Las 9 Mejores Proteínas Vegetales de 2020

Última actualización: 25.10.20

Este sitio web está sostenido por los lectores. Cuando compras a través de los links de nuestra página, podemos ganar una pequeña comisión de afiliación. Revisa más información sobre nosotros.

 

Proteína vegana – Guía de compra, Opiniones y Análisis

 

Frente a las proteínas de origen animal, como la de suero de leche, las proteínas veganas son una opción igual de eficiente y más respetuosa con el mundo animal a la hora de cuidar de tu cuerpo. Además, son más digeribles y aptas para alérgicos a ciertos alimentos como la leche o el huevo. Unos productos que se presentan en una gran variedad de orígenes y presentaciones, como la vitamina Nu3 Berlín Power. En su receta se mezcla proteína de arroz, cáñamo y guisante con un agradable toque de chocolate. Una formulación similar a la de la vitamina BodyMe PNAK1000, que añade arroz negro y certifica el origen orgánico de todos los ingredientes usados en su mezcla.

 

 

Tabla comparativa

 

Lo bueno
Lo Malo
Conclusión
Ofertas

 

 

Guía de compra

 

La proteína vegana se ha convertido en una alternativa interesante a la proteína animal más clásica a la hora de suplementar tu alimentación deportiva. Un producto que incluso es preferido por cada vez más usuarios, pues es más fácil de digerir y supone un cambio interesante para los que están ya cansados de la proteína whey convencional. Sin olvidar que también elimina los problemas de alergias e intolerancias ligadas a los lácteos.

Estos usuarios encuentran en cualquier comparativa de proteínas veganas lo que necesitan para suplementar su alimentación, en un planteamiento que también es más respetuoso con el mundo animal. Si no tienes claro cómo elegir estos productos, aquí te damos algunas pistas, aunque lo cierto es que tampoco son consejos que distan mucho de los que te ofreceríamos para buscar una proteína convencional.

Los ingredientes

Frente a la “dictadura” de la proteína de suero de leche que solemos ver en las proteínas de origen animal, cuando se trata de proteínas veganas disponemos de una variedad más amplia de ingredientes. Por eso, el primer consejo de nuestra guía para comprar la mejor proteína vegana es echarles un vistazo a los ingredientes del producto.

Entre estos ingredientes hay varios que son habituales. Uno de ellos son los guisantes. Además de estar muy ricos con un simple salteado, es una de las verduras que más proteína aporta. Nada menos que 5 gramos de proteína por cada 100 de producto. Obviamente, en estas proteínas se extrae lo esencial, para que sea más fácil su consumo. Algo parecido pasa con el arroz, que suele incluirse tanto en sus versiones tradicionales como en las de arroz negro o arroz integral.

Otros ingredientes habituales de estos productos son el cáñamo, que más allá del uso recreativo aporta tanto proteínas como todo tipo de nutrientes al organismo. También es frecuente el uso de la soja, aunque lo cierto es que este vegetal está en retroceso, por no ser demasiado digerible. En todo caso, lo fundamental es que la formulación del producto sea lo más agradable y adaptada a tus preferencias, para que te sea fácil su consumo.

 

Origen y fabricación

Otro aspecto fundamental a la hora de buscar una proteína vegana buena y económica tiene que ver tanto con el origen de los ingredientes como de la fabricación de ese producto final. Dos cuestiones que pueden modificar la capacidad nutricional del producto final de forma considerable.

Empezando por el origen, podemos encontrar dos grandes grupos. El primero sería el de la agricultura convencional, conocida por el uso de fertilizantes, pesticidas y otros químicos. El segundo, más saludable, el del agricultura orgánica y ecológica. En este caso, los productos obtenidos no contienen ningún químico nocivo, ya que la fertilización y el control de plagas se realiza mediante técnicas naturales. Un proceso que genera unos ingredientes mucho más saludables a la hora de crear la proteína.

