CÓMO EVITAR SER ‘PADRES HELICÓPTERO’

Última actualización: 25.04.19

 

Si “Cuidado, que te vas a caer”, “trae, que lo hago yo”, “no comas tan rápido, que te atragantas”, son frases tuyas o eres de los que discuten constantemente con otros padres en el grupo de WhatsApp, puede que seas un padre o una madre helicóptero.

Los ‘helicóptero’ son padres que están constantemente sobrevolando al niño, padres sobreprotectores que interfieren en cada decisión o desafío de sus hijos. Un estudio de la Universidad de Minnesota y publicado en Developmental Psychology en 2018 pone en evidencia que este comportamiento parental puede ser muy dañino para los pequeños.

“Los padres sobreprotectores y ultracontroladores pueden tener un efecto muy negativo que afecte al desarrollo del niño para manejar de forma correcta sus emociones y comportamientos”, afirman los expertos.

Ahora, por ejemplo, tenemos una generación copo de nieve o ‘snowflake’, que designa al grupo de jóvenes que ha llegado a la edad adulta en la década de 2010. En inglés, es un término despectivo que se usa para describir a alguien que se ofende con mucha facilidad, o alguien que cree que debe recibir un trato especial por sus supuestas características únicas. A esta generación se le percibe como la más débil emocionalmente y se caracteriza por su escasa resiliencia.  ¿Será culpa de los padres?

Evidentemente, es algo muy subjetivo, pero este estudio demuestra que los niños que tienen padres helicóptero “son menos capaces de lidiar con los desafíos que demanda el propio crecimiento como pueden ser: comportarse bien en clase, hacer amigos o tener un buen rendimiento escolar”.

Por esto, hay varias pautas que puedes seguir para evitar ser así como padre o madre, según varios expertos:

El doctor Paul Jenkins, psicólogo estadounidense y autor de Pathological Positivity, afirma que para no caer en el papel de helicóptero hay tres mensajes que tenemos que transmitirles a los hijos durante toda su vida:

 

Tres mensajes que tenemos que transmitirles

1. “Te quiero pase lo que pase”. Según él, el trabajo de los padres es ser consciente y estar presente. Es decir, estar ahí y ser cercano para poder responder cuando sea necesario, pero no interferir en cada decisión que pueda tomar.

Una de las tareas que asumimos es la de asegurar. “Asegúrate de que haga los deberes, asegúrate de que coma bien, asegúrate de que sea amable con sus amigos…” y así una lista interminable. Jenkins usa el ejemplo de los deberes: “Si no estás haciendo los deberes con él o ella, empiezas a preocuparte porque puede que no los haga o no los haga bien”. “Si no estás ahí”, explica, “y resulta que no hace los deberes, al día siguiente tendrá que enfrentarse a la consecuencia”.

Tendemos a querer protegerles de las consecuencias de sus actos. Sin embargo, el psicólogo asegura que la mayoría de las situaciones que vaya a experimentar son casi siempre experiencias que podrá manejar sin ayuda. Si decidimos interferir o ayudar lo que realmente estamos haciendo es robarle la oportunidad de crecer y aprender de sus actos.  La clave, dice, es dejarles vivir esas consecuencias para aprender de ellas y recibirles con los brazos abiertos y ser empático cuando suceda. Dicho de otro modo, “hijo, has aprendido la lección, estoy aquí para lo que necesites, te quiero”.

2. “Si tienes preguntas, dispara”:  Eres más mayor, tienes más experiencia. No adoptes la actitud de “soy mas mayor que tú y por eso sé más”, sino la de: “Si tienes alguna duda, quizás pueda ayudarte, ya que he pasado por situaciones similares”. Deja que sean ellos los que acudan a ti.

3. “¡Buena suerte!”: Esta probablemente sea la más difícil para todos. Es aquí, explica Jenkins, donde te alejas por completo del perfil de padre helicóptero. Estás ahí, pero no vas a interferir y les estás confirmando que son lo suficientemente listos para aprender de sus experiencias y tomar el control de su propia vida, de una forma que, en un futuro, los hará más felices.

Por otro lado, Julie Lythcott-Haims, autora de How to Raise an Adult y ponente de TEDTalks, también quiere que los padres dejen de ser ‘helicoptero’. “De primeras, parece que sobrevolar a tus hijos funciona”, explica. “Como hijo, estás a salvo, te han guiado, y podrías conseguir una mejor nota porque tus padres han discutido con tu profesora”, pero en realidad lo que sucede es que estos padres son un obstáculo para los hijos. Afirma que lo que hacen es quitarles la habilidad de crear sus propias herramientas para navegar por el mundo.

Tres claves que propone Lythcott-Haims son las siguientes:

 

  • No hagas sus deberes

No es ético y le complicas la vida al profesor. Resulta difícil ver qué es lo que realmente sabe o no. Y lo peor de todo es que el mensaje que les estás dando es “No eres capaz, tengo que hacerlo por ti”.

  • Potencia sus talentos:

Algunos estudian medicina porque es lo que sus padres esperaban de ellos, dejando atrás ese sueño de ser artista o bailarín. Decide qué tipo de padre quieres ser y cómo vas a ayudar a que tu hijo/a sea más feliz en el futuro. Pregúntales qué es lo que les gusta, qué es lo que se les da bien, y anímalos a seguir por ese camino. Dicen que si eliges un trabajo que amas, no trabajarás nunca.

  • Cosas que tienes que dejar de hacer de inmediato:

Deja de hablar en plural, en el sentido de “tenemos un trabajo de Historia”. El trabajo es suyo, dales el mérito que se merecen y déjales ser dueño del resultado de su esfuerzo. (Aunque hayas ayudado).

Deja de pelearte con los otros adultos (otros padres, los profes, entrenadores…) de la vida de tus hijos. Enséñales a defenderse por sí mismos.

 

Ser mamá o papá es difícil. Es un reto constante. Te preguntas si lo estás haciendo bien o mal a cada paso que das y cometes errores, es inevitable. Pero si lo que quieres es criar a tus hijos para que en un futuro no te necesiten y sean autosuficientes, las cosas tienen que cambiar, y cuanto antes, mejor.  

Autor: Jennifer Tejada

Leave a Reply

avatar
  Suscribir  
Notificar de
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (2 votos, media: 3.00 de 5)
Loading...
DMCA.com Protection Status