Las propiedades de la cúrcuma y cómo usarla en la cocina

Última actualización: 04.03.21

Este sitio web está sostenido por los lectores. Cuando compras a través de los links de nuestra página, podemos ganar una pequeña comisión de afiliación. Revisa más información sobre nosotros.

 

Esta especia es muy popular en la gastronomía asiática, así como en la medicina natural. Pero, para la cultura occidental es un tesoro recientemente descubierto y con numerosas propiedades todavía por explorar. Así que, si acabas de conocer este condimento, la información que reunimos en este post te será muy útil para aprender a usar la cúrcuma en tus comidas. 

 

Si has llegado hasta aquí es porque, seguramente, ya oíste hablar que la cúrcuma tiene beneficios; por tanto, sientes curiosidad y quieres saber más sobre la especia dorada de la que tanto hablan los especialistas en naturopatía y alimentación saludable.

 

Kurkuma o Cúrcuma 

También conocida como el azafrán de la India, este condimento es una planta herbácea vivaz, perteneciente a la familia de las zingiberáceas y que proviene del sur de Asia.

Es importante destacar que India genera cerca del 80% de la producción mundial de cúrcuma, exportando el 60%. Además, se considera que su especia es la mejor de todo el mundo.

Sin embargo, en otras regiones calientes se ha comenzado a cultivar esta planta, la cual tiene hojas largas y brillantes que alcanzan hasta 1 metro de altura, siendo sus raíces largas y doradas de donde se obtiene el condimento. El proceso consiste en secar las raíces y pulverizarlas. Con el producto final se pueden aromatizar y dar color a muchas recetas, además de que la cúrcuma es uno de los ingredientes principales del curry, otro condimento asiático muy popular en la gastronomía de Oriente. Caso contrario, también puede usarse el rizoma fresco, tal como se hace con la raíz de jengibre. 

Ahora bien, con respecto al sabor de la cúrcuma, los matices van desde un dulce ligero, seguido de un sabor amargo y picante, una combinación de jengibre y naranja, manteniendo un aroma picante y fresco. Este abanico de sabores y olores serán bien recibidos en tu cocina y estamos seguros de que cuando aprendas a usarla, la cúrcuma se convertirá en un indispensable entre tus especias.

Curcuma en la antigüedad

La cúrcuma es una especie milenaria que se ha usado en diferentes culturas con fines medicinales. Existe evidencia antropológica de que los ancestros tailandeses, indonesios, japoneses y chinos venían usando esta raíz por sus propiedades antiinflamatorias.

Asimismo, en muchos tratamientos antiguos de belleza también se usaba para cuidar la piel por sus beneficios antioxidantes. Por su parte, la medicina tradicional china destaca el uso de la cúrcuma como un antidepresivo, así como un remedio natural para el tratamiento del parkinson y el alzheimer. 

 

La cúrcuma en tus recetas

En cualquier mercado de especias o tiendas de hierbas puedes comprar cúrcuma en polvo para guardarla en tu despensa y adicionarla en tus recetas. Si te gusta la comida asiática, y te atreves a preparar algunos de sus platos tradicionales, verás en el paso a paso de las recetas cómo usar este condimento.

También, puedes agregarlo en el sofrito para tu paella, ya que se usa como un sustituto del azafrán para dar color, aunque su sabor no se parece en nada. Asimismo, en la preparación de sopas, salteado de verduras y guisos de diferentes carnes puedes utilizar un poco del polvo de cúrcuma.

Para aderezar tortillas, pastas, platos de arroz puedes agregar una pizca de cúrcuma, comino y pimienta, pues estos condimentos se complementan entre sí y ofrecen un sabor único y muy especial a tus comidas. 

Sin embargo, debes tener mucho cuidado en la cantidad de cúrcuma que usas, pues si tu paladar y el de tu familia no está acostumbrado a su sabor puede serles incómodo comer los alimentos condimentados con esta especia. Además, hay algunos casos de reacciones alérgicas y efectos adversos por el consumo de este producto natural. A continuación mencionamos algunos.

La cúrcuma y sus contraindicaciones

Pese a todos los beneficios para la salud que proporciona este alimento y al sabor enriquecido que da a las comidas, su consumo excesivo puede generar algunos efectos secundarios:

Ácidez estomacal, náuseas o diarrea.

Ritmo cardíaco acelerado.

Disminución de la presión arterial en niveles muy bajos.

Producción de cálculos renales.

Por otro lado, en las mujeres embarazadas el consumo de cúrcuma debe ser moderado o escaso, pues se cree que esta raíz estimula el movimiento del útero y puede generar sangrados. Es por ello que se debe consultar con el médico ginecólogo sobre el uso de esta especia.

