El mejor quemador de hierbas

Última actualización: 04.12.22

Este sitio web está sostenido por los lectores. Cuando compras a través de los links de nuestra página, podemos ganar una pequeña comisión de afiliación. Revisa más información sobre nosotros.

 

Quemador de hierbas – Guía de compra, Opiniones y Análisis en 2022

 

Dentro de las opciones que tenemos a nuestro alcance para eliminar las malas hierbas de nuestro jardín de lugares complejos o en gran cantidad, el quemador de hierbas es una de las propuestas más eficientes. Con este producto no necesitamos preocuparnos por cortes ni nada parecido, sino que basta la llama generada por el quemador para acabar con esos restos vegetales de forma sencilla. El calor generado se encarga de desecar las malas hierbas e impedir su crecimiento. Una labor para la que podemos confiar en el quemador de hierbas Gloria Thermoflamm BIO Professional PLUS. Este modelo a gas genera una llama de 1.000 grados y es muy eficiente a la hora de eliminar todo tipo de hierbas con solvencia. Si prefieres un modelo eléctrico echa un vistazo al WolfGanf Herbicida, de 2.000 vatio de potencia, 115 centímetros de largo y dotado y un peso ligero, que hacen mucho más cómodo el trabajo sobre todo tipo de restos vegetales.

 

 

Tabla comparativa

 

Lo bueno
Lo Malo
Conclusión
Ofertas

 

 

¿Cuál es el mejor quemador de hierbas del 2022?

 

Eliminar tus hierbas sin necesidad de químicos nocivos es fácil, siempre que encuentres el mejor quemador de hierbas, conforme a tus necesidades y preferencias. Productos con los que eliminar estos restos sin mucha complicación, lo que es fácil de lograr con alguno de los mejores quemadores de hierbas del 2022, que hemos analizado y que te enumeramos a continuación.

 

Productos Recomendados

 

Gloria Thermoflamm BIO Professional PLUS

 

A la hora de buscar el mejor quemador de hierbas del momento, son muchos los usuarios que apuestan por los modelos de gas. Entre ellos, destaca el Gloria Thermoflamm BIO Professional PLUS que, gracias a su eficiente sistema de expulsión, genera una llama de buen tamaño.

Esta alcanza una temperatura de 1.000 grados, con la que es fácil eliminar todo tipo de malas hierbas en pocos segundos. Algo a lo que contribuye la forma de su boquilla, con la que es más fácil enfocar esa llama a la zona justa en la que se requiere.

Otra ventaja del dispositivo es el tamaño de su lanza, que evita tener que agacharnos a la hora de quemar las hierbas. Respecto de la alimentación, esta utiliza butano y se realiza mediante la manguera de 5 metros que acompaña al producto o con bombonas convencionales. Un planteamiento con el que es fácil decidir cuál es el mejor quemador de hierbas del mercado.

Para que las malas hierbas no sean un problema, nada mejor que equiparse con herramientas de calidad, como esta.

Pros
Cilindro:

El formato del cilindro facilita enfocar la llama en los restos a quemar.

Materiales:

Sus materiales soportan el uso sin deterioro. Tanto como para que la marca ofrezca 10 años de garantía en la herramienta.

Alimentación:

Funciona con cartuchos portátiles o bombonas convencionales, incluyendo para este último caso una manguera de 5 metros.

Soporte:

Dispone de un práctico soporte, que facilita el enfriamiento del quemador una vez hemos acabado de trabajar.

Contras
Reductor:

Es necesario comprar un reductor de presión por separado, para la alimentación del quemador.

Ver ofertas del día en Amazon

 

 

 

WOLFGANG Herbicida

 

El modelo de WOLFGANG Tools es todo lo que necesitas tanto para acabar con las malas hierbas de tu jardín, así como para encender barbacoas o chimeneas de forma sencilla. Para ello, este producto utiliza electricidad, disponiendo de una potencia de nada menos que 2.000 vatios, para lograr temperaturas de hasta 600 grados, con las que eliminar las malas hierbas de manera eficiente. 

