fbpx

Las mejores sillas de ducha

Última actualización: 20.08.19

 

Silla de ducha – Guía de compra, Opiniones y Análisis en 2019

 

Cuando hay un anciano en la familia con problemas de movilidad, la hora del baño puede ser un momento difícil del día, especialmente si no cuentas con las herramientas necesarias para favorecer el aseo personal. Para estas situaciones, las sillas de ducha se han convertido en aliadas indispensables para muchas personas de la tercera edad y sus cuidadores, así como otras que por alguna condición física no pueden sostenerse de pie en la ducha. Uno de los productos más destacados en esta categoría es el Ayudas dinamicas AD828, un asiento ajustable en altura con ruedas incorporadas y respaldo que brindan mayor comodidad al usuario, así como la versatilidad de ser también un WC para los pacientes con mayor dificultad de movilidad. Pero, si buscas un modelo más sencillo, está el PrimeMatik regulable cuya altura se puede ajustar en 8 posiciones y aunque no tiene reposabrazos, incorpora en el área del asiento unas agarraderas para que el usuario se sostenga de ellas.

 

 

Tabla comparativa

 

Lo bueno
Lo Malo
Conclusión
Ofertas

 

 

¿Cuál es la mejor silla de ducha del mercado?

 

Si buscas una silla de este tipo, antes de fijarte en cuánto cuesta debes revisar varios aspectos que determinarán el éxito de tu inversión. Por esta razón, hemos preparado la siguiente guía para comprar la mejor silla de ducha para que conozcas las características principales que debe tener un producto de este tipo y así realizar una compra inteligente.

Guía de compra

 

Estructura y resistencia

No creas que cualquier silla puede ser útil para tomar una ducha, al contrario, las sillas diseñadas especialmente para este fin tienen una estructura resistente a la humedad y a la corrosión, pues estarán expuestas constantemente al agua. Así que es importante revisar que la silla sea de aluminio o algún otro material resistente, capaz de soportar el peso del usuario sin ceder y, al mismo tiempo, resistir los efectos de oxidación.

Se recomienda el aluminio porque además de duradero es un material ligero que contribuye al diseño portátil de la silla, para que sea fácil moverla de un lugar a otro, acorde a las necesidades del usuario y el cuidador.

Con relación a la capacidad, es importante verificar el peso máximo que puede soportar pues hay modelos que soportan entre 100 y 130 kg, y no se recomienda un rango inferior a este para ser usada por adultos mayores.

 

Tipos de sillas y ajustes

Al realizar una comparativa de sillas de ducha encontrarás varios modelos en el mercado, desde los simples taburetes con patas antideslizantes hasta las sillas con asiento y respaldo ajustables, reposabrazos abatibles y reposapiés, así como otros modelos que incorporan ruedas para facilitar aún más el traslado del usuario hasta la ducha.

En cuanto a las dimensiones de estas, vienen en diferentes medidas y tamaños, sin embargo recomendamos darle prioridad a aquellas que tienen un asiento con altura ajustable para que puedas adaptarla según la necesidad o la estatura del usuario.

Asimismo, hay modelos que también tienen un respaldo cuya altura se puede ajustar en un rango determinado. Este aspecto es muy valorado especialmente en las residencias donde una silla puede ser usada por varias personas.

 

Versatilidad y seguridad

Para hacer una inversión buena y económica debes asegurarte de que la silla se adapte a la necesidad del usuario y, pensando en los pacientes con grandes dificultades de movilidad, hay modelos que integran un orificio tipo U para ser usados también como WC. De esta forma, los usuarios podrán hacer sus necesidades y tomar un baño posteriormente sin movilizarse mucho.

Con relación a la seguridad, es muy importante verificar que las patas sean antideslizantes y si poseen ventosas mucho mejor, porque así podrán tener una sujeción más firme en el suelo para evitar posibles deslizamientos y caídas que puedan complicar el estado de salud del usuario.

En caso de tener ruedas, debes asegurarte de que incorpore un sistema de frenos fácil de activar por el cuidador mientras realiza el aseo personal al paciente.

Drenaje

Otro aspecto que contribuye con la seguridad del usuario y la funcionalidad de la silla son los orificios de drenaje que debe tener el asiento para evitar que el agua estancada se convierta en un factor de riesgo que pueda provocar un accidente, además esto contribuye a que la silla se seque más rápido.

