Dormir con el ventilador, 5 problemas de salud asociados

Dormir con el ventilador, 5 problemas de salud asociados

Última actualización: 14.11.19

 

Probablemente los avances en materia de salud y el incremento en la esperanza de vida nos hace pensar que somos menos vulnerables de lo que eran nuestros abuelos. Y es que, si bien es cierto que en la antigüedad algunas prácticas eran llevadas al extremo con tal de evitar enfermedades, la realidad es que hoy en día nos saltamos algunas recomendaciones que nuestras madres y abuelos nos hacían cuando éramos niños, porque las consideramos infundadas. Puede que quizá después de leer, encuentres que no estaban del todo equivocados.

Cuando la temperatura se incrementa en esos meses de verano, es muy común que tengamos a mano algún dispositivo que logre reducir la temperatura, haciendo que estemos más cómodos. Sin embargo, esto hasta el momento implica que nos expongamos a una corriente de aire constante. Esto puede ser que no nos moleste demasiado cuando estamos despiertos, pero cuando nos encontramos durmiendo ¿Qué efectos tiene? Después de leer podrás tomar una determinación sobre si es o no conveniente realizar esta práctica.

Al dormir, todo nuestro cuerpo se relaja, comienza el cerebro una actividad que hasta ahora nos resulta un tanto misteriosa, pero implica recuperar al cuerpo del desgaste que se generó durante el día. Las fibras musculares que se estiran durante el ejercicio en tu práctica diaria se regeneran, las cuerdas vocales desgastadas por hablar también vuelven a quedar como nuevas tras 8 horas de sueño, y así podríamos mencionar un sinnúmero de procesos que se llevan a cabo mientras descansamos. Sin embargo, el uso del ventilador puede interferir en estos procesos.

 

1. Alteraciones al sistema respiratorio

La exposición de las vías respiratorias a una corriente constante de aire, trae entre otras consecuencias, en muchos casos la resequedad de las mucosas que recubren todo el trayecto desde la nariz hasta la faringe. Esto genera en las personas dolor de garganta al despertar, que desaparece conforme transcurre el día. También, puede generar una sensación de inflamación de la nariz, lo que lleva a percibir que el paso normal del aire se ve obstruido.

Esto se puede agravar si la persona suele roncar por la noche, pues entonces la boca también se verá afectada y las cuerdas vocales no lograrán recuperarse como es debido. Así es probable que te levantes con dificultades para hablar con tu voz habitual. Además, puede que se incremente la producción de flemas en un intento natural del cuerpo por lubricar la zona afectada.

 

 

El daño no se detiene en molestias, puesto que al verse dañada la mucosa que recubre el sistema respiratorio superior, pueden generarse diminutas fisuras en ella, que dejan un espacio abierto para que alguna bacteria logre filtrarse y enfermarnos cuando estamos cerca de alguien que estornuda.

Además, las personas con padecimientos relacionados con alergias, pueden ver su salud deteriorada, debido a que el ventilador puede hacer circular mayor cantidad de partículas de polvo y polen que irritan su sistema respiratorio.

 

2. Sequedad ocular

Otro problema asociado al uso del ventilador por la noche es la irritación ocular. Probablemente te has dado cuenta que algunas personas cuando están dormidas tienen los ojos ligeramente entreabiertos. Algunas incluso podrían padecer de Lagoftalmos nocturno, un problema asociado al nervio óptico que no transmite correctamente el reflejo de cerrar el globo ocular durante el sueño.

En ambos casos, aunque con mayor o menor gravedad, el párpado no cumple apropiadamente su función de proteger la mucosa que cubre, manteniendo humectado el ojo. Este problema se complica de manera peligrosa si se utiliza un ventilador o aire acondicionado durante la noche, porque además de resecar los ojos, lo que ya es en sí un problema, puede exponerlos al polvo y cualquier partícula que por causa de la ráfaga de viento sea lanzada hacia ellos.

 

 

3. Tu piel también sufre consecuencias

Otra parte del cuerpo que también puede tener un daño con el paso del tiempo es la piel. Esto se debe a que el viento constante sobre la piel, puede arrastrar la humedad que se encuentra en las capas superiores de la epidermis. Esto ocasiona que la piel pierda su elasticidad natural y se intensifica en zonas delicadas como el rostro. Como consecuencia, podríamos decir que es probable que acelere el proceso de envejecimiento de la piel.

 

4. La calidad del sueño puede disminuir

Dormir profundamente es indispensable para que el cuerpo descanse como debe. Esto implica que estemos cómodos y si bien la reducción en la temperatura puede ser confortable, no todo es ventaja cuando tenemos el ventilador encendido. Según algunos estudios realizados por universidades en Japón, las personas que duermen con un ventilador encendido tienden a moverse más durante el periodo de sueño profundo.

Esto podría dar una pista de que la calidad de sueño no es la esperada, pues el cuerpo experimenta cierta incomodidad ante la presencia de viento. Como consecuencia puede suceder que algunas personas se sientan al día siguiente cansadas.

 

5. Contracturas musculares

Por lo que se refiere a los músculos, estos también puede presentar algún problema después de dormir con un ventilador encendido, ya que se asocia su utilización a una mayor presencia de contracturas de mayor o menor magnitud. Si te has levantado alguna vez con el cuello dolorido y sin la posibilidad de voltear libremente la cara hacia uno o ambos lados, sabrás a lo que nos referimos.

Otras contracturas comunes además de la rigidez en el cuello son el dolor de espalda y calambres en las piernas. Este malestar surge generalmente por cambios repentinos en la temperatura de la habitación, que suele ser más baja en la madrugada y la condición se agrava con el uso del ventilador, cuando la ráfaga de viento queda dirigida hacia alguna de estas partes del cuerpo.

Como puedes ver, hay algo de razón en el hecho de que protegerte de una corriente de viento resulta provechoso. Por lo que podemos concluir, que lo mejor es que en caso de que tengas que dormir con un ventilador encendido para tolerar el calor, evites la tentación de colocarlo frente a tu cama y dirigido hacia ti. En cambio, puedes buscar que el viento rebote en alguna pared, para que llegue de manera indirecta.

 

Leave a Reply

avatar
  Suscribir  
Notificar de
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (2 votos, media: 5.00 de 5)
Loading...
DMCA.com Protection Status