Este sistema eléctrico evita tener problemas con el gas y las cargas, aunque con el inconveniente de tener que ir buscando enchufes. Por otra parte, el producto cuenta con un peso de 1 kilo, aproximadamente, así como un largo de unos 115 centímetros, lo que hace mucho más fácil movernos por la hierba y quemar la misma sin mucha dificultad. 

El producto se acompaña con dos boquillas diferentes, idóneas para los usos que quieras darle al producto en cada momento.

Si no tienes claro qué quemador de hierbas comprar, te damos algún detalle más sobre este producto y sus características.

Ver ofertas del día en Amazon

 

 

 

RHP Butano

 

Evaluamos ahora un modelo que, por su buen precio y sus interesantes características, bien podría ser el mejor quemador de hierbas de relación calidad precio de nuestros destacados. Hablamos del RHP Butano, que se alimenta cómodamente con cartuchos de este gas.

Esto tiene la ventaja de que el producto es totalmente autónomo, así que puedes llevarlo a donde quieras sin tener que buscar enchufes o arrastrar pesadas bombonas. Además, su peso es de apenas 472 gramos, por lo que es una solución práctica y ligera, que puedes manejar con comodidad. Algo a lo que contribuye también su encendido piezoeléctrico, que facilita su activación.

Para completar su planteamiento, la máquina incluye cuatro bombonas de gas tipo bayoneta de 227 gramos, para que empieces a trabajar al momento. Y cuando necesites más, gracias a su conector universal, no tendrás problemas para encontrarles reemplazo, figurando sus costes operativos entre los más baratos del mercado.

Si no sabes qué quemador de hierbas comprar y quieres algo ligero, seguramente este sea tu producto.

Pros
Encendido:

Su encendido piezoeléctrico evita tener que usar cerillas o mecheros para ejecutar el mismo.

Peso:

El peso de la pieza es de apenas 472 gramos, para darte más comodidad durante su uso.

Cortavientos:

El cortavientos incluido impide que la llama pueda apagarse accidentalmente mientras trabajas.

Contras
Salida:

El tamaño de la llama es algo más pequeño que el de otros modelos similares que hemos evaluado.

Ver ofertas del día en Amazon

 

 

 

Exel 7070

 

El modelo Exel 7070 se encuentra dentro de los quemadores de hierba eléctricos. Un producto que tiene la potencia necesaria como para alcanzar temperaturas de hasta 600 grados, en las que las malas hierbas no tienen nada que hacer. 

Este modelo cuenta con una adecuada protección, de modo que no tendremos que preocuparnos por los riesgos a la hora de trabajar, al tiempo que el producto incrementa su vida útil. Algo en lo que también colaboran las medidas de seguridad necesarias, de modo que no tengas que preocuparte por el sobrecalentamiento o los excesos de tensión a la hora de trabajar. 

El modelo se remata con un cuerpo principal de 105 centímetros de largo, al que se añaden otros 120 centímetros, que corresponden a su cable de alimentación. Suficiente pues para darnos una buena movilidad a la hora de trabajar en todo tipo de entornos.

Te damos algunos detalles más de este producto y de todo lo que puede hacer por ti a la hora de cuidar de tu jardín.

Ver ofertas del día en Amazon

 

 

 

Kinzo Premium Maxxheat

 

A diferencia de los productos que vemos normalmente en el mercado, el modelo Kinzo Premium Maxxheat es un interesante conjunto de tres herramientas en uno, que podemos usar dentro pero también fuera del jardín. 

En concreto, el producto dispone de tres posiciones, que corresponden a las de un quemador de malas hierbas con mango, un quemador corto sin mango y una pistola de aire caliente, similar a una decapadora. Para colocar la posición elegida, basta girar el mango sobre el cuerpo principal y montar el asidero adicional, si es necesario. 

