Cómo hacer café con una cafetera italiana

Última actualización: 05.03.21

Este sitio web está sostenido por los lectores. Cuando compras a través de los links de nuestra página, podemos ganar una pequeña comisión de afiliación. Revisa más información sobre nosotros.

 

Nadie ha podido derrotar a la cafetera italiana, pues a pesar de los diversos avances tecnológicos que ha habido en la industria del café, la famosa cafetera de Bialetti sigue de pie. Muchos saben utilizarla por ver a sus padres o abuelos usándola, mientras que otros desean aprender para poder disfrutar del delicioso sabor que tiene el café italiano clásico.

 

Desde hace muchos años, el café se ha convertido en nuestra bebida aliada para muchas cosas. Una taza de café suele ser la primera opción que se le ofrece a un invitado, así como también es la alternativa más importante en las mañanas para brindar la energía suficiente para afrontar el día.

Gracias a su versatilidad y a que se ha convertido en una bebida que la mayoría de las personas consume, muchos han creado sus propias variantes para poder darle un sabor distinto. De la misma forma, para satisfacer la demanda masiva de café, muchas compañías han fabricado cafeteras modernas que agilizan el tiempo de preparación de la bebida y ofrecen distintos tipos de preparaciones en el mismo lugar. Este es el caso, por ejemplo, de las cafeteras que utilizan cápsulas o de las clásicas cafeteras de goteo.

Sin embargo, muchas veces las tecnologías no pueden acabar completamente con la tradición, y por eso hay quienes prefieren una taza que provenga de una cafetera clásica.

 

La cafetera tradicional por excelencia

En el año 1933, Alfonso Bialetti seguramente no tenía la más mínima idea de lo famosa que iba a ser su invención. Jamás podría haber imaginado que su diseño acabaría en museos de artes y ciencias; que su invento traspasaría las fronteras hasta ser un producto utilizado casi religiosamente en diferentes países europeos y americanos y que, a pesar de los años, todavía seguiría siendo fabricado hasta el día de hoy. No obstante, contra todo pronóstico, la cafetera moka ha logrado cada una de estas cosas y seguramente seguirá alcanzando más, a pesar de ser una cafetera antigua.

Actualmente, las cafeteras italianas se fabrican en distintos materiales como el aluminio y el acero inoxidable. Sin embargo, independientemente del material, todas pueden producir un café fuerte que agrade hasta a los más exigentes.

Por lo tanto, si quieres saber cómo hacer un buen café, entonces comprar una cafetera italiana podría ser una forma económica y clásica de lograrlo.

¿Cómo hacer café en cafetera italiana?

El primer uso de una cafetera italiana puede ser intimidante para cualquier persona que no esté familiarizada con este tipo de productos. A diferencia de otros modelos, la cafetera moka no viene con botones, no necesita electricidad y tampoco posee instrucciones muy intuitivas que digamos. Sin embargo, cuando descubras qué hacer, verás como todo es mucho más fácil.

1. Elige el café correcto:

Si realmente quieres disfrutar de una taza de café de calidad, necesitas un café que tenga ese toque gourmet que buscas, pues la cafetera no hace milagros.

Lo ideal es adquirir un café en granos que sea bastante aromático y que logre transmitir todos sus matices de sabor a la taza. Este deberás molerlo antes de utilizarlo o, sino, adquiere uno ya molido pero que sea de calidad.

2. Llena de agua

La cafetera está dividida en dos partes y es necesario que sepas que la parte inferior es la sección dedicada al agua y se conoce como calentador.

Es posible usar agua del grifo, pero se recomienda usar siempre agua potable para evitar que esto interfiera en el sabor del café. Llena la cafetera hasta la válvula de seguridad.

Si deseas puedes precalentar el agua antes de verterla, para evitar que el café se sobrecaliente. No obstante, esto depende de tus preferencias personales. 

3. Llena de café

Agrega la cantidad específica de café que vayas a consumir. Añade un poco sobre el filtro de la cafetera y elimina el exceso con un cuchillo para dejar todo al ras, de manera uniforme.

Procede a limpiar el café que pueda haber quedado en los bordes y recuerda que no debes presionar, apelmazar, ni aplastar el café.

Al terminar, ya puedes enroscar la parte superior de la cafetera y pasar al siguiente paso.

4. Listo para el fuego

Comienza a calentar el café en la cocina, pero nunca a fuego máximo. Si estás realizando esto en una cocina de gas, limítate a usar el fuego medio. Por otra parte, si usas la cafetera italiana en vitrocerámica, entonces regula la potencia hasta el nivel 7, aproximadamente.

En este momento de la preparación, la tapa de la cafetera debería permanecer siempre levantada.

Después de un tiempo, la cafetera comenzará a hacer un ruido característico que indica que próximamente va a empezar a subir. En este momento, bájale un poco al fuego o disminuye un nivel de potencia. Tener este control sobre la temperatura es importante, pues hace que el agua se caliente con más lentitud, permitiendo que esta se mantenga en contacto con el café por una mayor cantidad de tiempo, lo que maximiza el sabor.

Ya para terminar, en el momento en el que el café empiece a subir, vuelve a bajar la temperatura y cierra la tapa.

5. Utiliza el vapor

El truco para mantener todo el sabor encapsulado dentro de la cafetera es saber cuándo apagar el fuego completamente, para que el café termine de prepararse utilizando el calor residual contenido en la cafetera.

El momento exacto es cuando el café ha subido más de la mitad y la cafetera empieza a soltar vapor. No obstante, no muevas la cafetera de su lugar hasta que se complete la subida del café. En ese instante sí deberás retirar la bebida.

6. Disfruta de tu café

Después de retirar la cafetera del fuego, ábrela y dale vueltas al café. Esto evitará que el café se siga calentando, para no dañar su sabor.

7. Mantén en buen estado la cafetera

Para lavar la cafetera puedes usar solo agua caliente, aunque hay quienes prefieren usar agua y jabón para deshacerse efectivamente de los aceites que se pueden desprender del café. Si haces esto último, asegúrate de aclarar muy bien para evitar que el olor del jabón se quede en la cafetera.

Así de sencillo puede ser preparar café en una cafetera moka y, después de probar su rico sabor, es posible que sea difícil volver a tomar esta bebida de una forma distinta. 

 

Suscribir
Notificar de
guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments
DMCA.com Protection Status