primer método no te ha servido, entonces quizá tengas que recurrir a un segundo tratamiento o bien, si el estado del vehículo lo requiere, optar por realizar una limpieza profesional. En este caso, sí es necesario llevar el vehículo al taller. Allí, el motor se desconecta de las tomas normales y se conecta a un circuito  cerrado, a través del que va a circular un líquido para limpiar inyectores de carácter profesional.

Gracias a las características de este líquido y la presión que genera el circuito, es posible eliminar los atascos e incrustaciones propios del paso del tiempo y del kilometraje, obteniendo resultados que no suelen conseguirse mediante la limpieza casera. No obstante, es clave que el proceso se ejecute siempre a la menor presión posible, pues un exceso de fuerza puede dañar tanto los inyectores como otros elementos del motor, especialmente en los modelos más antiguos. Por eso, es habitual que antes de proceder con esta limpieza el taller realice una inspección previa del motor. Así, se ajusta esa intensidad del tratamiento a lo que el vehículo pueda soportar o lo que el estado del motor requiera.

Los ultrasonidos

La limpieza de inyectores por ultrasonidos es el último remedio que tenemos a nuestro alcance cuando los otros dos fallan. Este método no suele tener fallos y devuelve los inyectores a su mejor estado posible. Pero también tiene ciertos inconvenientes.

Para proceder a esta limpieza, deberemos dejar nuestro vehículo en taller unos días, ya que es necesario desmontar el motor y los inyectores y enviarlos a un laboratorio especializado. Allí se procede a limpiar los inyectores empleando ultrasonidos, en una máquina especializada y diseñada al efecto. La idea de este procedimiento es que las ondas sonoras generadas hagan temblar los diferentes depósitos de suciedad presentes en los inyectores hasta que estos se agrietan y caen, dejando solo el metal. De hecho, este sistema es capaz incluso de eliminar el óxido acumulado.

Respecto de sus inconvenientes, el principal tiene que ver con un coste económico algo más elevado de lo que suponen otras operaciones, junto con un periodo de inactividad del vehículo considerable, que va desde que el coche entra en taller hasta que los inyectores vuelven a ser montados tras la limpieza. A esto hay que añadirle cierto riesgo de deterioro de las piezas, aunque este solo suele aparecer en los inyectores que están en peor estado y que, de no haberse ejecutado esta limpieza, seguramente estarían también pidiendo un cambio a gritos.

 

Suscribir
Notificar de
guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments
DMCA.com Protection Status