En cuanto a su potencia, este producto de carácter eléctrico está en línea con otros modelos similares, ofreciendo 2.000 vatios de potencia eléctrica y temperaturas que van de 60 a 650 grados centígrados, según el trabajo a realizar. Idóneo considerando los diferentes usos que podemos dar al producto.

Si eres de los que quiere hacer un poco de todo, este modelo no te ofrece una sino tres herramientas de calor en un solo producto.

Ver ofertas del día en Amazon

 

 

 

¿Cuál es el mejor quemador de hierbas del mercado?

 

Cuando de luchar contra las malas hierbas se trata, tenemos varias opciones en el mercado. Algunas pasan por arrancar o cortar esas malas hierbas, mientras que otras son más drásticas y utilizan el fuego para quemar directamente este material y eliminarlo por completo. Una tarea en la que los consejos de nuestra guía para comprar el mejor quemador de hierbas te serán de gran utilidad, de modo que sepas qué tipo de productos tienes a tu alcance y qué pueden hacer para ayudarte en tus tareas de limpieza.

Guía de compra 

 

Fuente de alimentación

El objetivo de un quemador de hierbas es el de contar con un sistema que genere una temperatura considerable y suficiente para quemar todo tipo de malas hierbas. Para lograr este calentamiento, es necesario contar con una fuente de alimentación o de calor que genere dichas temperaturas, para lo que disponemos de dos modos de funcionamiento principales, que se encuentran en casi cualquier comparativa de quemadores de hierbas que tengamos a mano.

El primero de ellos es el funcionamiento mediante gas. Estos quemadores utilizan gas, generalmente butano u otro gas similar, para generar el calor que hemos mencionado. Este gas se vierte en un depósito interior, aunque hay muchos productos que permiten conectar directamente el bote con el producto al quemador, dándole una plena independencia al mismo y un rendimiento adecuado.

El otro modelo principal son los productos basados en electricidad. En este caso, lo que el quemador utiliza es una resistencia eléctrica de alta potencia con la que generar el calor necesario para quemar las hierbas. Con este modelo, tienes la ventaja de no depender del gas ni de sus riesgos, pero a cambio hablamos de productos que no son independientes, puesto que siempre vamos a tener que mantener el equipo enchufado. Por cierto, si te lo preguntas, no hay mucha diferencia en cuanto cuesta un modelo u otro.

 

Potencia y temperatura

Una vez conocidos los dos tipos principales de productos que tenemos a nuestro alcance, es momento de echarles un vistazo a la potencia y temperatura que pueden lograr este tipo de aparatos. Algo fundamental, dado que a mayor temperatura mayor será la capacidad de eliminar restos de mayor tamaño o dureza.

En general, los productos que hemos visto en el mercado cuentan con temperaturas que alcanzan los 1.000 grados aproximadamente, aunque la mayor parte se mueve en temperaturas de 500 a 700 grados. Aún así, estas últimas son adecuadas para quemar zonas de pequeña altura o materiales que no sean especialmente gruesos. Unos modelos que también pueden usarse en zonas más grandes o con restos más gruesos, aunque tirando más de paciencia y de combustible, claro.

Respecto de la potencia, esta influye especialmente en el tiempo necesario para lograr la temperatura objetivo, de modo que cuanto mayor sea, más rápido vamos a poder empezar a trabajar. En los modelos eléctricos, la potencia suele rondar los 2 kilovatios, así que el calentamiento suele ser bastante rápido. No obstante, ya podemos adelantar que el coste de uso no es precisamente económico, especialmente en sesiones prolongadas. Respecto de los de gas, la potencia equivalente es similar, lo que garantiza un trabajo de calidad.

Seguridad y comodidad

Como aspecto final, es momento de echarle un vistazo a la seguridad y comodidad del producto. Algo que debemos valorar incluso en los modelos baratos que podamos encontrar, pues a veces estos no responden como deberían o tienen algunos defectos que incluso pueden ser fuente de riesgos.

