Barras de sonido o Sistemas Home Cinema

Última actualización: 20.10.17

 

Barras de sonido o Sistemas Home Cinema: ¿Cuál elegir?

 

El auge de los televisores de pantalla plana ha supuesto una mejora abismal de la calidad de imagen que proyectan. También en el tamaño de los televisores, que cada vez son más finos y ocupan menos espacio. Pero esta reducción de espacio ha venido acompañada de un inconveniente: la pérdida de calidad de audio.

 

Esta pérdida de calidad no es casual sino que directamente se relaciona con el adelgazamiento de los televisores. En los modelos de tubo existía un espacio enorme donde colocar altavoces de todo tipo que ofrecieran una calidad adecuada. Pero en los televisores planos resulta imposible poder colocar una caja de sonido adecuada que permita obtener un sonido de calidad. La alternativa pasa por elegir un sistema de Home Cinema o una barra de sonido que permita oír con calidad y potencia. Así pues ante la pregunta planteada empecemos por saber en qué consiste cada sistema

2

 

Cómo funcionan

 

El funcionamiento de una barra de sonido es sencillo. Consta de una simple barra, a veces acompañada de un subwoofer o un optimizador en función de las características de la sala, en la que se encuentran cinco o incluso siete altavoces. El software que gestiona la barra de sonido incluso puede emular diferentes sistemas de sonido en función de la calidad de la fuente que estemos empleando.

 

Los sistemas Home Cinema son la alternativa, que además lleva mucho más tiempo en funcionamiento. Constan de un subwoofer principal y de varios altavoces, que van desde dos hasta siete en función de la tecnología de sonido que ofrezca. Dichos altavoces se conectan a una fuente central de la que procede el sonido y cada uno de ellos ofrece un cierto rango de audio para generar una sensación real de sonido envolvente de alta calidad. Por cierto, algunos Home Cinema incluyen un DVD o lector de Blu-Ray pero en este caso solamente hablaremos de su aspecto como elemento de sonido.

 

Las cuestiones clave

Visto el funcionamiento de ambos sistemas, llega el momento de empezar a preguntarse qué sistema es mejor para ti. Algo importante porque son muchos los parámetros que influyen en la decisión final y por tanto debes evaluarlos en su conjunto antes de comprar. Veamos en qué debes fijarte.

 

La calidad del sonido: si comparamos la calidad de sonido que ofrece una barra esta seguramente sea inferior a un modelo equivalente en un home cinema. La explicación es sencilla: la barra cuenta con un sistema de hasta cinco altavoces pero que crean la sensación envolvente desde un mismo punto y generalmente con potencias reducidas, mientras que el home cinema lo hace desde diferentes partes de la sala y con potencias mayores. No obstante conviene tener en cuenta la potencia y calidad de salida de los elementos que tengamos en casa, con lo que igual una barra puede ser suficiente.

 

La instalación: instalar una barra de sonido es muy fácil. Basta con conectar el equipo a la salida de audio del televisor, del lector o de donde sea, colocar la barra, enchufar y empezar a funcionar. Sin embargo la instalación del sistema Home Cinema es bastante más compleja, ya que cada altavoz debe colocarse de forma adecuada para que el sistema funcione correctamente. A esto hay que sumar tener que hacer agujeros, colgar altavoces y, si el equipo no es inalámbrico, esconder u ocultar los cables debidamente.

 

Versatilidad: una de las principales ventajas de una barra es que sirven para todo: desde ponerla en un televisor o videoconsola a usarlas con un ordenador portátil, por ejemplo. Son fáciles de mover y tienen una amplia conectividad que permite conectar equipos por USB, HDMI, salida óptica o incluso audio compuesto. Aunque los Home Cinema ofrecen también esta conectividad lo cierto es que no pueden moverse de la sala donde se encuentran.

1

Precio: en este apartado las diferencias no son notables, ya que el avance tecnológico ha igualado los precios de ambas opciones. No obstante una barra es algo más cara que un Home Cinema, en sistemas equivalentes (5.1 , 2.1 o incluso 7.1)

 

Con qué me quedo

En este punto es posible que ya tengas clara tu decisión sobre qué sistema es mejor. Pero por si acaso no lo tienes claro veamos un pequeño resumen.

 

Te conviene una barra de sonido si: no requieres de la mejor calidad de sonido pero quieres mejor calidad que la de tu televisor; si no quieres tener que preocuparte de la instalación; si tu sala no tiene una forma que permita un Home Cinema y si quieres usar el sistema con varios dispositivos.

 

Te conviene un Home Cinema si: dispones de una sala grande en la que poder instalarlo debidamente, estás buscando la mejor calidad de sonido posible y vas a conectar el sistema a un solo dispositivo (o dos quizá) sin tener que moverlo de donde está.

 

 

Deja una respuesta

Be the First to Comment!

Notify of
avatar
wpDiscuz
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (5 votes, average: 5.00 out of 5)
Loading...