4 síntomas que pueden indicar que tu termo no funciona debidamente 

4 síntomas que pueden indicar que tu termo no funciona debidamente 

Última actualización: 12.12.19

 

Una de las opciones más comunes y prácticas de la actualidad, para tener agua caliente sanitaria en el hogar son los termos eléctricos, pero una vez montados, mientras disfrutemos de agua caliente puede ocurrir que nos olvidemos de revisarlos. A continuación, te hablaremos acerca de los desperfectos que pueden presentarse y a los que hay que poner atención, para que no llegues a prescindir de las ventajas de tu aparato.

Seguramente cuando elegiste el mejor termo eléctrico para tu hogar, te fijaste en aspectos como su coste, capacidad, practicidad, etc. Pero debido a que con frecuencia son aparatos que incluyen funciones inteligentes, no requieren de una supervisión constante de nuestra parte. Si a esto le sumamos que están colocados en sitios del hogar que frecuentamos pocas veces y simplemente nos proporcionan el agua  a la temperatura correcta, según sea la demanda en la vivienda; podemos caer en el error de no revisar el aparato de una forma periódica. De forma que no estamos al tanto de su estado, con el correspondiente riesgo de no resolver un desperfecto leve que se podría convertir en un problema crítico, algo que puede derivar en el reemplazo del termo de forma urgente, debido a que ya no tiene reparación.

 

Conociendo el principio de los termos eléctricos

Primero que nada, aunque no se pretende que te vuelvas un experto en el tema, hay que tener algunas nociones acerca de la manera que el termo logra calentar el agua de la red, para así conocer algunas nociones básicas. De esta forma, podemos comprender mejor qué sucede con nuestro termo eléctrico tanto de forma interna como externa. 

Este tipo de dispositivo cuenta en su interior con una resistencia, que no es otra cosa que una pieza que se calienta para transmitir este calor hacia el agua, esto lo realizará durante varios minutos, hasta que el tanque completo logra alcanzar la temperatura que se desea. Además, hay que saber que se trata de tanques que contienen una cantidad considerable de agua y quedan sometidos a algunas condiciones especiales, como la presión de la red de agua en la vivienda, la tensión de la electricidad y por supuesto la temperatura.

Las averías más comunes que pueden surgir, están relacionadas con estas condiciones, con problemas en el consumo de energía eléctrica o problemas en el aislamiento del tanque, pero analicemos en detalle cada caso. Además, te daremos algunas sugerencias relativas a lo que se puede hacer en cada una de las situaciones.

 

 

1. Problemas eléctricos

Al tratarse de un aparato que consume energía eléctrica, no podemos dejar de considerar los problemas relacionados con este aspecto básico. El más frecuente puede ser que esté trabajando con una potencia incorrecta, lo que puede derivar en un daño. Uno de los problemas más comunes es que al conectar el termo nos quedemos sin energía en la vivienda, debido a que ha saltado el diferencial. Esto es la palanca que parece un interruptor para que la electricidad fluya por la red de la vivienda. Este dispositivo es un mecanismo de seguridad que corta el suministro de energía ante cualquier cambio de tensión en la red. La situación puede generalmente estar relacionada con la resistencia que está dentro del termo eléctrico, y sucede en muchas ocasiones porque pudo haberse mojado. También puede ocurrir que sea alguna otra pieza la que se encuentre húmeda y genere un cortocircuito. Generalmente el desperfecto se soluciona con el cambio de la pieza que se ha dañado, sea el termostato o la resistencia.

Sin embargo, si se trata de un problema en la red interna del hogar, será necesario que un profesional enfocado a trabajo con electricidad evalúe tu red, para encontrar en donde se encuentra el desperfecto.

 

2. Pérdidas de agua

Otra avería común es que encuentres alguna gota de agua cerca del termo que podría estar relacionada con él. Aquí lo importante es detectar de dónde proviene esta pérdida de agua. En el mejor de los casos, puede tratarse de un problema leve en las juntas de conexión entre la red de agua y el termo. Estas averías pueden ser relativamente fáciles de corregir y solo será necesario que cortes el suministro de agua hacia el termo y procedas a reemplazar los acoples dañados o a ajustarlos. En ocasiones bastará con reemplazar la cinta de teflón para que tengan un ensamble apropiado entre las piezas y que no permita el paso del agua entre ellas hacia el exterior. 

Pero si notas que la pérdida de agua proviene del tanque, entonces quiere decir que el aislamiento de este ya no está cumpliendo con su propósito, que se ha creado una grieta dando lugar a una fuga y existe el riesgo de que tengas que cambiar el termo, puesto que estas fisuras no suelen ser reparables en estos aparatos.

 

 

3. El agua no alcanza la temperatura esperada

Si notas que tu termo ha reducido la temperatura del agua en relación a como solía calentar con anterioridad, puede ser un problema relacionado con el termostato del aparato. Esta es la pieza del sistema de calentamiento se encarga de activar la resistencia, para que continúe calentando o bien que corte el suministro de energía para que se apague. Este problema, aunque no es el único relativo al cambio de temperatura, suele ser el más común y se soluciona con el reemplazo de la pieza. También puede ocurrir que el modelo cuente con más de un termostato, en este caso, puedes revisar el manual para saber si hay algún mecanismo por el que se puede revisar si alguno de ellos se ha desactivado.

 

4. Cambios en la presión del agua

En el caso de que notes una disminución en el flujo de agua caliente, puede ser debido a varias razones, siendo las más frecuentes que exista una obstrucción dentro del termo formada por sedimentos de cal, pero también podría ser porque la misma red de agua en tu hogar no cuenta con la presión suficiente para hacer circular el líquido. En el primer caso, podría ser necesario drenar el tanque y darle mantenimiento, en los manuales se sugiere la manera de realizarlo. En el último caso, sería necesario que se adapte alguna solución que mejore el flujo, lo que tendría que realizarse por un especialista en este tipo de implementaciones.

 

Siempre ten a mano tu manual del termo eléctrico

En cualquiera de los casos en que se presente un funcionamiento anormal de tu termo, siempre es una buena idea recurrir al manual de instrucciones, por lo que te recomendamos que lo tengas a mano para cualquier consulta eventual al respecto. También puede que un especialista te lo solicite para evaluar el dispositivo.

 

Leave a Reply

avatar
  Suscribir  
Notificar de
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (1 votos, media: 5.00 de 5)
Loading...
DMCA.com Protection Status