Cómo limpiar una alcachofa de ducha

Última actualización: 18.10.17

 

¿Cómo limpiar una alcachofa de ducha?

 

Probablemente siempre caigamos en el mismo problema donde la alcachofa de ducha reduce la intensidad en el chorro de agua que brota de ella por algún obstáculo que impide su paso. Esto generalmente nos hace un llamado de atención con respecto al mantenimiento que necesita y la continuidad del mismo para un funcionamiento correcto. Pues en efecto, siempre queremos tomar una plácida ducha sin limitaciones de ningún tipo, siendo nosotros mismos quienes regulemos la cantidad de agua que brote.

Por consiguiente, hacer una comparativa de alcachofa de duchas para reemplazar la nuestra es algo que quizá no sea necesario, debido a la sencillez con la cual podemos hacerlo nosotros mismos. Además, tampoco es necesario cuando puedes seguir estos sencillos consejos para destapar una alcachofa tú mismo.

Bicarbonato_de_socio_trucos_servicio_Blog_Reparalia_alcachofa

 

Destapar una alcachofa de duchas

Lo más conveniente es desenroscar la alcachofa de ducha para así confirmar que son agentes externos los que prohíben el libre tránsito del agua desde la tubería a la ducha, en este caso la cal que gradualmente se acumula hasta que tranca el paso, o algún tipo de impureza no deseada y el chorro de agua se ve disminuido en su totalidad. Evidentemente, al destapar la alcachofa debemos tener precaución y cautela para no dañar con un movimiento brusco sus partes, una vez verificado que la cal es el principal obstáculo procedemos al siguiente paso.

 

Preparar una mezcla especial

De acuerdo al tamaño de la alcachofa de ducha se ubicará un recipiente adecuado donde podamos sumergir el aparato para que así penetre hasta los lugares más recónditos y pueda soltar toda la cal acumulada en los lugares donde un cepillo, e incluso la vista, no pueden llegar. De esta manera se revolverá la mezcla, con la ayuda de un poco de vinagre y agua.

Esta mezcla podrá hacerse en frío siempre y cuando no haya pasado mucho después del último mantenimiento que se le haya hecho a la alcachofa de ducha, sumergiéndola por alrededor de veinte minutos. Si ha transcurrido mucho tiempo después de su último mantenimiento, lo más ideal es hervir la mezcla por diez minutos, es decir el vinagre y el agua de acuerdo al tamaño del recipiente contenedor de manera que se logre sumergir completamente el aparato y dejarla por menor tiempo, sin que se deteriore la alcachofa de ducha.

 

Limpiarla con cepillo

Pasado el tiempo prudencial en el que cual debería haber aflojado el residuo de cal acumulado o impurezas, se procede a limpiar con un cepillo, bien sea de dientes o de uñas, para terminar de limpiar los lugares poco visibles que influyen en la obstrucción del paso libre de agua. Verificando que cada vez que limpiemos el agua remueva los residuos concentrados en diversas partes.

 

Chequear

Es fundamental cerciorarse de que la mezcla haya causado efecto, así como la limpieza con el cepillo, es por ello que pasaremos en contadas oportunidades chorros de agua por las rendijas de la ducha de alcachofa para evidenciar que no haya quedado ninguna partícula de cal o impurezas que continúan impidiendo el paso de agua.

Del chequeo depende el éxito de la limpieza, una vez efectuado y con total seguridad de que el agua pasa libremente y sin contratiempos se enrosca nuevamente el aparato en su lugar y se asegura su correcta posición.

limpiar-la-alcachofa-de-la-ducha1

 

Recomendaciones adicionales

Sin embargo, cabe destacar que para quienes desean evitar este tipo de inconvenientes donde la cal represente un problema a la hora del baño o incluso se lastimen la piel por el brusco contacto de esas partículas arenosas con el cuerpo, existen en el mercado distintos productos que pueden ahorrar la limpieza. Por supuesto, también están los tips mencionados, debido a que se ha pensado en función de ahorrar este tipo de inconvenientes a los clientes.

Destacan por ello, alcachofas de ducha con protección antical, es decir, que se autolimpian y así nos ayudan a evitar todos los pasos anteriores. Además, existen mezclas en el mercado que ya vienen preparadas y que dan la posibilidad de limpiar las alcachofas de duchas, sin mezclas caseras o improvisadas.

Debemos ser honestos en que si una vez realizada la limpieza y el agua continúa sin salir con fuerza o no sale es necesario hacer una revisión de las tuberías y conexiones hidrológicas en nuestro hogar para así dar con el origen del asunto. Si la limpieza constante no ayuda, debemos evaluar si el problema va mucho más allá de nuestras posibilidades de resolverlas de forma sencilla. En última instancia, se recomienda contratar a un experto en el tema.

 

Deja una respuesta

Be the First to Comment!

Notify of
avatar
wpDiscuz
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (1 votes, average: 5.00 out of 5)
Loading...