Respecto del proceso de fabricación, cuanto más breve sea el mismo mucho más saludable resulta el producto final. Esto se traduce en que cuanto menos tiempo pase desde que el vegetal sale del campo hasta que acabe empaquetado más saludable será. También es clave que en este proceso de elaboración se respeten las temperaturas soportadas por los alimentos, de modo que no se alteren las propiedades nutricionales de estos vegetales.

El precio

Uno de los problemas que suelen afrontar los usuarios que quieren pasarse a la proteína vegana es el precio. Frente al coste de la proteína animal convencional, hay una diferencia al alza en cuanto cuesta la proteína vegana. No obstante, tal como ocurre con todo, ese incremento de precio también depende de lo que estemos buscando.

Lo primero que debemos saber es que el precio de esa proteína vegana se incrementa a medida que la misma sea más natural y ecológica. Es algo que ya hemos comentado anteriormente, así que no vamos a profundizar más en el tema. Solo diremos que las proteínas de origen orgánico o ecológico siempre serán más caras que las que procedan de agricultura convencional, al igual que un vegetal de origen ecológico también es más caro que uno tradicional.

El otro aspecto importante para hablar del precio es la presentación del producto. Cuanto mayor sea la cantidad de producto que contiene el envase, más reducido será el precio. Si  compramos un paquete de un kilo, el coste siempre será mayor, por kilo, al que abonaríamos si compramos un envase de 3 kilos. Esto nos deja el problema de gastar bastante en un producto que, quizá, luego no nos convenza. Por eso conviene comprar un envase pequeño para ir probando el producto y erificar que es lo que necesitamos antes de comprar una alternativa de mayor tamaño.

 

Las 9 Mejores Proteínas Vegetales – Opiniones 2020

 

La proteína vegana se ha convertido en una agradable alternativa a la proteína tradicional, por ser más digerible y eliminar los problemas de alergia e intolerancia a la leche de muchos usuarios. Unos beneficios que puedes disfrutar con seguridad con solo elegir tu producto preferido de entre las mejores proteínas veganas del 2020. Unos productos de calidad, con diferentes mezclas y que van desde las opciones más baratas a las complejas, aunque siempre manteniendo su digestibilidad y aporte proteico.

 

1. nu3 Proteína vegana 3K

 

Cuando se trata de determinar cuál es la mejor proteína vegana, nu3 es una de las marcas que siempre ocupa posiciones de vanguardia. La prueba la tenemos en la calidad de sus productos, muy apreciada por los usuarios y que se basa en recetas donde solo encontramos lo que necesitamos, tal como corresponde a la mejor proteína vegana del momento. 

En este caso concreto, hemos elegido un producto que incluye guisantes, semilla de cáñamo y arroz, dando lugar a una proteína con una concentración al 70 % y en la que no encontramos edulcorantes, colorantes ni otras sustancias que no deben estar en la mezcla.

Lo que sí encontramos es un agradable toque a chocolate, disponiendo de otros tres sabores diferentes para elegir. Y por si fuera poco, gracias a su precio económico, estaríamos ante la mejor proteína de relación calidad precio de nuestra selección.

Te dejamos un resumen de nuestro análisis respecto de las principales características de este producto.

Comprar en Amazon - Precio (€23,99)

 

 

 

2. BodyMe Mezcla de Proteína Vegana Orgánica en Polvo

 

Una de las ventajas de las proteínas veganas es que podemos elegir el origen de sus ingredientes. Si eres de los que prefieren una proteína vegana totalmente orgánica, en el mercado encontrarás productos como la mezcla de BodyMe. 

Todos los ingredientes que forman parte de este producto son de origen orgánico, habiendo sido cultivados con mimo y solo mediante sistemas ecológicos, para obtener solo lo mejor. El resultado es un producto que está cerca de ser la mejor proteína vegana de su clase. Una fórmula con una concentración del 74% de proteína y que carece de gluten o elementos modificados genéticamente. 

En cuanto a su receta, la misma tiene como base el guisante, aunque también incluye arroz integral y cáñamo, en menor cantidad. Un producto interesante para decir adiós a las proteínas animales y lácteas más clásicas.