En el lado de la seguridad, se hace necesario exigir la certificación CE sobre el producto, por sus características y riesgos. También conviene verificar que el producto tenga encendido piezoeléctrico, en los modelos de gas, similar al encendido de los calentadores de agua modernos, que dan mayor seguridad que ir tirando de cerilla en la zona de encendido. En cuanto a los eléctricos, es clave que el producto cuente con protección frente a sobrecarga y sobrecalentamiento, así como el resto de elementos que den seguridad a alimentación eléctrica.

En el lado de la comodidad, el quemador debe contar siempre con una superficie de trabajo protegida y alejada de la zona de calor, para evitar que este afecte a las manos. También debemos verificar el tamaño de la lanza, a fin de que esta se adapte a nuestras necesidades. Una lanza más larga siempre hará más cómodo el producto. Lo mismo ocurre con el peso, siendo más adecuados los productos con pesos más ligeros frente a los más pesados.

 

 

Cómo utilizar un quemador de hierbas

 

El quemador de hierbas es una herramienta eficiente con la que podemos eliminar las malas hierbas de forma eficiente y sin necesidad de ir recogiendo sus restos posteriormente, dado que los mismos quedan carbonizados y servirán de abono para la tierra en la que caigan. No obstante, debido al tipo de producto del que estamos hablando, es necesario tener claro cómo utilizarlos, para que ese uso sea seguro y no suponga ningún riesgo durante el proceso.

 

 

Carga del combustible

En los modelos alimentados con gas, es necesario que antes de empezar a trabajar realicemos la carga del combustible, bien insertando la bombona de gas correspondiente o bien mediante el llenado del depósito, dependiendo del sistema que el producto emplee. Sí es cierto que este proceso no es necesario llevarlo a cabo con los productos eléctricos, dado que aquí es la batería o el cable eléctrico el responsable de dar la energía al producto.

 

Encendido del producto

El paso siguiente es proceder al encendido del quemador. De nuevo tenemos diferencias entre ambos procesos, dado que el quemador eléctrico no requiere de encendido propiamente dicho. En los modelos de gas es habitual contar con un encendido electrónico, similar al de un calentador eléctrico o similar. No obstante, también hay modelos en los que el encendido se realiza con cerillas, un mechero o similar, siendo necesario extremar las precauciones durante el proceso, para evitar riesgos.

 

Quemado de la hierba

Una vez que tenemos el quemador cargado y encendido, es el momento de empezar a quemar las malas hierbas. Un proceso en el que debemos proceder con cuidado, evitando quemar mucha hierba a la vez, especialmente si esta es muy tupida. Pensemos que el fuego es algo que puede moverse y que, en caso de aplicarse sobre mucha masa vegetal a la vez, puede descontrolarse. Algo que no nos interesa, puesto que la idea de estos quemadores es la de realizar trabajos precisos sobre aquellas hierbas de poco calibre, que serían más complicados gestionar mediante otros procedimientos. Por tanto, el sentido común y la paciencia son claves a la hora de trabajar. 

 

 

Precauciones adicionales

Además de todo lo que hemos comentado, hay algunas precauciones adicionales que conviene tener durante el uso de estos quemadores. Una de ellas es la de tener siempre a la vista a donde apuntamos, puesto que estamos trabajando con una llama viva. Una llama que nunca debe apuntar a otra cosa que no sea la hierba a quemar.

En relación a lo anterior, el quemador siempre va a estar caliente, por lo que el uso de guantes protectores adecuados es algo fundamental. Casi tanto como el tener la precaución de no acercarnos el quemador o la punta al cuerpo, pues la misma estará muy caliente y puede causar quemaduras en nuestro cuerpo.

Finalmente, no está de más tener un cubo de agua o una manguera a mano, en caso de que el proceso de quemado se nos pueda ir un poco de las manos en un momento dado. Además, tampoco es mala idea remojar un poco las zonas en las que hayamos quemado una cantidad de malas hierbas considerable, a fin de evitar posibles incendios o que las llamas puedan reactivarse por la existencia de focos calientes de material.

 

 

 

Deja un comentario

0 COMENTARIOS

DMCA.com Protection Status