Cómo limpiar un horno muy sucio

Última actualización: 27.09.21

Este sitio web está sostenido por los lectores. Cuando compras a través de los links de nuestra página, podemos ganar una pequeña comisión de afiliación. Revisa más información sobre nosotros.

 

Limpiar el horno es algo que no se debe dejar pasar, pues este dispositivo puede ser un imán para animales indeseados y, además, el aroma de la suciedad podría impregnarse en los próximos alimentos que allí se cocinen. Afortunadamente, limpiar el horno es algo que puede ser más sencillo de lo que parece, solo se necesita saber exactamente qué hacer.

 

El horno es uno de los electrodomésticos más funcionales de toda la cocina, pues en él se pueden preparar variedad de platos e incluso deliciosos postres que seguramente encantarán a cualquiera.

Sin embargo, a pesar de su importancia, el hecho de que, la mayoría de las veces, permanece cerrado hace que muchas personas descuiden su limpieza y esto, además de la acumulación de suciedad y el deterioro del horno, puede traer diversas consecuencias.

Muchas veces, ciertos animales como las ratas y las cucarachas suelen encontrar cómo entrar en el horno para comer los residuos que quedan de la comida. Esto, además de ser antihigiénico, puede causar un terrible olor que, indudablemente, afectará el aroma de los próximos alimentos que cocines allí.

Existe la noción de que limpiar un horno es bastante complicado y toma mucho tiempo, sin embargo, esto solo es así cuando se deja acumular una gran cantidad de suciedad; por esa razón, es necesario realizar un mantenimiento regular que te ayude a ahorrar tiempo y conserve tu horno en óptimas condiciones.

Afortunadamente, no debes obligatoriamente comprar costosos productos de limpieza para lograrlo, pues existen fáciles trucos para limpiar el horno que solo requieren de cosas que son económicas y que seguramente tienes en casa.

¿Cómo limpiar el horno con limón?

Si tu horno no está excesivamente sucio, entonces es posible limpiarlo después de utilizarlo simplemente utilizando un par de limones.

Lo bueno de esta fruta es que, además de permitir una limpieza efectiva, es un buen desinfectante y antiséptico. Por lo tanto, aparte de eliminar la suciedad, también logrará neutralizar los malos olores que puede dejar la cocción de alimentos.

Para limpiar el horno, deberás cortar dos o tres limones y exprimir todo su zumo en un recipiente apto para horno. A esto, añádele 1/3 de agua, aproximadamente, aunque hay quienes prefieren no hacer esto.

Introduce la cacerola o bandeja en el horno con la mezcla del zumo de limón y comienza un programa de 30 minutos, con una temperatura entre los 150°C y 250°C.

Cuando termine el tiempo, espera que el horno se enfríe, retira la mezcla y utiliza una fibra para comenzar a frotar toda la suciedad. Ayúdate con una espátula de silicona para sacar los residuos de las partes más difíciles.

Si notas que todavía hay suciedad acumulada, entonces mezcla agua con limón y rocía directamente en los lugares en donde deberás continuar limpiando.

Termina secando todo con un paño limpio.

 

¿Cómo limpiar el horno con bicarbonato y vinagre?

Tanto el vinagre como el bicarbonato pueden usarse de forma individual para limpiar un horno. Sin embargo, la combinación de estos dos elementos hace que se activen sus propiedades y trabajen en conjunto, lo que provee un trabajo más eficaz, especialmente en hornos que estén muy sucios. Lo mejor es que estos materiales son bastante económicos y fáciles de conseguir.

Hay quienes utilizan estos ingredientes esparciendo el bicarbonato por las zonas más sucias y pulverizando con un atomizador que tenga una combinación de agua con vinagre. No obstante, aunque esto puede ser una buena opción, cuando hay una suciedad específica que quieras eliminar, si se trata de limpiar todo el horno, es mejor hacer una pasta con los ingredientes. 

Para esto, comienza añadiendo 4 cucharadas de agua caliente, 10 de bicarbonato y 3 de vinagre en un bol que sea apto para utilizar en el horno. Recuerda que debes agregar el vinagre con lentitud, pues este interactuará con el bicarbonato formando una espuma.

Esta pasta deberás esparcirla por todo el horno, haciendo énfasis en los lugares más sucios. La mezcla deberá permanecer en el horno por unas horas y, si está muy sucio, puedes dejar la pasta allí durante toda la noche.

Después de pasar el tiempo correspondiente, utiliza una mezcla en spray de agua con vinagre para aclarar la pasta. No tendrás que frotar, pues la suciedad debería despegarse sola.

Otra forma de limpieza

No todos pueden esperar horas o un día para tener el horno en perfectas condiciones, por lo tanto, para ellos existe la posibilidad de adelantar el proceso, aunque pueda no quedar tan limpio como con la primera opción.

Este proceso se trata de limpiar el horno con bicarbonato y vinagre a 100 grados. Para lograrlo, solo debes esparcir la pasta y encender el horno por unos 30 o 45 minutos a la temperatura mencionada. Gracias a esto la suciedad cederá mucho más fácil y, al atomizar con la mezcla de agua y vinagre, esta caerá sin muchas complicaciones, pues el horno seguirá tibio.

 

Haz un ligero cambio con sal gruesa

El vinagre, aunque es un elemento preferido por las personas debido a sus propiedades desinfectantes y a su capacidad de neutralizar olores, suele dejar un aroma bastante fuerte en los hornos por un tiempo e, incluso, puede causar reacciones alérgicas en las personas más sensibles.

En estos casos, es posible sustituir el vinagre por sal gruesa y realizar el proceso de creación de la pasta.

Si no sabes cómo quitar la grasa del horno, con tan solo añadir la sal en las manchas, notarás como esta absorbe toda la grasa posible, pues posee una función astringente que facilitará la limpieza.

De hecho, si quieres utilizar la pasta original con vinagre, no es mala idea completar la limpieza agregando sal gruesa, para aprovechar sus propiedades.

 

¿Cómo limpiar un horno utilizando Coca-Cola?

Aunque no es un elemento recomendado para la limpieza total del horno, sí es un gran aliado a la hora de despegar la grasa y suciedad de las rejillas.

Para ello, llena una bandeja de gaseosa y deja a las rejillas remojando en esta bebida por unos 15 minutos. Después simplemente sácalas y límpialas con un paño húmedo.

 

¿Y si tengo un horno eléctrico?

Mientras que desconectes el horno antes de limpiarlo, es posible utilizar cada uno de estos métodos para mantener el electrodoméstico completamente limpio. Por lo tanto, no debes preocuparte.

Sin embargo, algo que siempre debes tener en cuenta es que no debes nunca limpiar la resistencia del horno. Debido al calor excesivo que alcanza esta pieza del horno, toda la suciedad que llega allí se pulverizará y limpiarla puede terminar dañándola.

Si tienes toda esta información en cuenta, en poco tiempo podrás tener tu horno completamente limpio y, lo más importante, es que podrás mantenerlo así. 

 

Deja un comentario

0 COMENTARIOS

DMCA.com Protection Status