Por lo general, este aspecto no afecta la durabilidad de la silla, pues la mayoría, incluso las más baratas, están elaboradas en aluminio, y el asiento suele estar hecho en plástico duradero y resistente. Y si incorporan reposabrazos, el material suele ser parecido al neopreno, por lo que resisten la humedad y se secan rápidamente.

 

¿Cuál es la mejor silla de ducha del 2019?

 

Sabemos que no es fácil comprar una silla de ducha, pues son muchos los aspectos a considerar para hacer una inversión duradera. Por esta razón, pensamos ayudarte en tu búsqueda y hemos hecho una selección con varios productos, versátiles y funcionales, valorados positivamente por los clientes para que te sea más sencillo elegir un modelo que se adapte a tus necesidades y a tu presupuesto.

 

Productos Recomendados

 

Ayudas dinamicas AD828

Ventaja principal:

Esta silla de ducha tiene un diseño adecuado para cumplir con su uso. Posee agujeros para dejar pasar el agua, es segura de usar y tiene ruedas para movilizarla con más facilidad y menor esfuerzo.

 

Desventaja principal:

Según lo indicado por usuarios que han adquirido esta silla, sería muy práctico que ésta incluyese cojines que mejoraran la comodidad del usuario e incluso para poder utilizarla como silla de ruedas convencional.

 

Veredicto: 9.8/10

Es una alternativa confiable, robusta y con un buen diseño para cumplir con las necesidades de quienes no pueden asearse solos o necesitan estar sentados para hacerlo.

Comprar en Amazon - Precio (€279)

 

 

Caracteristícas Principales Explicadas

 

Diseño

Las sillas de ducha son una adquisición necesaria cuando se tiene una persona mayor o discapacitada en casa, ya que les permite bañarse o ser bañados con mayor comodidad y seguridad, evitando resbalones y caídas. Antes de invertir en una, no te olvides de verificar su diseño.

El modelo de Ayudas Dinámicas no defrauda en este aspecto, ya que tiene un diseño inteligente pensado para diferentes ocasiones en las que se pueda presentar un inconveniente con el paciente, tales como reposabrazos y mecanismos de seguridad.

La silla tiene unas dimensiones de 45 centímetros para la anchura del asiento, alcanzando 52 centímetros de ancho en total. El fondo es de 36 centímetros y combinado con el resto de la estructura alcanza los 86 centímetros, siendo lo suficientemente cómoda para ser utilizada por jóvenes, adultos y ancianos. Su peso es de 14 kilogramos aproximadamente.

Capacidad

Uno de los aspectos más relevantes que deberías considerar antes de gastar dinero en una silla para la ducha es en su capacidad. Al conocer cuánto peso puede soportar, te será mucho más sencillo determinar si es el modelo adecuado para el paciente.

En el caso de la silla para la ducha de la marca Ayudas Dinámicas debemos destacar el hecho de que la robustez de su estructura y la combinación de materiales de buena calidad, le permiten a la silla soportar un peso de hasta 130 kilogramos sin problemas.

Esta capacidad ofrece libertad de uso por si la silla debe irse adaptando al crecimiento del paciente, ya sea en altura o peso, evitando que debas invertir en otra demasiado pronto.

Por otra parte, los compradores parecen estar satisfechos con su servicio e indican que ha facilitado mucho la tarea del aseo personal de los pacientes.

 

Ruedas

Otras características relevantes según la opinión de algunos usuarios son los extras que pueda presentar una silla de ducha. Dado que este mueble está en contacto con el agua y el jabón debe ser, además de segura, fácil de movilizar para permitir el uso del cuarto de baño por otros miembros de la familia.

Por ende, consideramos una ventaja el hecho de que la silla de ducha AD828 esté equipada con un total de cuatro ruedas pivotantes que te permitirán moverla con facilidad, ya sea para buscar a la persona hasta su cama o para retirarla de la ducha luego de ser utilizada.

Asimismo, se debe destacar que cada una de las ruedas posee un sistema de bloqueo que evitará que se muevan sin querer, ofreciendo así estabilidad, confianza y equilibrio para mejorar la seguridad durante la hora del baño.

