Las 9 Mejores Proteínas Vegetales de 2020

Última actualización: 28.05.20

 

Proteína vegana – Guía de compra, Opiniones y Análisis

 

Frente a las proteínas de origen animal, como la de suero de leche, las proteínas veganas son una opción igual de eficiente y más respetuosa con el mundo animal a la hora de cuidar de tu cuerpo. Además, son más digeribles y aptas para alérgicos a ciertos alimentos como la leche o el huevo. Unos productos que se presentan en una gran variedad de orígenes y presentaciones, como la vitamina Nu3 Berlín Power. En su receta se mezcla proteína de arroz, cáñamo y guisante con un agradable toque de chocolate. Una formulación similar a la de la vitamina BodyMe PNAK1000, que añade arroz negro y certifica el origen orgánico de todos los ingredientes usados en su mezcla.

 

 

Tabla comparativa

 

Lo bueno
Lo Malo
Conclusión
Ofertas

 

 

Guía de compra

 

La proteína vegana se ha convertido en una alternativa interesante a la proteína animal más clásica a la hora de suplementar tu alimentación deportiva. Un producto que incluso es preferido por cada vez más usuarios, pues es más fácil de digerir y supone un cambio interesante para los que están ya cansados de la proteína whey convencional. Sin olvidar que también elimina los problemas de alergias e intolerancias ligadas a los lácteos.

Estos usuarios encuentran en cualquier comparativa de proteínas veganas lo que necesitan para suplementar su alimentación, en un planteamiento que también es más respetuoso con el mundo animal. Si no tienes claro cómo elegir estos productos, aquí te damos algunas pistas, aunque lo cierto es que tampoco son consejos que distan mucho de los que te ofreceríamos para buscar una proteína convencional.

Los ingredientes

Frente a la “dictadura” de la proteína de suero de leche que solemos ver en las proteínas de origen animal, cuando se trata de proteínas veganas disponemos de una variedad más amplia de ingredientes. Por eso, el primer consejo de nuestra guía para comprar la mejor proteína vegana es echarles un vistazo a los ingredientes del producto.

Entre estos ingredientes hay varios que son habituales. Uno de ellos son los guisantes. Además de estar muy ricos con un simple salteado, es una de las verduras que más proteína aporta. Nada menos que 5 gramos de proteína por cada 100 de producto. Obviamente, en estas proteínas se extrae lo esencial, para que sea más fácil su consumo. Algo parecido pasa con el arroz, que suele incluirse tanto en sus versiones tradicionales como en las de arroz negro o arroz integral.

Otros ingredientes habituales de estos productos son el cáñamo, que más allá del uso recreativo aporta tanto proteínas como todo tipo de nutrientes al organismo. También es frecuente el uso de la soja, aunque lo cierto es que este vegetal está en retroceso, por no ser demasiado digerible. En todo caso, lo fundamental es que la formulación del producto sea lo más agradable y adaptada a tus preferencias, para que te sea fácil su consumo.

 

Origen y fabricación

Otro aspecto fundamental a la hora de buscar una proteína vegana buena y económica tiene que ver tanto con el origen de los ingredientes como de la fabricación de ese producto final. Dos cuestiones que pueden modificar la capacidad nutricional del producto final de forma considerable.

Empezando por el origen, podemos encontrar dos grandes grupos. El primero sería el de la agricultura convencional, conocida por el uso de fertilizantes, pesticidas y otros químicos. El segundo, más saludable, el del agricultura orgánica y ecológica. En este caso, los productos obtenidos no contienen ningún químico nocivo, ya que la fertilización y el control de plagas se realiza mediante técnicas naturales. Un proceso que genera unos ingredientes mucho más saludables a la hora de crear la proteína.

Respecto del proceso de fabricación, cuanto más breve sea el mismo mucho más saludable resulta el producto final. Esto se traduce en que cuanto menos tiempo pase desde que el vegetal sale del campo hasta que acabe empaquetado más saludable será. También es clave que en este proceso de elaboración se respeten las temperaturas soportadas por los alimentos, de modo que no se alteren las propiedades nutricionales de estos vegetales.

El precio

Uno de los problemas que suelen afrontar los usuarios que quieren pasarse a la proteína vegana es el precio. Frente al coste de la proteína animal convencional, hay una diferencia al alza en cuanto cuesta la proteína vegana. No obstante, tal como ocurre con todo, ese incremento de precio también depende de lo que estemos buscando.

Lo primero que debemos saber es que el precio de esa proteína vegana se incrementa a medida que la misma sea más natural y ecológica. Es algo que ya hemos comentado anteriormente, así que no vamos a profundizar más en el tema. Solo diremos que las proteínas de origen orgánico o ecológico siempre serán más caras que las que procedan de agricultura convencional, al igual que un vegetal de origen ecológico también es más caro que uno tradicional.

El otro aspecto importante para hablar del precio es la presentación del producto. Cuanto mayor sea la cantidad de producto que contiene el envase, más reducido será el precio. Si  compramos un paquete de un kilo, el coste siempre será mayor, por kilo, al que abonaríamos si compramos un envase de 3 kilos. Esto nos deja el problema de gastar bastante en un producto que, quizá, luego no nos convenza. Por eso conviene comprar un envase pequeño para ir probando el producto y erificar que es lo que necesitamos antes de comprar una alternativa de mayor tamaño.

 

 

Suscribir
Notificar de
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
DMCA.com Protection Status