Si no sabes qué proteína vegana comprar pero sabes que quieres un producto orgánico, entonces esta es tu elección.

Comprar en Amazon - Precio (€34)

 

 

 

3. Optimum Nutrition ON 100% Plant Gold Standard Proteina vegana

 

Si lo que buscamos es la mejor marca de proteínas veganas del mercado, son muchas las candidatas a tal honor. Entre ellas, tenemos a Optimum Nutrition, que nos ofrece productos y mezclas de calidad, tales como su Optimum Nutrition ON 100%. 

Este producto contiene una mezcla de proteínas vegetales al 68%, situándose en la parte media del mercado. La ventaja es que el perfil de aminoácidos de la mezcla cubre toda la matriz, así que tu cuerpo no echará nada en falta durante el consumo del producto. Algo que se obtiene mediante una mezcla de proteínas de guisante y arroz, principalmente, rematada con semillas de granada y un agradable toque de canela. 

La fórmula se saboriza con un toque de chocolate, pero también tienes sabores como el de vainilla o bayas del bosque, si los prefieres.

Aunque no está entre las proteínas veganas baratas del mercado, lo cierto es que este producto merece la pena por sus características.

Comprar en Amazon - Precio (€20,97)

 

 

 

4. Sevenhills Wholefoods Proteína De Cáñamo Cruda En Polvo Orgánico

 

Frente a los productos que combinan diversos ingredientes, esta proteína de Sevenhills Wholefoods está elaborada íntegramente con cáñamo. En concreto, con el polvo obtenido tras triturar las semillas de esta planta. 

Lo mejor de todo es que la receta no incluye nada más. Así que no hay edulcorantes, no hay saborizantes, no hay sal. Sin embargo, no hablamos de un cáñamo cualquiera, sino que el mismo procede de agricultura orgánica. Por tanto, tampoco tienes que preocuparte por los pesticidas o los fertilizantes que pueda contener la proteína. El resultado es una proteína totalmente natural y que no solo aporta dicha proteína, sino que también incluye una alta cantidad de fibra y otros nutrientes interesantes como ácidos grasos Omega 3, 6 y 9, entre otros. 

La proteína se presenta en paquete de 1 kilo, aunque dispones de otras presentaciones diferentes, tanto más grandes como más pequeñas.

Cambia tus proteínas por el cáñamo más natural gracias a este interesante producto de Sevenhills Wholefoods.

Comprar en Amazon - Precio (€19,99)

 

 

 

5. Nutrizing Proteína en Polvo Orgánica de Guisante

 

Una de las fuentes más habituales de proteína vegana que encontramos en el mercado es el guisante. Un vegetal que constituye la base única de este producto de Nutrizing. Esta proteína de guisante tiene un origen orgánico, por lo que no tenemos que preocuparnos por los pesticidas o los fertilizantes usados en la agricultura tradicional. 

Por si fuera poco, estamos ante una de las proteínas con una mayor concentración del mercado, llegando a los 80 gramos de proteína por cada 100 gramos de producto. Esta fórmula no incluye nada que no deba llevar, por lo que en ella no hay trazas de gluten o soja, saborizantes ni edulcorantes de ningún tipo, teniendo un sabor neutro. 

Respecto de su presentación, la misma se realiza en bolsa de un kilo, con la que disponer de unas 34 raciones de producto.

Añade a tu rutina el poder de los guisantes con todo lo que está completa proteína te ofrece.

Comprar en Amazon - Precio (€18,84)

 

 

 

6. TheHealthyTree Company Proteína de Guisante Orgánico en Polvo

 

Siguiendo con la línea de los productos basados íntegramente en guisante, encontramos la proteína vegana elaborada por TheHealthyTree. Este producto tiene como base única este vegetal, dando como resultado una proteína con una concentración del 80%, de las más elevadas del mercado. 

Para dar mayor calidad a la mezcla, esa proteína se elabora íntegramente con guisantes obtenidos mediante métodos orgánicos, sin la presencia de ningún químico nocivo en el proceso. El resultado es un producto plenamente seguro y que también mantiene una alta concentración de aminoácidos y BCAA. 