 

Comprar en Amazon - Precio (€279)

 

 

 

PrimeMatik regulable

 

Aunque no es una silla para ducha con ruedas, este modelo es muy útil porque la altura del asiento se puede ajustar en 8 posiciones diferentes entre 71 y 89 cm, además las patas con ventosas brindan mayor estabilidad y sujeción al suelo.

En cuanto al material, esta silla tiene una estructura de aluminio mientras que la base y el respaldo son de polietileno con acabado rugoso para evitar deslizamientos; esta combinación ofrece una silla resistente y duradera, además de ser una de las más baratas, por ello es catalogada como la mejor silla de ducha de relación calidad precio de esta selección.

Este silla tiene una base de 42 x 46 cm y un diseño ergonómico favorecido por los espacios incorporados que funcionan como agarraderas para el usuario, además tiene un orificio en forma de U que facilita la higiene del paciente.

Considerando su estructura y diseño, podríamos estar ante la mejor silla de ducha por 50 euros del mercado. Realmente es una buena opción para casi todas las personas que necesiten uno de estos productos.

 

Pros

Instalación: El montaje de esta silla es realmente sencillo y lo mejor de todo es que puede ser instalada tanto en duchas como en bañeras por igual.

Antideslizante: Una caída para una persona mayor puede ser fatal. Por esa razón, esta silla tiene la cualidad de ser antideslizante para que el usuario esté completamente seguro al usarla.

Regulable: Podrás adaptar esta silla a las necesidades de la persona que la use. Tiene 8 alturas regulables que van desde los 71 hasta los 89 centímetros.

 

Contras

Instrucciones: A pesar de que su montaje es sencillo y totalmente intuitivo, las instrucciones incluidas para ayudar a los más inexpertos no vienen en español y traen dibujos poco explicativos.

Ver ofertas del día en Amazon

 

 

 

Mobiclinic Puerto

 

Si buscas cuál es la mejor silla de ducha, es posible que entre los resultados destaque el modelo Puerto de Mobiclinic, un producto funcional como silla para ducha de discapacitados que cuenta con respaldo además de reposabrazos acolchados.

La estructura de aluminio de este producto aporta resistencia y durabilidad, al mismo tiempo que favorece el diseño ligero de la silla que apenas pesa 3,1 kg. Por su parte, la base de plástico incorpora orificios de drenaje para que el agua de la ducha no se estanque en el asiento.

Es necesario destacar que este modelo soporta un peso máximo de 135 kg. Además, viene desmontado pero incluye los tornillos y las instrucciones necesarias para realizar un montaje rápido. También permite realizar un ajuste de la altura a través de un sistema individual en cada pata, variable entre 41,5 y 51,5 cm.

Si buscas la mejor marca de sillas de ducha, entonces quizás debas echar un vistazo a Mobiclinic y sus grandiosos modelos como este, apto para diversos tipos de personas.

 

Pros

Reposabrazos: Los reposabrazos de esta silla son acolchados para que la persona pueda estar totalmente cómoda al apoyarse en ellos.

Peso: Tiene un peso de 3,6 kilogramos, por lo tanto, es una silla ligera y fácil de movilizar. No es necesario hacer demasiado esfuerzo.

Soporte: Cualquier persona que pese hasta 135 kilogramos podrá sentarse con total confianza, ya que la silla soportará su peso sin ningún problema. Es recomendable no excederse, pues esto afectaría la seguridad.

Desmontable: Tanto el soporte como los reposabrazos son totalmente desmontables. Así, si una persona es muy robusta o si desea un baño rápido sin respaldo podrás quitar ambas piezas para total comodidad.

 

Contras

Plástico: Las piezas que sujetan las patas y el respaldo están hechas de plástico, por lo tanto, es posible que esta silla sea algo más endeble que las demás.

Comprar en Amazon - Precio (€43,95)

 

 

 

Cablematic Aluminio

 

Otro modelo que destaca entre las mejores sillas de ducha del 2019 es este de Cablematic, un producto ligero y resistente con estructura de aluminio, respaldo y asiento de plástico con textura rugosa para maximizar el agarre del usuario. Además, incorpora apoyabrazos antideslizantes para una mejor sujeción.

