Cómo usar el rizador de pestañas de forma correcta

Última actualización: 20.09.21

Este sitio web está sostenido por los lectores. Cuando compras a través de los links de nuestra página, podemos ganar una pequeña comisión de afiliación. Revisa más información sobre nosotros.

 

Muchas mujeres tienen miedo de usar el rizador de pestañas, pensando que van a perderlas en el proceso. Pero, lo que no podemos negar es que unas pestañas rizadas y con un poco de máscara le dan un gran atractivo a la mirada. Así que, es hora de perder el miedo y aprender cómo rizar las pestañas.

 

Las pestañas no son un accesorio natural que están allí solo para lucir bien. La verdad es que actúan como una barrera protectora que impide el ingreso de impurezas o lesiones directas en el ojo.

En consecuencia, es importante saber que las pestañas crecen, se caen y renuevan periódicamente, por lo que no debes preocuparte ni buscar en internet ¿porque se me caen las pestañas? o ¿las pestañas vuelven a salir? Si notas que pierdes varias al día. Es totalmente normal que se caigan entre una y cinco pestañas diariamente. 

Sin embargo, el valor estético de las pestañas no pasa desapercibido, ya que ayudan a realzar la mirada, ya sea que uses un maquillaje bien natural o uno más cargado para salidas nocturnas, por ejemplo.

Sin embargo, no todas las mujeres y hombres gozan la dicha de tener unas pestañas naturales largas, voluminosas y rizadas, siendo necesario utilizar algunos mecanismos para obtener unas curvas bonitas. 

 

¿Cómo rizar las pestañas?

El rizador de pestañas tradicional existe desde hace casi 100 años, y aunque su formato parece antiguo y doloroso, la realidad es que resulta muy eficaz si se usa correctamente:

  • Pestañas limpias: En primer lugar debes saber que cualquier rizador de pestañas debe usarse antes de aplicar la máscara, asimismo no puede tener residuos de desmaquillante, serum u otro producto. 
  • Abre bien los ojos: El principal temor de las mujeres al usar el rizapestañas es el de pellizcar la piel del párpado, y esto puede suceder si no abres bien los ojos y posicionas las pestañas en la almohadilla correctamente. Otro detalle es que las pestañas superiores son las únicas que deben rizarse, pues las inferiores se destacarán con un poco de máscara.
  • Rizado en dos puntos: Si la longitud de tus pestañas lo permite, puedes rizarlas en tres puntos para conseguir una curva más pronunciada y pestañas más separadas con la finalidad de dar un efecto natural de mayor abertura en el ojo. Pero, si tienes pestañas cortas o de longitud media, empieza colocando las pestañas en medio de la almohadilla lo más cerca del párpado, pero sin llegar a tocarlo. Mantén una leve presión durante diez segundos y después repite el proceso en la zona más próxima a la punta de las pestañas.
  • Mueve el rizador: Durante la presión en los puntos de rizado, puedes mover ligeramente el rizapestañas hacia arriba, abriendo y cerrando para formar una suave curva con los movimientos ascendentes.
  • Calienta la almohadilla: Este paso puede favorecer el rizado de las pestañas, pero debes hacerlo con precaución. Empieza colocando aire caliente con el secador sobre el cabezal de la almohadilla durante varios segundos hasta que la temperatura se eleve, sin exagerar. Entonces, ya podrás rizar las pestañas aprovechando el calor para lograr un efecto más duradero.

 

¿Cómo rizar pestañas sin rizador?

El rizador de pestañas es una herramienta muy útil y se vuelve indispensable en tu neceser cuando la aprendes a utilizar. Pero, si no tienes uno al alcance y quieres rizar tus pestañas puedes usar algunas técnicas caseras como la de rizar pestañas con cuchara.

Para empezar necesitarás una cuchara de metal, puede ser pequeña, que debes colocar bajo el agua caliente del grifo durante algunos segundos. La idea es calentar el metal ligeramente, sin llegar a quemar. 

Después, posiciona la parte de atrás de la cuchara sobre tu párpado móvil, en la raíz de las pestañas superiores para que la parte cóncava quede hacia el exterior. Deja la cuchara durante unos segundos en esa posición y empieza a presionar levemente las pestañas contra la cuchara con el dedo pulgar, moviéndola de abajo hacia arriba para formar una curvatura. No debes presionar muy fuerte ni estirar las pestañas demasiado.

Otra técnica es la de usar un bastoncillo de algodón después de aplicar el rimel. Solo debes colocarlo en la base de las pestañas y con tu dedo ir empujándolas hacia arriba. La idea es que se mantenga la presión durante unos segundos o hasta que las máscara se seque para obtener una curva definida. 

 

¿Cómo aplicar máscara de pestañas?

Ya sea que uses un rizador tradicional o un moderno rizador de pestañas eléctrico, aplicar la máscara es el toque final que te dará ese efecto voluminoso que quieres en la mirada.

Por tanto, debes aprender cómo aplicar rimel para obtener un mejor resultado.

  • Retira el exceso de rimel en la punta del cepillo aplicador para evitar esos grumos antiestéticos.
  • Empieza por colocar una primera capa por encima de las pestañas, moviendo el cepillo con giros para seguir la forma de la curvatura.
  • Después, aplica otra capa de rimel, pero esta vez coloca el pincel en posición horizontal para aplicar la máscara en las pestañas superiores, desde la raíz hasta las puntas con un ligero zig-zag para separar las pestañas.
  • En el caso de las pestañas inferiores aplica menos cantidad de máscara y realiza movimientos descendentes y con mucho cuidado para evitar que queden muy oscuras. 

Estimula el crecimiento de las pestañas

Una vez que has aprendido a utilizar el rizador de pestañas y aplicar correctamente el rimel, también es importante conocer sobre el cuidado que necesita esta zona, especialmente para estimular su crecimiento.

El brushing, como es conocido entre los estilistas y maquilladores profesionales, consiste en peinar las pestañas con un cepillo especial, muy parecido al de las máscaras. 

Peinar las pestañas diariamente con este cepillo pequeño estimula la circulación sanguínea y favorece la llegada de nutrientes a los folículos capilares del párpado; además, se eliminan el polvo y otras partículas que pueden obstruir los poros.

Y si quieres estimular aún más el crecimiento, puedes aplicar unas gotas de vitamina E en el cepillo y peinar las pestañas durante varios minutos hasta que se absorba el aceite. Repite este proceso cada día y al cabo de unas semanas notarás tus pestañas más fuertes, saludables y creciendo poco a poco.

 

Deja un comentario

0 COMENTARIOS

DMCA.com Protection Status