Además, es tan polivalente que puede utilizarse tanto a la manera tradicional, para batidos y bebidas, como añadir el mismo como ingrediente a casi cualquier receta de cocina a la que quieras darle un extra de proteínas cómodamente. Respecto de la presentación, cuentas con dos formatos diferentes, en bolsa de 300 o 600 gramos.

Resumimos a continuación las principales características de esta proteína vegana orgánica y de alta calidad.

Comprar en Amazon - Precio (€19,74)

 

 

 

7. Vegavero BIO Polvo de Proteína Vegana Vegavero SPORT

 

La proteína Vegavero BIO Vegan es otro de los productos que merece nuestra atención. Esta proteína vegana se fabrica a partir de una combinación adecuada y equilibrada de proteína de guisantes y arroz integral, para dar una mayor polivalencia al perfil de aminoácidos que tiene el producto. 

El resultado es una mezcla con un 53% de proteína, algo inferior a otros productos del mercado, pero que a cambio incluye casi un 11% de BCAA, que fomenta el crecimiento del músculo y su recuperación. Por lo demás, la proteína se obtiene de fuentes orgánicas, tal como hoy día viene siendo habitual en este tipo de productos. 

Y como remate, la fórmula incluye sabor de chocolate, aunque también cuentas con sabores de arándano y vainilla, para que puedas ir cambiando o elegir el que más te guste.

Sepamos en detalle cuáles son los puntos clave de esta proteína vegana y todo lo que puede hacer por ti.

Comprar en Amazon - Precio (€24,9)

 

 

 

8. Pbn Paquete de proteínas para veganos

 

La proteína vegana de PBN es otro de nuestros destacados. Una proteína que mantiene como base el guisante, que se combina con el poder del arroz para completar el perfil nutricional del producto. El resultado es una proteína vegana con una concentración aproximada del 60%. 

A estos dos ingredientes principales se añaden otros como aceite de girasol alto oleico, aceite de linaza o brocoli, con los que completar la fórmula y darle un perfil más completo. Algo a lo que también contribuye la presencia de vitamina A y vitamina B 12. 

Respecto de su sabor, la presentación incluye un agradable toque de chocolate, aunque también dispones de otros sabores diferentes para elegir. Y en cuanto a su presentación, la misma es la clásica bolsa de un kilo de producto, teniendo la misma un precio aceptable.

Descubre de un vistazo las características principales de esta proteína vegana, elaborada por PBN.

Comprar en Amazon - Precio (€17,99)

 

 

 

9. Energy Feelings Proteína de Guisante Eco 

 

Para los amantes de las proteínas veganas basadas en el guisante, la que fabrica Energy Feelings es una de las más interesantes. Este producto tiene la capacidad de elevar la concentración de proteína al 82%, siendo de las más elevadas que hemos visto en el mercado. Además, aporta también una buena cantidad de esos aminoácidos ramificados.

Estos compuestos son clave a la hora de obtener un adecuado crecimiento muscular, por lo que es muy adecuada para los usuarios más exigentes. Por otra parte, como no podía ser menos, los guisantes proceden de fuentes ecológicas y están libres tanto de fertilizantes como de otros elementos químicos no deseados en el producto. 

Una proteína que tampoco tiene sabor, por lo que la misma prescinde de la intensidad que pueden tener este tipo de productos, basados íntegramente en guisantes.

Analizamos en detalle este producto, de los más completos y concentrados de los que hemos analizado.

Comprar en Amazon - Precio (€28,2)

 

 

 

Preguntas más frecuentes

 

Q1: ¿Cómo utilizar proteína vegana?

En general, el uso de una proteína vegana no se diferencia mucho de una proteína animal. Basta con añadir una cucharada del polvo de proteína, equivalente a unos 30 gramos, a un recipiente con agua o bien a cualquier receta que estemos preparando, para obtener todos sus beneficios. Sí es cierto que a la hora de usar la proteínas para batidos o similares conviene agitar durante algo más de tiempo el shaker, pues la solubilidad de esta proteína vegana es algo inferior a la de una tradicional. Es la única diferencia destacable respecto del uso de estas proteínas veganas.