El respaldo ajustable y con diseño ergonómico puede medir de 72 a 85 cm de altura, mientras que el asiento se puede ajustar en 6 posiciones diferentes entre 37 y 50 cm.

Debes saber que la base del asiento mide 44 x 45 cm y la silla en general resiste un máximo de 110 kg, también incorpora ventosas en las 4 patas para brindar más seguridad al usuario, evitando desplazamientos en el suelo mojado. Los usuarios destacan que es fácil de montar y de trasladar porque pesa casi 4 kg y tiene un asa incorporada en el respaldo.

Lo mejor que puedes hacer cuando no sepas qué silla de ducha comprar es verificar aquella que tenga muy buenas calificaciones. De esa manera podrás elegir aquella que esté respaldada por varias críticas positivas, como este modelo de Cablematic.

 

Pros

Base: El baño puede ser un lugar resbaladizo, por esa razón, para evitar cualquier tipo de accidentes, la base de la silla está hecha de plástico rugoso totalmente antideslizante para que esté firme en su lugar en todo momento.

Montaje: El montaje de este artefacto es totalmente sencillo, lo que hace posible que en pocos minutos la silla esté lista para usarse.

Reposbrazos: Los reposabrazos de este modelo están cubiertos por un material que es totalmente antideslizante para que los brazos no resbalen, a pesar de estar en contacto con agua y con jabón.

 

Contras

Regulable: Aunque la altura de la silla es regulable, la de los reposabrazos no lo es y esto puede ser un inconveniente para ciertas personas.

Ver ofertas del día en Amazon

 

 

 

Shelf 68 – 81 cm

 

Este modelo es adecuado para ancianos, mujeres embarazadas y pacientes con problemas de movilidad cuya higiene personal se puede ver afectada. Con este producto el baño podrá realizarse de forma cómoda, ya que la silla tiene el tamaño adecuado para caber en la bañera y el usuario se pueda sentar con seguridad, pues incorpora patas antideslizantes.

Esta silla está fabricada en aleación de aluminio en la estructura y partes de polietileno, tiene unas dimensiones de 49 x 43 cm y una altura ajustable entre 68 y 81 cm. La textura del asiento es antideslizante y la base mide 41 x 33 cm, por lo que destaca como un modelo compacto.

Además tiene una capacidad de 150 kg aproximadamente y pesa tan solo 4 kg, así que se puede cargar fácilmente y mover de lugar con ayuda del asa incorporada en el respaldo.

No es de las alternativas más baratas, sin embargo, es posible que sus cualidades y su diseño te animen a llevarla contigo a casa.

 

Pros

Soporte: Este modelo permite que se siente una persona de hasta 150 kilogramos, por lo tanto, es una silla con gran resistencia.

Materiales: Esta silla está hecha de aleación de aluminio y de polietileno para darle una mayor durabilidad.

Diseño: El asiento posee un diseño de pequeños agujeros para prevenir que la persona se deslice mientras se encuentra bañándose.

 

Contras

Asiento: A pesar de que el diseño del asiento tiene un propósito, es posible que al no ser completamente plano pueda ser algo incómodo para quien se siente, especialmente si se encuentra desnudo.

Comprar en Amazon - Precio (€97,46)

 

 

 

Ayudas dinamicas AD828

 

Gracias a su versatilidad como silla de ducha y wc, este modelo está valorado por muchos como la mejor silla de ducha que puedes adquirir para una persona con dificultades de movilidad.

La silla Clean es duradera y resistente a la corrosión debido a sus acabados de gran calidad. Además, cuenta con respaldo y reposabrazos que ofrecen mayor confort durante la ducha. Estos últimos favorecen también la transferencia del usuario pues son desmontables y abatibles, los reposapiés también se deslizan debajo de la silla.

Este modelo tiene una altura de 49 cm, pero también está disponible un modelo de 55 cm. Cabe mencionar que tiene una capacidad de 130 kg de peso máximo y apenas pesa 14 kg, lo que junto a las ruedas con frenos incorporados permite un traslado mucho más sencillo del usuario, ya que se puede manejar en espacios estrechos.

Si no te importa pagar dinero de más por la mayor calidad posible, entonces este modelo podría ser la mejor silla de ducha del momento debido a sus grandiosas características.