De igual manera, las personas que sufren de reflujo gástrico también pueden sentir un aumento de los síntomas, si consumen excesivamente la cúrcuma. Sin embargo, estos son pocos efectos adversos si los comparamos con todas las propiedades de este condimento para la salud. 

Por esta razón, en el mercado hay muchos tipos de cúrcumas disponibles en forma de suplementos; ya sea cúrcuma en pastillas o cápsulas, hay varias alternativas para usar este producto natural y aprovechar sus cualidades antiinflamatorias, antioxidantes y anticancerígenas.

 

Uso terapéutico de la cúrcuma

Uno de los aspectos más destacados sobre la cúrcuma son sus beneficios para adelgazar gracias a su principio activo: la curcumina; el cual ha demostrado un desempeño importante en la aceleración del metabolismo y, por ende, en la pérdida de peso.

Aquí resumimos los aportes de la cúrcuma para adelgazar más rápido:

Inhibición de la división celular: La curcumina favorece la inhibición de la división celular, particularmente con respecto a las células grasas. En consecuencia, se evita la formación de tejido adiposo y el aumento de peso.

Antiinflamatorio: Las propiedades antiinflamatorias de la cúrcuma combaten la hinchazón abdominal, ayudando a reducir tallas. 

Almacenamiento de grasa: La cúrcuma previene la resistencia a la insulina, por lo que regula la glucosa en sangre, evitando el almacenamiento de grasa en el organismo.

Niveles de bilis: El consumo de cúrcuma sube los niveles de bilis, la sustancia encargada en el sistema digestivo de disolver la grasa, acelerando la pérdida de peso. 

Purificante: Los altos niveles de antioxidante de la raíz favorece la eliminación de sustancias nocivas en el organismo, mejorando así nuestra salud. 

Por todos estos beneficios, muchas personas usan la cúrcuma en cápsulas como complemento de una dieta baja en calorías y una rutina de ejercicio para adelgazar más rápido.

Asimismo, la combinación de jengibre y cúrcuma se usa como un potente adelgazante, gracias a sus propiedades digestivas, diuréticas, antiinflamatorias y antioxidantes.

Si te interesa probar una receta natural y efectiva de té de cúrcuma con jengibre, a continuación te sugerimos una preparación muy sencilla.

Ingredientes: 

1 taza de agua.

1 cucharadita de cúrcuma en polvo o una rodaja si tienes la raíz.

1 rodaja de jengibre (o si prefieres usarlo en polvo puedes agregar también 1 cucharadita).

1 rama de canela (es opcional)

Zumo de ½ limón.

Preparación:

En un cazo pon a hervir el agua, mientras tanto puedes pelar y cortar la rodaja de jengibre, esta tiene que ser fina. En el caso de la cúrcuma, si vas a usar la raíz debes saber que el tamaño de la rodaja debe ser la mitad que la de jengibre, pues la proporción correcta para combinar estas especias es media parte de cúrcuma por cada parte de jengibre.

También puedes usar la cúrcuma en polvo, considerando no exceder la dosis máxima de 1,5 g al día para un adulto. 

Al tener las raíces peladas y cortadas, puedes agregarlas al agua. Seguidamente, exprime el zumo de medio limón y cuélalo para añadirlo a la olla. En este punto puedes agregar la rama de canela. 

Debes saber que tanto el limón y la canela son ingredientes opcionales, pero muy recomendados por sus propiedades quema grasa, además de que aportan sabor a la infusión. 

Una vez que todos los ingredientes están en el cazo deja cocinar el té a fuego lento durante cinco minutos, después apaga el fuego y deja que se infusione por otros cinco minutos.

Al momento de servirlo puedes agregar miel o sirope de agave, con una cucharadita será suficiente para endulzar el té y ya estará listo para ser consumido. Esta infusión te ayudará a prevenir la retención de líquidos, al mismo tiempo que favorece el tránsito intestinal, desinflama el abdomen y acelera tu metabolismo. Todo esto se resume en la quema de grasa y pérdida de peso.

Tips: Una variación de esta bebida natural consiste en reemplazar el agua por leche vegetal, y el resultado será la muy de moda leche dorada. 

Un tesoro en tu cocina

El tener cúrcuma entre tus especias será como tener oro en polvo, si te decides a usar este producto con frecuencia en tus recetas, batidos y tés, para aprovechar todos sus beneficios.

A partir de esta información que te suministramos acabas de descubrir que tienes un mundo nuevo por conocer sobre la cúrcuma y todas las formas creativas de usarlas en tus comidas.

Incluso, puedes agregar una cucharadita de este condimento al preparar postres, helados y galletas para darles un sabor exótico y particular. Solo debes usar tu imaginación para innovar las recetas o seguir al pie de la letra las preparaciones y tutoriales que puedes encontrar en Internet sobre el uso de la cúrcuma.

 

Suscribir
Notificar de
guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments
DMCA.com Protection Status