 

Q2: ¿Cómo hacer proteína vegana?

Para crear una proteína vegana disponemos en la red de numerosas recetas al respecto. Algunas usan el guisante como base, mientras que otras utilizan semillas como ingredientes principales. En este caso, usaremos esta última, por ser más fácil de elaborar. Para la preparación, basta un cuarto de taza de semillas de calabaza, otro tanto de semillas de chía, linaza, ajonjolí y cáñamo. Todas estas semillas son fáciles de encontrar en herbolarios y establecimientos similares. Para preparar la proteína, tendremos que moler los ingredientes unos segundos para que se mezclen y queden con la textura adecuada. El resultado son 10 raciones de un cuarto de taza, aproximadamente, que puedes usar tanto para batidos como complemento en cualquier receta.

 

Q3: ¿Cuándo tomar proteína vegana?

El consumo de proteína vegana no difiere del de la proteína animal a la hora de entrenar. Así pues, podremos consumir la misma tanto como extra de refuerzo antes del entrenamiento como para recuperar los músculos después de dicho entreno. Incluso los efectos suelen ser similares, aunque depende de la concentración de la proteína que estemos usando.

 

Q4: ¿Qué es mejor, proteína animal o proteína vegana?

La respuesta es: depende de lo que busquemos. En general, las proteínas animales tienen una mayor concentración de dicha proteína, que raramente baja del 75%. En las veganas, aunque las mismas pueden llegar al 82% de concentración, lo habitual es que ronden del 60 al 70%. Algo parecido ocurre con los aminoácidos y especialmente los que afectan al crecimiento muscular, que también suelen ser mayores en las proteínas animales. A cambio, estas proteínas veganas son más fáciles de digerir, carecen de hormonas y de químicos nocivos y no generan problemas de alergias o intolerancia. Así que todo es cuestión de elegir un producto adecuado a nuestras necesidades, para optimizar el rendimiento.

 

Q5: ¿Con qué se fabrica la proteína vegana?

La proteína vegana se obtiene de diferentes fuentes, siempre vegetales claro. Entre estas fuentes, la principal es el guisante. Básicamente por su contenido base, 5 gramos de proteína por 100 gramos, pero también por lo fácil que resulta aislar dicha proteína. Otra fuente tradicional es el arroz, preferentemente integral, así como las semillas de cáñamo. Estas serían las fuentes principales, aunque en las recetas que hemos visto también puede incluirse semillas de granada, frutos del bosque, brócoli y otros vegetales.

 

Q6: ¿A qué sabe la proteína vegana?

Pues todo depende de lo que elijamos. Las proteínas veganas que tenemos en el mercado se presentan en dos grandes grupos. Uno de ellos es la proteína vegana con sabor, que usa los mismos saborizantes que se emplean en las animales, aunque sí es cierto que la variedad es algo más limitada. Así que podemos encontrar productos con sabor a chocolate, frutas del bosque o vainilla, que son las más habituales. Otra opción son las proteínas veganas sin sabor, en las que no se incluye saborizante y se supone que no saben a nada. No obstante, los paladares más exquisitos suelen notar el sabor del guisante, que casi siempre está presente en la fórmula.

 

Q7: ¿Es adecuada la proteína vegana de soja?

La soja es un ingrediente controvertido a la hora de preparar proteínas veganas. Este ingrediente es muy polivalente y se usa a menudo en la elaboración de productos veganos tales como leches vegetales similares. Sin embargo, tiene el inconveniente de que puede ser fuente de alergias e intolerancia, al tiempo que también es algo difícil de digerir para algunas personas. Algo que causa pesadez o gases, entre otros inconvenientes. Precisamente este es el motivo principal por el que buena parte de los fabricantes optan por otros ingredientes como el guisante, el arroz o el cáñamo.

 

 

 

Suscribir
Notificar de
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
DMCA.com Protection Status