 

Pros

Ruedas: No se sabe en qué momento una persona limitada de movimientos necesite ir a algún lugar. Por esa razón, el hecho de que esta silla tenga ruedas la hace una alternativa muy práctica y versátil.

WC: Con facilidad, esta silla podrá ajustarse al inodoro para que la persona pueda hacer sus necesidades de forma cómoda y sin ningún tipo de inconvenientes. El asiento posee una parte libre para esto.

Corrosión: La estructura de la silla es totalmente resistente a la corrosión, lo que le dará una mayor durabilidad.

Reposabrazos: Para poder subir y bajar a la persona con facilidad, los reposabrazos de esta silla son totalmente abatibles. De esa manera, podrás manipularlos a tu parecer.

 

Contras

Comodidad: No es una silla apta para estar sentado por un tiempo prolongado, pues puede resultar extremadamente incómoda, ya que no trae cojín.

Comprar en Amazon - Precio (€279)

 

 

 

Cómo utilizar una silla de ducha

 

El momento  de la ducha puede ser tedioso para aquellas personas de tercera edad o que poseen alguna dificultad física, que les impide sostenerse de pie en el baño. Para resolver este problema, se han creado las sillas de ducha, que resultan funcionales y cómodas para ducharse adecuadamente, ya que están fabricadas con materiales resistentes al agua y suaves que facilitan el proceso. Si eres principiante en el uso de este producto, te invitamos a revisar estos consejos útiles que te mostrarán lo sencillo que puede ser utilizar una.

 

 

Verifica que tengas la adecuada

Gracias a los avances tecnológicos del momento, las marcas ofertan diferentes modelos y estilos de sillas de ducha, según las necesidades del paciente. Previo al inicio de la instalación, comprueba que tienes la silla correcta y que se adapte a tus necesidades. De lo contrario, consulta a tu vendedor y pide una devolución o cambio.

 

Define el lugar de instalación

Seguidamente, es importante que fijes el lugar en el que realizarás la instalación. Asegúrate de que el lugar sea cercano a una pared para darle estabilidad al producto. También, debe estar alejado de entradas o salidas de tuberías, así como de corriente eléctrica que afecte el funcionamiento de la ducha.

 

Marca los puntos de fijación

Una vez que hayas definido el lugar de instalación, procede a marcar los puntos en los que la silla se unirá a la pared. Para ello, utiliza un lápiz de grafito o marcador removible y coloca los puntos. Después, con ayuda de un taladro haz agujeros pequeños, según el tamaño de los soportes del producto.

 

Coloca los tacos de soporte

Después de taladrar y abrir los agujeros, coloca cada uno de los soportes firmemente dentro de los hoyos. Para ello, puedes emplear un martillo que aportará presión a los tacos. Verifica que cada uno esté completamente insertado en los agujeros. De lo contrario, la silla puede desmontarse accidentalmente.

 

Instala la silla

Posteriormente, coloca la silla en el lugar asignado sujetándola fuertemente a los soportes en la pared. Ejerce presión sobre los puntos de unión, para evitar que se desplacen durante la ducha.

 

Agrega reposabrazos

Algunas sillas de ducha, incluyen reposabrazos extraíbles que pueden montarse en momentos específicos. Si necesitas tener apoyo extra, colócalos en cada extremo de la silla, uniéndolos con tornillos o tuercas según lo que requiera el montaje.

 

 

Retírala si es necesario

Si la ducha de tu hogar es compartida, retira la silla completamente para utilizarla como de costumbre. Afloja los tornillos o tuercas, además de los soportes para sacar la silla de la ducha. Posteriormente, puedes volver a instalarla como se explica en los pasos anteriores.

 

Límpiala al finalizar

Una gran ventaja que presentan las sillas de ducha, es que están fabricadas con materiales de fácil limpieza, por lo que puedes utilizar agua, jabón y un paño húmedo para limpiar las superficies. Después, déjala secar al aire libre por unas horas. Guárdala en un lugar seguro y seco que no debilite los materiales de fabricación.

 

 

 

Leave a Reply

avatar
  Suscribir  
Notificar de
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (24 votos, media: 4.65 de 5)
Loading...
DMCA.com Protection Status